Empresas y finanzas

La resolución de la mora bancaria será lenta en la crisis por la baja rentabilidad

  • Los expertos del BCE prevén que el sector encarezca el crédito tras el golpe
Varias entidades en una calle.

Los expertos del Banco Central Europeo (BCE) admiten incertidumbre para conocer aún los impactos que dejará la pandemia en el sector financiero, no obstante, adelantan que tal y como ha ocurrido en las crisis anteriores, la morosidad bancaria apunta a triplicarse por el coronavirus. Y en esta ocasión, auguran, la resolución de la morosidad costará más a la banca.

En comparación con la crisis de 2008, ahora la mayoría de los países europeos tienen una deuda pública sustancialmente mayor, bancos menos rentables y, en muchos casos, condiciones más débiles en el sector empresarial, factores que, históricamente, han complicado la resolución de los casos de morosidad. Además, si la recuperación económica de la pandemia es lenta y prolongada, aumentarán las pérdidas de crédito por las dificultades de las empresas y podrían abrumar a los bancos, lo que complicaría aún más la resolución de los casos de morosidad, aseveran desde el supervisor bancario europeo.

No obstante, también atisban ventajas en esta crisis frente a la anterior, ya que no está inducida por el auge del crédito. "Si la recesión económica resulta ser temporal, muchos de los créditos dudosos posteriores a la Covid-19 pueden estar relacionados con empresas sin liquidez viables, en lugar de empresas zombies inviables", señalan. Los bancos europeos han entrado en la pandemia con unos coeficientes de capital en promedio más altos en comparación con la crisis de 2008. Las normas contables de la NIIF 9 recientemente introducidas pueden inducir a un reconocimiento más rápido de los mora, y por lo tanto a su resolución, gracias a su carácter prospectivo, aunque un reconocimiento demasiado rápido de los mora también puede limitar los préstamos bancarios durante las crisis, advierten.

Asimismo, desde el organismo reconocen que la resolución de la mora es compleja pero necesaria para la recuperación. A su juicio, la mejor forma de resolver los casos de créditos fallidos pasan por la combinación de medidas como examinar la calidad de los activos para una identificación rápida de los impagos y si necesitan una reestructuración, la separación de crédito bueno y en mora a través de los conocidos como 'bancos malos', entidades creadas para absorber las pérdidas de los bancos, y recapitalizar los "bancos buenos" para asegurar su capacidad de préstamo.

Baja demanda de préstamos

Por otro lado, la previsión es que la banca encarezca el crédito una vez que pase el primer golpe y la anestesia de las moratorias. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ya apuntó el pasado jueves que se prevé una atonía del crédito. Asimismo, los expertos del BCE aseguran que la demanda caerá por parte de las empresas y las familias debido a la disminución de ingresos.

Así, consideran que a medida que los bancos se acerquen a las restricciones reglamentarias, se prevé que limitarán los préstamos, ya sea mediante el aumento de los márgenes del crédito o a través de restricciones cuantitativas absolutas. Esto restaría otro punto porcentual del PIB en 2020 y aumentaría la magnitud de la recesión en otros dos puntos porcentuales del PIB en 2021.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin