Empresas y finanzas

Mahou se alía con Carrefour e Ibosa para regresar al ámbito del Calderón: compra el local estrella de la zona

  • Alquila el espacio a la cadena francesa, que ocupará 3.300 metros cuadrados
Residencial Zaurak

El grupo cervecero Mahou-San Miguel da un giro de estrategia y regresa al ámbito bautizado como Nuevo Mahou-Calderón.

La compañía, que era propietaria histórica de estos terrenos en los que se encontraba antes el estadio de fútbol del Atlético de Madrid y la antigua fábrica de cervezas Mahou, fue protagonista junto al club rojiblanco, el otro dueño de los terrenos, de uno de los procesos de venta de suelo más jugosos y reñidos de Madrid.

Tras deshacer posiciones en la zona y desinvertir las tres parcelas de las que era propietario, el grupo cervecero ha llegado ahora a un acuerdo para hacerse con el que será el activo comercial estrella de la zona.

Concretamente, la compañía, a través de su rama inmobiliaria y asesorada por Colliers, ha llegado a un acuerdo con la cooperativa de viviendas Residencial Zaurak, gestionada por el Grupo Ibosa, para comprar el área comercial del proyecto, tal y como lo ha confirmado Mahou a elEconomista.

Esta promoción de 196 viviendas, que se va a levantar mediante el régimen de cooperativa, se encuentra sobre la parcela RC1, que la propia Mahou vendió a la cooperativa a finales del año pasado por unos 70 millones de euros. El proyecto, ubicado en Paseo Imperial esquina con Paseo de los Pontones, cuenta con algo más de 3.700 m2 de zona comercial, de los que 3.300 m2 son ahora propiedad de la cervecera.

La compra de este espacio se ha realizado de forma simultánea a la comercialización del mismo, ya que Mahou ha llegado también a un acuerdo de alquiler con Carrefour, que abrirá un Carrefour Market, que contará además con 56 plazas de parking. Por su tamaño, ubicación y exclusividad, este local se convertirá en el supermercado de referencia de la zona, ya que se trata del formato más premium de la cadena francesa, que además de la oferta comercial ofrece otros servicios adicionales y digitales como wifi gratis, enchufes para cargar el móvil, pantallas donde escanear los productos o servicios como tintorería, lavandería, planchado, arreglo de prendas o reparación de calzado.

"Nuestro asesoramiento para la búsqueda de arrendatario ha sido novedoso, puesto que hemos estructurado un proceso competido y confidencial donde han participado las principales cadenas de supermercados presentes en España. El ganador del proceso ha sido Carrefour, quien implantará una de sus tiendas más representativas en el sur de Madrid en la que va a desarrollar su nuevo diseño de tienda de proximidad, Carrefour Market", explica Antonio de la Fuente, responsable de la operación y Senior Director de Corporate Finance de Colliers.

Venta de los suelos

La venta de la parcela RC1 fue la penúltima que llevó a cabo Mahou, que apenas unas semanas antes había llegado a un acuerdo para traspasar la RC5 a Pryconsa, la promotora de la familia Colomer, que pagó algo más de 55 millones por el suelo.

Ibosa, esta vez en alianza con el fondo Bentall Greenoak, fue quien se llevó el último trozo del pastel al hacerse con la RC2, la última parcela que se vendía en el ámbito, también de Mahou, por 70 millones de euros.

Antes de que la cervecera encargara el proceso de desinversión de sus tres suelos, que sumaban una edificabilidad 63.075 m2, a Colliers, el Atlético de Madrid había ya cerrado la venta de sus tres parecelas. En este caso, el proceso coordinado por CBRE, generó unos ingresos de más de 175 millones al club colchonero.

Azora, de la mano de CBRE GIP y Gestilar, fue la primera en cerrar la adquisición de dos de las parcelas del ámbito (RC7 y RC8) ubicadas dentro del Pasillo Verde de Madrid Río y en los terrenos del antiguo estadio Vicente Calderón. La tercera parcela, RC4, fue adquirida por Vivenio.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.