Empresas y finanzas

Unicaja-Liberbank busca ahorros de 150 millones pese a la baja duplicidad

  • El ajuste de los servicios centrales será la principal palanca para lograr sinergias
Unicaja y Liberbank.

La fusión de Unicaja y Liberbank se dibuja para el mercado como el enlace perfecto por su complementariedad geográfica. Mientras Unicaja tiene su mayor presencia en Andalucía, Castilla y León y Madrid, Liberbank destaca en Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura. Sin embargo, a la par que la diversidad geográfica de las redes es una clara ventaja para alcanzar una consolidación con mayor masa de negocio, también se convierte en un hándicap a la hora de generar ahorros para el nuevo grupo. A menor solapamiento de oficinas, menores ajustes y, por tanto, menos sinergias.

Sin embargo, las dos entidades estiman ganar ahorros de en torno a 150 millones de euros anuales de cara a 2023, según confirman a este diario fuentes conocedoras de la operación, y lo que tienen claro es que el grueso de estas sinergias no saldrá de la reducción de las redes. Unicaja y Liberbank, que sumarán 9.942 empleados y 1.607 oficinas una vez ejecuten la fusión, solo tendrán que ajustar el 10% de la red, equiparable al volumen en el que tendrán las duplicidades. El porcentaje supone un escaso solapamiento en comparación con otras integraciones, como la más recientemente protagonizada por CaixaBank y Bankia, en la que se superponen en torno al 21% de las oficinas.

De modo que los mayores ajustes del banco de origen andaluz y del asturiano procederán de otra partida, la de los servicios centrales. Estos departamentos están compuestos por en torno al 20% de las plantillas de las entidades, lo que, grosso modo, supondría que, tras la fusión, los servicios centrales del nuevo banco contarán con unos 2.000 empleados.

Aún es pronto para apuntar qué porcentaje de la plantilla se ajustará en este departamento, ya que los consejos de Unicaja y Liberbank están en plenas negociaciones y aún no se ha culminado la due diligence (intercambio de información entre las dos entidades). Mención aparte, que después el nuevo grupo entrará en un proceso de conversaciones con los sindicatos para pactar los detalles de las salidas. Pero será de la optimización de los servicios centrales de donde el nuevo banco sacará la mayor palanca para generar sinergias.

Asimismo, cabe destacar que los procesos de digitalización que tienen en marcha las dos entidades también seguirán avanzando en la búsqueda de eficiencia de los procesos. La tecnología ya se aplica en las sucursales para reducir las labores administrativas y permitir a los empleados que redoblen esfuerzos en la parte comercial.

Los costes de la unión

La unión de Unicaja y Liberbank creará el quinto mayor banco del país, con unos activos de 108.800 millones de euros. Su integración, además, les convertirá en entidad de referencia en las zonas geográficas donde ya predominan (Andalucía, Asturias, Cantabria, Extremadura y las dos Castillas), quedando en algunas regiones como el primer banco por cuota de mercado. Las provincias en las que se hará el mayor recorte de oficinas serán en Cáceres, Toledo, Málaga, Cuenca, Ciudad Real, Salamanca y Zamora.

Los costes de reestructuración de la red oscilarán entre los 290 millones de euros y los 350 millones. Una cifra muy inferior a los 2.000 millones que asumirán CaixaBank y Bankia, por otro lado, entidades con mucho mayor tamaño ya que, tras su unión, será cinco veces más grande que Unicaja y Liberbank juntos.

No obstante, la entidad andaluza y la asturiana también tendrán que desembolsar en torno a 350 millones de euros para incrementar la cobertura de los activos improductivos y otros 200 millones para pagar las indemnizaciones por la ruptura de alianzas en materia de bancaseguros. Sin embargo, el mercado da por descontado que el nuevo grupo podrá autofinanciarse la integración sin necesidad de recurrir a una ampliación de capital.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.