Empresas y finanzas

Blas Herrero, dueño de Kiss FM, se plantea de nuevo entrar en el capital de Duro Felguera

  • El dueño de Kiss FM condiciona su inversión a la ejecución de una 'operación acordeón'
  • El estadounidense AIAC y un fondo alemán están analizando las cuentas de la ingeniería
Blas Herrero. Foto: Alberto Martín Escudero.

Blas Herrero, el dueño de Grupo Radio Blanca, que engloba medios como Kiss FM, salta de nuevo a escena para postularse como salvador de Duro Felguera. El empresario asturiano ha iniciado contactos para, junto con otros inversores, entrar en el capital de la ingeniería. Ahora bien, condiciona su entrada a la ejecución de lo que en el argot financiero se conoce como una operación acordeón. Así, la empresa tendría que reducir su patrimonio a cero y, a continuación, aumentar capital.

Herrero, de igual modo, demanda una auditoría exhaustiva de las cuentas y de los proyectos de la compañía. No en vano, una de las preocupaciones es el desempeño de algunos proyectos en Latinoamérica, fundamentalmente, por los que existen dudas respecto a la capacidad que tendrá la compañía para cobrar los trabajos realizados y los riesgos derivados de que hayan de anotarse como nuevas provisiones.

Blas Herrero cuenta con el apoyo del Gobierno del Principado de Asturias para su desembarco en Duro Felguera. En la pretensión de un acuerdo con la banca para refinanciar de nuevo la deuda, este respaldo favorecería también la participación del Instituto de Crédito Oficial (ICO), organismo estatal, como financiador. El empresario y sus socios, por su parte, inyectarían dinero para la ampliación y parte del circulante necesario para impulsar la actividad de la empresa. Por el momento se trata, en todo caso, de una aproximación.

Al cierre del primer semestre, el pasivo total de Duro Felguera ascendía a 418,2 millones de euros.

Al cierre del primer semestre, el pasivo total de Duro Felguera ascendía a 418,2 millones de euros. De este importe, 327,7 millones corresponden fundamentalmente a deudas con proveedores y de proyectos. Mientras, cuenta con un crédito sindicado por 85 millones firmado con varias entidades financieras. La ingeniería asturiana ha solicitado a la banca una extensión del vencimiento de este préstamo, fijado para 2021, de manera que se alargue hasta 2023-2025.

Esta petición se enmarca en las negociaciones que mantiene abiertas con los bancos para que estos le liberen los avales comprometidos hace más de un año cuando la empresa reestructuró su deuda y amplió capital. En concreto, de los 100 millones acordados entonces, la ingeniería que preside José María Orihuela demanda ahora 80 millones. A cambio, ha ofrecido un plan de ajuste de costes y de desinversiones que incluye inmuebles y su participación en Epicom y la australiana Ausenco, fundamentalmente, así como la búsqueda de nuevos socios en el capital.

Ampliación insuficiente

Herrero ya analizó hace dos años entrar en el capital de Duro Felguera. Entonces la compañía se encontraba en una situación límite y los bancos exigieron el relevo de las familias asturianas que dominaban el accionariado. Acciona, Elecnor y el fondo Bybrook también estudiaron la operación, pero finalmente ninguno dio el paso definitivo. La alternativa discurrió por una ampliación de capital de 125,7 millones de euros y una quita en la deuda financiera. En aquel proceso, acometido en julio de 2018, entraron con participaciones minoritarias la familia Fernández de Gor, dueña del grupo textil infantil Mayoral, la sicav de la familia Urquijo, La Muza Inversiones, y la sicav de gestión de patrimonio familiar Global Income, a través del portugués Juan José Rodríguez-Navarro. Los dos primeros permanecen como primeros accionistas, por delante de TSK, la ingeniería asturiana de Sabino García Vallina.

Herrero desechó entrar en la ampliación. A su juicio, aquella operación, en los términos acordados, se tornaba "insuficiente", tal y como declaró a varios periódicos asturianos en mayo de 2018. "El futuro de la compañía no pasa por una ampliación de capital, sino por un rescate", dijo entonces. Menos de un año y medio después, Duro Felguera busca una nueva vuelta de tuerca para enderezar su situación, cuyo principal problema, según fuentes conocedoras, es la falta de confianza que aún tiene el mercado. A su juicio, ni la negociación de los avales ni la entrada de un nuevo inversor son cuestiones de vida o muerte para la multinacional española.

Al margen de la tentativa de Blas Herrero, Duro Felguera tiene alternativas en una fase más avanzada. Así, American Industrial Acquisition Corporation (AIAC), un inversor estadounidense que cuenta con 78 factorías en América del Norte, Europa y Asia, y un fondo de inversión alemán cuya identidad no ha trascendido se hallan en la actualidad realizando un análisis (due diligence) de la ingeniería asturiana.

La preferencia del consejo de administración de Duro Felguera y del Gobierno asturiano es que el eventual nuevo socio sea un industrial

La preferencia del consejo de administración de Duro Felguera y del Gobierno asturiano es que el eventual nuevo socio sea un industrial, si bien ninguna puerta está cerrada.

Mientas tanto, la compañía avanza en la resolución de algunos de los frentes que tiene abiertos en diversos proyectos que le permitirá liberar alrededor de 100 millones en avales. En este sentido, ha alcanzado sendos acuerdos en las plantas de Fluxys, en Bélgida, y de Petroperú, en Perú, por los que recuperará unos 24 millones en avales. En India ha ganado ya algunos de los pleitos y tiene otros abiertos, al tiempo que en Argentina presentará un arbitraje.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

cac@cnbmv p. cortos meparto!!
A Favor
En Contra

Entra Rompetechos!! Y abrimos largos!! jaja

Puntuación 0
#1