Empresas y finanzas

Duro Felguera plantea una ampliación de capital de 60 millones en 2023 para repagar a la SEPI

  • Prevé haber repagado todas las ayudas públicas en 2025
Antigua sede de Duro Felguera en Madrid

El plan de salvamento de Duro Felguera contempla una segunda ampliación de capital a partir del año 2023 por un importe de 60 millones de euros para dar entrada a nuevos inversores privados. Con ello, la ingeniería asturiana repagaría el grueso del préstamo participativo solicitado para este mismo año a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia para Empresas Estratégicas.

El pasado viernes, Duro Felguera formalizó la petición de rescate al Gobierno por un importe de 100 millones de euros. Se reparte en una ampliación de capital suscrita por la SEPI por 30 millones y en créditos participativos por 70 millones.

El Plan de Viabilidad requiere, adicionalmente, el otorgamiento de una línea de avales con la garantía de CESCE –estimada en 100 millones-, una línea de liquidez con el aval de ICO –unos 50 millones- y la refinanciación o reestructuración de la deuda financiera existente -85 millones-, "todas ellas en fase de negociación con el sindicato bancario. Además, está la puerta abierta a que puedan entrar en los próximos meses inversores privados. En este sentido, el empresario asturiano Blas Herrero, dueño de Kiss FM, mantiene negociaciones con la banca.

Presentará próximamente al mercado y a la junta general de accionistas la actualización del Plan Estratégico 2020-2025

La presidenta de Duro Felguera, Rosa Aza, ha desgranado nuevos detalles sobre el plan de la compañía en una carta remitida a la plantilla. En ella, anuncia que presentará próximamente al mercado y a la junta general de accionistas la actualización del Plan Estratégico 2020-2025, que "recoge el impacto producido por la crisis económica generada por la pandemia", a través del que "pretendemos hacer algo que Duro Felguera ha hecho muchas veces a lo largo de su historia: reinventarse aprovechando todo su conocimiento y experiencia acumulada".

"Aunque pronto conoceréis las cifras detalladas del Plan, queremos anticiparos que para el año 2025 estimamos una cifra de negocio de unos 623 millones de euros con un Ebitda (resultado bruto de explotación) de 48 millones de euros y habremos repagado, para esa fecha, todas las ayudas públicas", asegura Aza en la misiva.

"Se trata de un apoyo temporal contemplándose, desde este momento, la incorporación de inversores privados y la forma de salida de la SEPI en un plazo de tiempo limitado"

"En el año 2023, una vez que la compañía haya alcanzado unos niveles de contratación razonables y estabilidad financiera, se realizará una ampliación de capital, con entrada de nuevos inversores privados, por importe estimado de 60 millones de euros, para repagar el préstamo participativo a SEPI, diluyéndose la participación de esta en el capital", explica la presidenta no ejecutiva de Duro Felguera. "La participación accionarial que tenga la SEPI, en esos momentos, podrá ir vendiéndose, paulatinamente, en el mercado cuando esta lo desee. Por tanto, se trata de un apoyo temporal contemplándose, desde este momento, la incorporación de inversores privados y la forma de salida de la SEPI en un plazo de tiempo limitado", abunda.

"Nos gustaría destacar que las condiciones para acogerse a las ayudas públicas a través de SEPI, ICO o CESCE, son similares en todos los casos y que nosotros cumplimos con los requisitos exigidos a 31-12-19 y por el impacto que la "crisis COVID" está teniendo en nuestras actividades", recalca Aza a los trabajadores.

Sobre el plan industrial y el futuro de la compañía, "creemos que estamos preparados para dar el siguiente salto y ubicarnos en áreas que, actualmente, tienen un crecimiento notable: la energía verde y los sistemas inteligentes". "Ya estamos avanzando en el desarrollo de nuestra nueva filial DF Green Tech, así como en la ampliación del Tallerón para introducirnos en la fabricación de estructuras para energía eólica off-shore", incide. Además, "queremos comenzar a trabajar en los sectores de la energía fotovoltaica, termosolar, biomasa y H2 verde, pero desde el punto de vista de desarrollador del negocio y no, solamente, como epecista".

En cuanto a los sistemas inteligentes, "creemos que Duro Felguera tiene que aprovechar su conocimiento y utilizarlo, tanto en el ámbito militar (EPICOM) como en el mundo civil, donde cada vez es más necesario. Para ello crearemos una nueva filial que opere en sectores tales como el financiero, energético o telecomunicaciones", apostilla la presidenta del grupo.

"El principal problema de Duro Felguera consistía en una pérdida de confianza de los mercados financieros, afectando directamente a la obtención de nuevos contratos"

"Nos encontramos, una vez más, en un momento crucial para esta empresa centenaria que tantos momentos difíciles ha sabido sortear, reinventándose en numerosas ocasiones hasta la configuración actual. No se puede entender la situación actual sin explicar, brevemente, nuestro pasado más reciente. Hace dos años, se ejecutó una importante reestructuración de la deuda financiera, simultáneamente a una ampliación de capital, pero no se firmó la tan deseada línea de avales (nuestro sindicato bancario no otorgaba nuevos avales a Duro Felguera desde el año 2016) y pronto se demostró que dicha operación resultó insuficiente a la luz de las provisiones que tuvimos que contabilizar", relata Aza.

"El principal problema de Duro Felguera consistía en una pérdida de confianza de los mercados financieros, afectando directamente a la obtención de nuevos contratos. A pesar de esas dificultades, durante el año 2019, conseguimos un incremento de la contratación del 30% y resolvimos muchos problemas heredados en los proyectos "legacy", lo cual se reflejó en nuestras cifras de EBITDA, pasando de -124 millones (2018) a 4 millones (2019)", afirma. "Ya en el presente ejercicio, la crisis motivada por la pandemia nos está golpeando duramente. Los clientes han reducido o paralizado sus inversiones con una caída drástica en la licitación de nuevos proyectos. Además, las negociaciones de los contratos en curso se han complicado, enormemente, al igual que la ejecución de las obras", agrega.

"Después de numerosos contactos con posibles inversores y multitud de negociaciones con la banca, llegamos a la conclusión de que para seguir manteniendo a Duro Felguera tal y como la conocemos teníamos que conseguir la participación pública en nuestro accionariado"

"Después de numerosos contactos con posibles inversores y multitud de negociaciones con la banca, llegamos a la conclusión de que para seguir manteniendo a Duro Felguera tal y como la conocemos, es decir, sin dividirla en unidades productivas, reflotando las más rentables o liquidando las problemáticas, teníamos que conseguir la participación pública en nuestro accionariado, que, a su vez, actuase como catalizador para generar esa necesaria confianza de los mercados", asegura.

Desde el último trimestre de 2019, "estamos trabajando en esta opción, la cual, se materializa en abril de 2020 con la firma de un NDA (acuerdo de confidencialidad) con SEPI y apertura de un data room. Nuestra intención era realizar una ampliación de capital público-privada donde SEPI actuase como un inversor "ancla", con las mismas condiciones que los inversores privados". "Sin embargo, la pandemia ha cambiado totalmente esa situación, como en tantos otros casos, y no tenemos otra alternativa que acogernos al Fondo de Apoyo a la Solvencia para Empresas Estratégicas, sin renunciar a la opción de que se incorporen nuevos inversores privados", remata.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.