Empresas y finanzas

La dimisión de un consejero de Abengoa complica aún más el plan de Urquijo

  • La Sindicatura considera que el consejo debe convocar ya una nueva junta
Proyecto de Abengoa

La dimisión de Jordi Sarrias como consejero de Abengoa, comunicada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la tarde de este lunes, obligará al consejo de administración a convocar una junta extraordinaria de accionistas con carácter urgente para elegir un nuevo órgano de gobierno, según afirman desde la Sindicatura de Accionistas Minoritarios que este lunes ha comunicado al supervisor una participación del 11,5% en el capital de la ingeniería andaluza convirtiéndose así en el primer inversor con amplia diferencia.

Esto, además, conlleva, a su juicio, la imposibilidad de que se apruebe el plan de reestructuración, cuyo plazo de negociación se ha alargado de nuevo hasta el 15 de enero.

Un portavoz de la Sindicatura, que surge de la plataforma minoritarios AbengoaShares, señala a elEconomista que los estatutos de Abengoa establecen que el Comité de Nombramientos y Retribuciones ha de estar integrado por al menos tres consejeros. La dimisión de Sarrias deja el consejo y este comité con únicamente dos miembros, Juan Pablo López-Bravo, presidente de la compañía, y Margarida de la Riva Smith. Además, para el nombramiento de otro consejero el reglamento interno de la ingeniería sevillana fija que sea aprobado por la mitad de los consejeros más uno, es decir, 2,5, algo que no se puede conseguir por haber solo dos consejeros.

Ante la imposibilidad de nombrar un nuevo consejero, la Sindicatura considera que Abengoa vuelve a estar en una situación de acefalia social

Ante la imposibilidad de nombrar un nuevo consejero, la Sindicatura considera que Abengoa vuelve a estar en una situación de acefalia social –así ocurrió tras la destitución del consejo presidido por Gonzalo Urquijo en la junta extraordinaria del 17 de noviembre y el veto de éste al nombramiento de los consejeros propuestos por AbengoaShares con Marcos de Quinto como presidente-. En este escenario, en cumplimiento con los estatutos, la Sindicatura estima que el consejo debe convocar una nueva asamblea para nombrar nuevos consejeros.

Según explican desde la Sindicatura, los estatutos contemplan la designación de un consejero por cooptación en el mismo acto en el que se produce la salida del consejero. Abengoa ha comunicado el cese de Sarrias "en prevención de posibles conflictos de interés entre la actividad de la Sociedad y la actividad de una de las compañías de las que es administrador". Sin embargo, no ha informado del nombramiento de un nuevo consejero, por lo que cabe entender que no se ha designado ninguno.

Los accionistas minoritarios presentaron la semana pasada la solicitud de convocatoria de junta extraordinaria al consejo de Abengoa

AbengoaShares estudió los estatutos en detalle antes de la junta extraordinaria de accionistas del 22 de diciembre en la que se nombró a los tres consejeros que proponía. La plataforma pretendía inicialmente que uno de los nuevos consejeros dimitiera para designar por cooptación a su nuevo líder, el expresidente de Amper, Clemente Fernández. Analizó también otras opciones como que éste fuera nombrado únicamente presidente de las filiales de Abengoa, incluida Abenewco 1, aunque finalmente no pudo llevar a cabo ninguna de estas dos opciones por la "traición" de los consejeros.

Los accionistas minoritarios presentaron la semana pasada la solicitud de convocatoria de junta extraordinaria al consejo de Abengoa para nombrar a un nuevo, formado por Clemente Fernández, el empresario José Alfonso Murat y el expresidente de Cantabria José Joaquín Martínez Sieso.

El plazo que tiene el consejo para hacerlo es de un mes, al que se sumaría el mes de antelación entre la convocatoria y la celebración, lo que podría conllevar un periodo de dos meses, hasta finales de febrero. Para esa fecha, la sociedad podría incluso estar ya en concurso de acreedores al cumplirse el plazo legal en preconcurso –lo hace el 18 de febrero-, si bien la situación generada por el Covid-19 podría posibilitar una ampliación adicional hasta mediados de marzo.

La compañía ha logrado una nueva prórroga, hasta el 15 de enero, para tratar de que el Gobierno apruebe el plan de reestructuración

Sin consejo, el plan de reestructuración de Abengoa Abenewco 1 diseñado por su presidente y expresidente de Abengoa, Gonzalo Urquijo, está aún más en el aire si cabe. La compañía ha logrado una nueva prórroga para tratar de que el Gobierno, que participa a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y Cesce, lo apruebe. Se ha fijado el 15 de enero, después de que las reticencias del Ejecutivo imposibilitara rubricarlo el pasado 31 de diciembre, fecha última que había dado Abengoa. No en vano, el consejo presidido por López-Bravo advirtió en una información remitida a la CNMV que no ejecutar la refinanciación antes del último día del año "conduciría a la liquidación" de la empresa.

La Sindicatura considera que sin consejo el plan no se puede aprobar y urge a la banca y al Instituto de Crédito Oficial (ICO) a sentarse a negociar la propuesta que han anunciado que implica una ampliación de capital para inyectar 22 millones de euros en Abenewco 1 a cambio de que la participación de Abengoa SA en la nueva Abengoa sea del 38,5% y no del 2,7% que contempla el plan de Urquijo.

Los tres consejeros propuestos y elegidos por los minoritarios se desmarcaron de su mandato y se alinearon con el plan de Urquijo

Sarrias es uno de los tres consejeros que propuso AbengoaShares para su nombramiento en la junta extraordinaria del 22 de diciembre, frente a los tres planteados por el anterior consejo que comandaba, hasta el 17 de noviembre, Urquijo. La asamblea eligió a los tres candidatos de la plataforma de minoritarios, cuya pretensión era cesar a Urquijo y al resto de consejeros de Abenewco 1 y renegociar el plan de reestructuración para obtener una mayor participación en la denominada nueva Abengoa. Sin embargo, los tres consejeros, que formaban parte del equipo que en un principio lideraba el exdiputado Marcos de Quinto, se desmarcaron de esa hoja de ruta y se alinearon con el plan de Urquijo.

No obstante, cabe mencionar que Sarrias fue el consejero, de los tres propuestos –y elegidos posteriormente- el que mayor contacto tuvo con AbengoaShares después de que esta organización votara internamente contra el plan que había pactado De Quinto y los hasta entonces líderes de la plataforma con la banca y Urquijo. Una posición distinta a la que demostró en los días previos a la junta López-Bravo, esquivo para asumir el mandato de AbengoaShares de que uno de los consejeros dimitiera para nombrar a Clemente Fernández.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin