Empresas y finanzas

Ence ingresa 387 millones al cerrar la venta del 49% de sus renovables

  • Ancala Partners le abonará hasta 134 millones en los próximos ocho años
  • La española cierra 2020 con una deuda inferior a los 200 millones
Ignacio de Colmenares, presidente de Ence. Foto: Nacho Martín

Ence ha cerrado la venta del 49% de su negocio de renovables a Ancala Partners, ingresando 387 millones de euros. El resto del importe acordado, hasta 134 millones, los percibirá en los próximos ocho años, según materialice sus proyectos de producción eléctrica con biomasa. Deja su deuda por debajo de los 200 millones.

La compañía presidida por Ignacio de Colmenares se prepara para potenciar su crecimiento y dar carpetazo un ejercicio 2020 particularmente complejo para ella, tanto por la crisis de la Covid-19 como por la caída del precio de la celulosa, y hoy ha anunciado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la cierre de la operación que anunció a mediados de noviembre. Obtendrá unas plusvalías potenciales de 182 millones.

Con esta operación y con la venta de su planta termosolar de Puertollano a Q Energy por 168 millones, incluida la deuda -completada esta misma semana-, Ence cerrará 2020 con una deuda neta inferior a 200 millones de euros y un ratio de deuda neta sobre el resultado bruto operativo (ebitda) de 2,9 veces.

Ence señala que quiere ser un referente en el desarrollo de la bioeconomía en España y estas dos operaciones refuerzan su posición financiera para potenciar y diversificar su crecimiento tanto en energía renovable como en biomateriales.

La empresa es el mayor generador de energía renovable con biomasa agrícola y forestal en España y para potenciar su crecimiento cuenta con una cartera proyectos renovables de 405 MW, lista para construir a finales de 2021. Su ejecución supondría multiplicar por 2,5 veces su capacidad instalada actual.

Espera ampliar la producción de celulosa

Asimismo, Ence dispone de dos proyectos para ampliar y diversificar su producción de celulosa hacia otros biomateriales, también procedentes de fibras naturales sostenibles y con demanda creciente, como son la celulosa para viscosa y la celulosa absorbente para productos higiénicos.

La inversión en estos dos proyectos -el principal en la planta asturiana de Navia, por 490 millones-, se encuentra pendiente de que se despeje la incertidumbre en torno a la Covid-19 y se recuperen los precios de la celulosa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin