Empresas y finanzas

Nace gibobs allbanks, la fintech que aleja al "turista inmobiliario" de las agencias y promotoras

  • La compañía permite entender y cuidar la salud financiera de sus clientes
  • Busca transformar el parque inmobiliario español en Eco-Propiedades

Jorge González-Iglesias Baeza, fundador de Bluemove, y Óscar Bañó, ex directivo de BBVA, se han unido para lanzar al mercado la fintech gibobs allbanks, que pretende revolucionar el mercado de compraventa y financiación inmobiliaria dando un giro absoluto a los procesos tradicionales que se llevan a cabo en la adquisición de un inmueble.

Los directivos definen a gibobs allbanks como el "ecosistema que permite entender y cuidar a las personas y empresas de su salud financiera y que les ayuda a acceder a los productos y servicios financieros con las mejores condiciones de financiación según sus necesidades".

El modelo que promueven sigue los pasos de otros mercados como el estadounidense, en el que primero se realizan los trámites financieros y después se busca el activo que se va a adquirir. "No tiene sentido que los clientes vayan a ciegas y que las inmobiliarias trabajen mostrando propiedades que no saben si finalmente el cliente podrá comprar o no. Con nuestro sistema se ahorra tiempo y se logran procesos más eficientes", asegura Bañó, fundador y CEO de la compañía, que apunta que "los clientes que trabajan con nosotros son seguros, no son turistas inmobiliarios, ya que hay mucha gente que ocupa tiempo en visitas que después no se traducen en operaciones ".

"Este sistema nos convierte en el mejor aliado B2B de inmobiliarias, bancos y promotoras", explica González-Iglesias Baeza, fundador y presidente de gibobs, ya que la fintech encuentra al comprador más interesado en sus productos, "con la máxima de priorizar sobre la salud financiera de nuestros usuarios" ya que "si tenemos que desaconsejar una operación, lo hacemos".

Así, puntualiza que el objetivo de la compañía es el de "acompañar a nuestros usuarios en todo su viaje financiero con un servicio personalizado, sencillo, ágil y seguro para ayudarles a acceder a las mejores condiciones cuando necesiten financiación".

La fintech une talento humano con tecnología para cubrir con asesoramiento personalizado todas las necesidades de los usuarios. Desde el análisis de su perfil, la determinación de sus objetivos, la búsqueda imparcial del producto más beneficioso del mercado, hasta el seguimiento de su salud financiera, de forma continuada incluso después de haber cerrado una operación.

Los directivos destacan que además de trabajar con los principales bancos, la compañía ha incorporado fondos de inversión alternativa que, gracias a las herramientas de análisis de riesgo de gibobs, están entrando en operaciones antes reservadas para una financiación más tradicional.

La compañía acaba de cerrar una ronda de financiación de 3,5 millones de euros con apoyos del mundo start-up, bancario e inmobiliario, de un Family Office español y de un fondo de inversión americano. Además, "estamos planeando cerrar una nueva ronda de 20 millones a principios de 2022 que nos permitirá hacer el lanzamiento global a distintos países de Europa y Latinoamérica", explica González-Iglesias, que apunta que ahora están invirtiendo en "tecnología de alto nivel y en gran talento humano para dar un servicio diferencial".

Asimismo, el directivo pone en valor la composición del Consejo de Administración de la fintech, que está compuesto por Alfredo Goyanes, inversor y empresario; Juan de Antonio, CEO y Fundador de Cabify; Salvador García Andrés, CEO y Fundador de Ebury, y como Consejeros Asesores a Salvador García-Atance, Fundador de AB Asesores y presidente de la Fundación Lealtad, y Santiago Aguirre, Fundador y presidente de Savills Aguirre Newman.

Apuesta por las Eco-propiedades

El nacimiento de gibobs implica una visión y un compromiso firme con la sostenibilidad. La compañía ha lanzado gibobs ecoestates junto con Iberdrola Smart Solar y otros partners del sector para convertir las viviendas en Eco-Propiedades a través de la instalación de placas fotovoltaicas, aerotermia y aislamiento térmico.

"Este proyecto pionero permite que cada propiedad y cada cliente tengan al menos un plan de mejora de eficiencia energética incluyendo el coste de la instalación en el valor hipotecario. Antes, las personas no se atrevían ni a preguntar por la energía solar. Ahora, la mayoría lo ven una necesidad, faltaba una solución que facilitase el acceso a esta energía", apostilla Bañó, que apunta que gracias a este proyecto están ayudando también a las inmobiliarias a "pintarse de verde".

"Junto a los proyectos de eficiencia se da también una propuesta de hipoteca verde bonificada al 0,9% a 30 años, por lo que el ahorro de intereses financieros cada año es superior al coste de los proyectos, por lo que se pueden amortizar en uno o dos años", explica Bañó, que puntualiza que en la mayoría "de las propiedades con la aerotermia les quitamos el consumo del gas y gasoil y si ponen placa puede reducir la factura de la luz en un 80%. Depende del caso, pero muchas propiedades pasan de certificación G a A o B".

"Lo que queremos es empezar a hacer sostenible el parque inmobiliario español de segunda mano, o ayudar y ponérselo muy fácil a otros los clientes y a las inmobiliarias para que empiecen a hacer ese tipo de actuaciones", concluye Bañó.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin