Empresas y finanzas

La caída del contrabando aflora la venta de tabaco en Cádiz: es la única provincia que logra aumentar las ventas

  • Los estanqueros sufren un desplome del 36,14% en Baleares
  • Alicante, Málaga y Tarragona registran también fuertes decensos
  • La recaudación fiscal por el tabaco se redujo un 6,9% en 2020
Madrid

Nunca antes había pasado nada igual. La crisis causada por el coronavirus, el confinamiento, los cierres y restricciones de la hostelería, la ausencia de turistas y el paro han provocado que la industria tabaquera registra la mayor caída de ventas en décadas. De acuerdo con el último informe del Comisionado del Mercado de Tabacos (CMT), la facturación del sector se hundió en 2020 un 8,48%, hasta 9.338 millones de euros.

Para los estanqueros la situación es dramática especialmente en las provincias más turísticas, como Baleares, con una caída del 36,14%; Alicante, donde las ventas se han reducido un 18,87%; Málaga, con un descenso del 12,18% o Tarragona, con el 12,4%.

Eso, al margen también del desplome registrado en las provincias fronterizas con Francia, acostumbradas a que nuestros vecinos del norte cruzaran la frontera para comprar tabaco más barato y que han visto ahora como el cierre de las mismas ha frenado el negocio. En Girona las ventas han caído un 16,45%, en Guipúzcoa un 11,99%, en Navarra un 11,08% y en Lleida un 7,47%.

Y, sin embargo, frente a este panorama catástrofico tanto para el sector como para los estancos y los propietarios de las máquinas expendedoras, hay una clara excepción. Frente a lo que ocurre en el resto del país, el negocio del tabaco creció el año pasado un 2,59% en Cádiz, hasta 186,6 millones de euros.

La explicación

Pero, ¿cuál es la explicación? ¿Se han lanzado los gaditanos a los estancos a pesar de ser una de las provincias más castigadas por la crisis y el paro en toda España? La respuesta está más bien al otro lado de la frontera. Y es que, según explican fuentes de la industria, lo que ha pasado realmente es que el contrabando procedente de Gibraltar se ha frenado y como consecuencia inmediata las ventas por el canal legal ha aumentado. Es decir, en Cádiz no se consume más tabaco, sino que crecen la comercialización realizada de forma legal. Todo ello teniendo en cuenta que esta provincia ha sido tradicionalmente la que más tráfico ilegal ha soportado.

La cercanía a Gibraltar, el alto nivel de desempleo y la fuerte penetración de la economía sumergida han provocado, de hecho, que las diez ciudades españolas con una mayor penetración del contrabando de tabaco sean andaluzas. Tras la lcalidad sevilla de Dos Hermanas, aparecen así Jerez de la Frontera, donde el tráfico ilegal supone el 39% del total; Sevilla, con el 38,5%; Almería, con el 33,3%; Cádiz, con el 31,1% y Córdoba, con el 27,1%.

A falta de que se hagan nuevos estudios, en 2019 y según los datos de la consultora Ipsos, aunque la buena noticia está en que el contrabando de tabaco se está reduciendo -su penetración cayó en más de dos puntos respecto al 31 de diciembre del año 2017- la influencia de Gibraltar sigue siendo muy significativa. El Peñón es la puerta de entrada para el 40,2% del tabaco ilegal en España.

Mucho más controlada parece, de hecho, la situación en Andorra, tradicionalmente otras de las puertas de entrada, pero que solo supone actualmente el 8,1% y, sobre todo las Islas Canarias, que con un régimen fiscal distinto, apenas representa el 3,9% del tabaco que entra de forma ilegal en la Península y Baleares.

Caída de la recaudación

Pese a la caída del tráfico y la venta ilegal de tabaco, la grave crisis causada por la pandemia ha provocado que la recaudación por los impuestos especiales que gravan los cigarrillos y el resto de labores se haya desplomado el año pasado. De acuerdo con el último informe del Comisionado para el Mercado de Tabaco, Hacienda recaudó en el último ejercicio un total de 6.584 millones de euros, lo que supone un 6,9% menos que en 2019. Y en la misma línea también, la recaudación por el IVA disminuyó un 8,46%, hasta 1.583 millones.

En España, el mercado de cigarrillos sigue liderado por la tabaquera norteamericana Philip Morris, dueña de marcas como Marlboro, Chesterfiel o L&M, que controlaba a 31 de diciembre de 2020 una cuota de mercado del 30,67%, ligeramente por debajo del año anterior.

Altadis crece

Altadis, la filial del grupo británico Imperial y propietaria de enseñas como Fortuna, alcanzó el 28,19%, con un ligero crecimiento que le permite acercarse al primer puesto del ranking. La tercera posición del mercado es para JTI (Camel y Winston) y la cuarta para BAT (Lucky Strike), con el 25,39%y el 10,07% de cuota cada uno respectivamente.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Como ahora les deben dar la paguica pues ni se molestan en trabajar en B...

Puntuación 9
#1