Empresas y finanzas

BBVA se convierte por la mínima en nuevo líder del mercado hipotecario

  • Arrebata a CaixaBank el primer puesto, mientras el Santander se coloca tercero
Logo de BBVA

La pandemia ha conllevado un vuelco en el mercado hipotecario español. BBVA se ha convertido, aunque sea por la mínima, en el mayor banco en este segmento de actividad, arrebatando la primera posición de CaixaBank, que llevaba como líder desde la oleada de fusiones de la pasada crisis financiera

La cartera de préstamos para la adquisición de viviendas a los hogares de BBVA se situaba a cierre del primer semestre de este año en 75.534 millones, algo por encima de la su principal rival. El grupo de origen catalán contaba con créditos para pisos por valor de 75.473 millones.

Según sus propias cifras, este cambio en el ranking no se produce por un aumento de la inversión, sino por una mayor amortización neta de financiación en CaixaBank. De hecho, en el segundo trimestre, el volumen de hipotecas concedidas por el sector se desplomó como consecuencia del confinamiento y las malas perspectivas económicas, aunque junio empezó a recuperarse con respecto al mismo mes del ejercicio anterior.

En concreto, BBVA ha reducido en los seis primeros meses de 2020 el saldo hipotecario en un 1,8%, mientras que CaixaBank lo ha hecho en un 2,3%. Estos descensos se han producido en pleno confinamiento, pero también los meses previos, cuando el mercado estaba a pleno rendimiento, lo que refleja los resultados de la estrategia seguida en los últimos tiempos por sendas entidades.

BBVA ha sido más agresivo en la venta de nuevas hipotecas, con campañas y rebajas de precio, mientras que CaixaBank se ha mantenido en un política de tipos constante para defender sus cuenta de resultados y promociona únicamente préstamos a tasas fijos, que por lo general son más altos que en los productos a intereses variables.

En este periodo también ha modificado las posiciones de más abajo y ponen evidencia, del mismo modo, los logros estratégicos. El Santander se ha colocado como tercer entidad en este segmento, en el que, al igual que BBVA, ha llevado una política comercial más ambiciosa.

La cartera hipotecaria del grupo cántabro se situó en 61.390 millones, superando el stock en manos de Bankia, de 61.222 millones. Del mismo modo, los volúmenes en ambos casos retroceden desde diciembre, lo que indica que las amortizaciones de los clientes han sido superiores a los amortizaciones. En el Santander la caída es del 1,3%, por debajo de la media del sistema, mientras que en Bankia alcanza el 1,8%.

Aumentos de saldos

En el primer semestre muy pocas entidades han podido aumentar el saldo hipotecario en nuestro país, pese a las dificultades del mercado por la pandemia. Una de ellas es Bankinter, que ha logrado que crezca un 0,4% desde diciembre de 2019. Otra es Liberbank, que lo ha hecho con intensidad, incluso. Su cartera se ha incrementado en un 2,3%, lo que ha permitido arañar cuota en este nicho de actividad.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin