Empresas y finanzas

La dueña de Vips vende la cadena Cañas y Tapas al fondo Axon Partners, dueño de Le Pain Quotidien

  • Es la segunda inversión de Axon fuera del mundo tecnológico
Un local de Cañas y Tapas. Foto: eE

Axon da un nuevo impulso a su apuesta por la restauración. Tras la adquisición en 2019 de la cadena de cafeterías Le Pain Quotidien, la firma ha llegado a un acuerdo ahora para la compra de la enseña Cañas y Tapas al grupo Alsea, la empresa mexicana propietaria en España de Vips y Foster's Hollywood, además de masterfranquiciados de Domino's Pizza.

Cañas y Tapas nació en Madrid en 1999 de la mano del grupo cervecero San Miguel. Con la compra de la marca en 2001 por parte del grupo Zena (hoy integrado en Alsea), comenzó su expansión nacional e internacional, con un modelo de gestión mixto que combinaba restaurantes propios y socios franquiciados. Aunque llegó a contar con cerca de un centenar de establecimientos, Cañas y Tapas cuenta actualmente con quince restaurantes, siete de ellos en España, siete en Francia y uno en Portugal.

Esta operación supone un importante paso para Axon, que se refuerza así en este sector, en el que desembarcó en mayo de hace dos años. Hasta ese momento, la gestora centraba su actividad en el ámbito tecnológico, siendo uno de los fondos de referencia en venture capital. De hecho, ha sido una de las vencedoras en la última convocatoria del Fond-ICO (el programa para dotar de dinero público a la industria del capital privado en España y movilizar sus inversiones hacia las pymes nacionales).

En manos del capital riesgo

La estrategia de Axon en el negocio de la restauración es muy habitual en este negocio: compran diferentes compañías de un mismo sector para integrarlas en una misma plataforma para aprovechar las sinergias y lograr unas plusvalías mayores en su desinversión (buy & build). Por ejemplo, Nazca ha realizado esta misma estrategia con Foodbox (dueña de Volapié, Santagloria, MásQMenos o Papizza, entre otras) o Abac con Beer&Food (propietario de (Carl's Jr. Gambrinus o Cruz Blanca, entre otras).

Es más, la compra de Cañas y Tapas llega apenas unas semanas más tarde de que otro fondo español, GED Capital, tomara el control de Comess Group, propietario de enseñas como Lizarran o Cantina Mariachi, entre otras. Mediante esta adquisición, el grupo de restauración integró también otra cadena, los restaurantes Pomodoro.

Francisco Velázquez, managing partner de Axon, apunta que la intención de la firma pasa por volver a impulsar su crecimiento con nuevas apertura y desarrollo en el mercado exterior. "Cañas y Tapas es una marca muy reconocida y con gran potencial de expansión internacional. Esta adquisición es un paso más de la estrategia sectorial de la unidad de inversión directa de Axon", asegura. En la misma línea , Alfonso de León, managing partner igualmente de la firma, añade que "la adquisición nos permitirá aprovechar sinergias entre nuestras insignias de restauración. Con esta segunda operación, buscamos seguir consolidándonos en el sector con activos atractivos y compatibles entre sí" .

Apetito por la restauración

La restauración en España ha estado en los últimos años en el punto de mira de los inversores de capital privado, que veían en el buen comportamiento del consumo y en la atomización del sector el caldo de cultivo perfecto para realizar una inversión exitosa. Sin embargo, la pandemia ha generado dudas sobre esta tesis, pero no ha hecho temblar el pulso a estos inversores, que han visto una buena oportunidad para ayudar a estas empresas a recapitalizarse a un mejor precio.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin