Empresas y finanzas

Guindos lanza un SOS a la banca para que se fusione: la rentabilidad será del 3% en 2021

  • "Las integraciones deberían llevarse a cabo de manera rápida y urgente", señala el vicepresidente del BCE
El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, ha lanzado hoy un SOS a la banca para que inicie de una vez por todas la oleada de fusiones, tanto en Europa como en España. El número dos del organismo supervisor ha advertido a las entidades de que sus problemas de rentabilidad se han agravado tras la crisis del coronavirus y, por tanto, "se hace más necesaria la consolidación en el sector". Guindos ha apuntado que los retornos del capital de los grupos financieros serán inferiores al 2% en 2020 y al 3% en 2021, ocho y siete puntos por debajo del coste de capital y menos de la mitad de lo registrado en 2019, tal y como avanzan los inversores.

De Guindos, que lleva tiempo reclamando a las entidades a que emprendan las integraciones tanto a nivel nacional como paneuropeo, ha expuesto en unas jornadas organizadas por la Apie y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que antes de la pandemia los bancos ya tenían problemas, como de valoración de activos y bajos márgenes operativos, unos problemas que se han acentuado por la caída de los ingresos y el aumento de las provisiones para combatir la morosidad. Ante este escenario, indicó que las fusiones "deberían llevarse a cabo de manera rápida y urgente".

El vicepredidente del BCE ya anticipó a mediados de julio que en las próximas semanas o meses este proceso iba a comenzar, pero aún ninguna entidad, al menos española, parece estar dispuesta a iniciar los movimientos. Hoy no ha sido tan explícito, pero ha recalcado el mismo mensaje para que los banqueros cambien su posición.

"Una de las lecciones fundamentales es que antes del Covid el ajuste de costes era necesario, pero tras la pandemia se hace más relevante", ha considerado De Guindos, quien ha avisado de que "es necesario actuar y eso los propios bancos lo ven en sus propias carnes". Y una vía para la reducción de los gastos es la consolidación, ha señalado.

El exministro de Economía ha subrayado que las entidades europeas se han visto castigadas en los mercados, en términos de valoración, más que sus competidores estadounidenses y nórdicos, debido a la crisis, porque sus perspectivas son peores. Y la situación podría no cambiar si no se toman medidas.

Aun así, ha dicho que las entidades han llegado a la crisis en una mejor posición que en la depresión de hace doce años, en términos de capital como de liquidez.

Recuperación incompleta

En su opinión, la recuperación de la economía no arreglará todos los efectos negativos que ha dejado a pesar de las medidas adoptadas por el BCE, la Unión Europea y los gobiernos. "no será completa y será incierta y desigual por sector y países", ha indicado, un hecho que afectará a las entidades.

De Guindos ha manifestado que "la única esperanza es que se encuentre una solución al Covid a través de una vacuna", pero, a su juicio, "la crisis dejará problemas estructurales en la economía" a los que habrá que estar atentos, como el aumento de entre 15 y 20 puntos de la deuda pública sobre el PIB; el mayor endeudamiento de las empresas y desigualdades sociales. 

Por ello, ha considerado que los Gobiernos tengan en cuenta estos factores y pongan en marcha medidas para que estos problemas puedan solucionarse. En este sentido, ha valorado que la respuesta fiscal debe ser una ayuda para solucionar dichos impactos.

Sobre la situación de España ha hacho hincapié en que, a pesar del rebote de la economía en la desescalada, algunos indicadores son preocupantes, como el incremento de los contagios y el frenazo de la economía. De esta manera, ha rebajado el optimismo mostrado en los últimos días por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Ésta ha hecho énfasis en reactivación de la actividad y en los datos de empleo, aunque ha limitado al 10% el crecimiento del PIB en el tercer trimestre.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud