Empresas y finanzas

La unión CaixaBank-Bankia dominará el mercado en siete regiones, poniendo en riesgo la competencia

  • Acaparará la mitad del negocio en Murcia, Baleares, Canarias y Navarra
El presidente de CaixaBank, Jordi Gual (d.), y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar (i.).

El nuevo grupo resultante de la fusión de CaixaBank y Bankia tendría una cuota de mercado de dominio en la costa mediterránea, las Islas Baleares, Canarias, Navarra y Madrid que podría poner en jaque la fusión por falta de competencia en estas zonas. Los analistas de Standard & Poor's avisan: "el control de los negocios combinados de los bancos en ciertas regiones podría convertirse en un problema para las autoridades de la competencia que examinen la operación".

Si la integración entre las dos entidades sale adelante, el nuevo banco se quedaría con una cuota de mercado medido en volumen de oficinas de casi el 50% en Murcia, Baleares, Canarias y Navarra, mientras que el dominio del negocio en Cataluña, Comunidad valenciana, Madrid y Andalucía se acercaría al 40%.

Además, su posición de control sería la más elevada frente al resto de grupos competidores en el resto de las autonomías a excepción de Galicia, Aragón, Extremadura y Cantabria, donde seguiría destacando el Santander, y Asturias, donde tanto el grupo que encabeza Ana Botín como el Sabadell le superarían aún en cuota.

La gran reestructuración bancaria de la última crisis engordó el dominio de ambos bancos en estas zonas. De un lado, entre otras antiguas cajas con presencia en el territorio nacional, CaixaBank absorbió Caixa de Girona, haciéndole más fuerte en Cataluña, y en 2012 compró Banca Cívica, ésta última fruto de la integración de Caja de Navarra, la andaluza Cajasol, CajaCanarias y Caja de Burgos.

Por su parte, cabe recordar que Bankia nació de la fusión de siete cajas, la antigua Caja Madrid, Bancaja (anteriormente Caja de Valencia), la Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja. Además, la entidad culminó en enero de 2018 la fusión con BMN, haciéndole ganar presencia especialmente en Baleares, Murcia y Granada.

A pesar del dominio que el grupo nacido de la fusión tendría en las regiones apuntadas, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, señaló el pasado martes que la banca española tenía margen para la consolidación y aseguró que hay mucha competencia en el sector financiero español.

La unión de CaixaBank y Bankia daría como resultado el mayor banco del país con un volumen de activos de 587.000 millones de euros, dejando a BBVA en segunda posición con 413.000 millones de euros y al Santander, en tercera con 315.000 millones. No obstante, a nivel internacional, el grupo cántabro seguiría encabezando el ranking, gracias a su gran diversificación en el extranjero, que le aporta un volumen de activos global de hasta 1,5 billones. BBVA, por su parte, queda como segundo grupo a nivel internacional con 753.000 millones y, en tercera posición, quedaría el grupo resultante con 655.000 millones en activos, especialmente por la presencia que CaixaBank tiene en Portugal, donde controla BPI, el quinto banco del país luso.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud