Empresas y finanzas

Un informe mundial avala que los vapeadores son más efectivos para dejar de fumar que los parches o chicles

  • Por primera vez hay evidencias científicas
  • El estudio conclye que hay un consenso en que son menos dañinos

Aunque se necesitan más pruebas sobre sus posibles impactos a largo plazo, un estudio a nivel mundial ha concluido que los vapeadores que contienen nicotina y que calientan el tabaco, en lugar de llevar a cabo un proceso de combustión, son más efectivos para ayudar a las personas a dejar de fumar que los parches o el chicle y más seguros que los cigarrillos.

El informe, que incluyó evidencias de 50 estudios en el mundo, sugiere así que el vapeo podría aumentar la cantidad de personas que dejan de fumar. "Ahora hay evidencia de que es probable que los cigarrillos electrónicos con nicotina aumenten las posibilidades de dejar de fumar con éxito en comparación con el chicle o los parches de nicotina", asegura Jamie Hartmann-Boyce, experta del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco, que codirigió la publicación.

Cada vez son más las personas que cambian el tabaco por estos cigarros electrónicos y las cifras así lo demuestran. El mercado del vapeo está experimentando un imparable crecimiento y sus previsiones de ventas demuestran que esta nueva moda ha llegado para quedarse. De hecho, el número de consumidores ha pasado de seis millones en todo el mundo en 2011 a 38 millones en 2018. Y las estimaciones apuntan a que la cifra alcanzará los 55 millones en 2021, lo que generará un volumen de negocio de más de 30.000 millones.

Conclusiones

El nuevo informe ha sido realizado por Cochrane, una organización que reúne las mejores investigaciones científicas para ayudar a evaluar la efectividad relativa de las intervenciones de salud.

Los cigarrillos electrónicos llevan existiendo durante aproximadamente una década y su popularidad aumentó significativamente en los últimos años. A diferencia de los chicles y los parches, imitan el hábito de fumar cigarrillos, porque se portan en la mano y generan un vapor que se parece al humo.

Una publicación de Cochrane de 2016 también encontró que los cigarrillos electrónicos tenían más probabilidades de ayudar a los fumadores a dejar de fumar que los parches de nicotina o los chicles, pero la evidencia disponible en ese momento era más escasa.

Prohibición sin justificación

Una serie de lesiones pulmonares y muertes relacionadas con el vapeo en Estados Unidos el año pasado instaló un debate sobre el vapeo y los cigarrillos electrónicos, y provocó la prohibición de algunos tipos de productos.

Pero el brote no se relacionó con los vapeadore que contienen nicotina y pareció estar menguando a fines del año pasado, a medida que aumentaba la evidencia de que el acetato de vitamina E, un agente de corte utilizado en los vaporizadores de marihuana, podría estar detrás de los casos.

El equipo de Cochrane dijo que en esta revisión no encontró pruebas claras de daños graves causados por cigarrillos electrónicos que contienen nicotina, aunque advirtió sobre el número relativamente bajo de estudios.

"El consenso científico sostiene que los cigarrillos electrónicos son considerablemente menos dañinos que los cigarrillos tradicionales, pero no están libres de riesgos", aseguró Hartmann-Boyce.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin