Empresas y finanzas

Las aerolíneas arrancan el 'tsunami' de ajustes con más de 140.000 despidos

  • Las compañías reducen su tamaño ya que la demanda seguirá a la baja hasta 2023
Aviones de Ryanair. Imagen: EFE

Tras el parón, las ayudas y los créditos, llegan los recortes. Las aerolíneas, que se preparan para retomar poco a poco la actividad este verano, han arrancado ya el tsunami de despidos para adaptar su tamaño a un mercado que seguirá varios años a la baja. "El tráfico de viajeros disminuirá entre un 50% y un 55% en 2020. Esperamos que el número de pasajeros se mantenga por debajo de los niveles previos a la pandemia hasta 2023", explica la analista de S&P Global Ratings, Julyana Yokota, en línea con la previsión de la IATA y compañías como IAG, easyJet, o Lufthansa. Boeing retrasa la recuperación hasta 2025.

En los últimos días, conforme se acerca el momento de volver a volar y empieza a haber una mayor visibilidad dentro de la incertidumbre que rodea al sector, las grandes compañías han ido anunciado unos planes de ajuste que afectan a 138.000 personas a la espera de que compañías del renombre de Etihad o Delta confirmen los puestos de trabajo que tienen previsto eliminar. La cifra de despidos se eleva a los 149.270 si se incluyen los 12.000 empleos que Boeing suprimirá (Airbus estudia recortes pero no ha concretado) y superaría los 244.000 si se tienen en cuenta a los 95.500 trabajadores que las norteamericanas dejaron sin empleo y sueldo durante un año.

"El tráfico de viajeros disminuirá entre un 50% y un 55% en 2020. Esperamos que el número de pasajeros se mantenga por debajo de los niveles previos a la pandemia hasta 2023"

La semana pasada, easyJet comunicó su plan de reducir un 30% su plantilla y terminar 2021 con 302 aviones en la flota, lo que implica 42 menos de los que tenía en diciembre de 2019. La aerolínea tiene unos 15.000 trabajadores por lo que el ajuste podría afectar a un máximo de 4.500 personas. La low cost británica, que ha logrado un crédito de 700 millones de euros del Gobierno de Boris Johnson, sigue así los pasos de Virgin Atlantic, que a principios de mes anunció 3.150 despidos, un tercio de su plantilla, o de British Airways, que fue de las primeras en anunciar la salida de 12.000 trabajadores y la posibilidad de suspender la operativa del aeropuerto de Gatwick.

Muchas compañías negocian bajadas salariales y los recortes llegan a los fabricantes

La aerolínea de bandera inglesa no es la única del grupo IAG que va a realizar despidos. Aer Lingus ya ha mandado una carta para negociar la salida de 900 personas y en España se ha empezado a hablar de "ajustes laborales" aunque Iberia y Vueling aseguran que sólo se aplicarán ERTES. La aerolínea catalana estaba negociando un segundo ERTE por causas económicas pero ha desistido. "Nos estamos embarcando en una reestructuración y ya he dejado claro que es una reestructuración de todo el grupo, no específica de British Airways", subrayó Willie Walsh, consejero delegado de IAG, en el Parlamento.

En esta línea de reducción de tamaño, Ryanair ha anunciado 3.000 despidos, 600 de ellos en España, mientras presiona a los trabajadores para que acepten rebajas salariales de hasta el 20% durante cinco años (hasta 2025). Los sindicatos españoles denuncian que la compañía que preside Michael O'Leary amenaza con más despidos si no se recortan el sueldo mientras asegura que está dispuesto a ganar la guerra precios que seguirá al desconfinamiento. En esta línea, la irlandesa ha ordenado el cierre de la base de Viena, donde operaba con Laudamotion, porque los sindicatos no han aceptado recortar el sueldo.

Ryanair amenaza con más despidos si los pilotos no recortan su sueldo el 20% hasta 2025

Dentro de las aerolíneas de bajo coste europeas, Jet2.com no ha hablado de despidos pero está negociando un recorte salarial del 30%, y Norwegian ha prescindido de más de 4.700 personas mientras pone en marcha su plan de reestructuración con el que busca salir de la crisis con un tamaño menor y focalizada en el mercado escandinavo. Norwegian no es la única compañía escandinava que va a terminar el año con menos trabajadores. SAS (Suecia) ha anunciado que va a recortar 5.000 empleos, Finnair tiene previsto prescindir de 1.200 y Icelandair despedirá a unos 2.000.

En cuanto a los dos grandes grupos europeos, Lufthansa ha planteado 10.000 despidos y eliminar 100 aviones y Air France-KLM afronta el reto de ser un 21% más pequeñas y eliminar las rutas regionales en favor del tren tras recibir el rescate francés pero no ha concretado los ajustes.

Emirates ha empezado a enviar cartas de despidos a algunos trabajadores

Esa misma semana, las grandes aerolíneas americanas han anunciado recortes extra. Por ejemplo, Latam revisó al alza sus objetivos de reducción de plantilla y en vez de 1.400 personas, ahora tiene previsto despedir a unos 1.840 trabajadores de las filiales de Colombia, Chile, Ecuador y Perú.  "Los impactos del Covid-19 son profundos y resulta inevitable reducir el tamaño del grupo para proteger su sostenibilidad", explicó Roberto Alvo, consejero delegado de Latam, que emplea a unas 41.000 personas.

Pero la gran sorpresa la han dado American Airlines, Delta, United y Southwest, que tienen previsto realizar miles de despidos o recortar horas de trabajo después de las millonarias ayudas recibidas de EEUU (66.000 millones de dólares). United, por ejemplo, tiene previsto despedir a unas 3.500 personas del área de gestión y al 30% de sus 12.200 pilotos. American Airlines va a suprimir 5.100 empleados de las oficinas de Texas, que se suma a los más de 3.000 que han aceptado las prejubilaciones y Delta está ofreciendo paquetes de retiro a sus 91.000 empleados para reducir la plantilla. Los planes para despedir han sentado mal al Senado de EEUU y han pedido a las aerolíneas que los retiren.

En América, Aeroméxico negocia ajustes salariales del 50% y Air Canadá despedirá a un máximo de 22.800 personas.

Recortes en Oriente Medio

Las grandes aerolíneas de Oriente Medio no se libran de la crisis generada por el coronavirus. Emirates, que tiene previsto tener parte de sus A380 en tierra hasta 2022 o 2023, estudia suprimir unos 30.000 empleos, el 28% de su plantilla, informa Reuters. En este punto, el FT publica que la compañía ha empezado a enviar cartas de despidos a algunos trabajadores. "Desafortunadamente, tenemos que decir adiós a algunas de las personas maravillosas que trabajaron con nosotros ... Cuando nos veamos obligados a tomar decisiones difíciles, trataremos a las personas con justicia y respeto", asegura Emirates al medio inglés.

Qatar Airways, el principal accionista de IAG, ha reconocido que reducirá su flota y que eliminará 9.000 puestos de trabajo para adecuar su tamaño a la nueva demanda y Kuwait Air despedirá a 1.500 expatriados, es decir, extranjeros. La compañía a emplea a unas 6.000 personas.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
Antonio Lopez Lopez
A Favor
En Contra

Todo esto es lo normal, si se está empezando a volar y la mitad de la flota está en tierra, pues lo normal es que las compañías sean mas pequeñas y manejables y demás de conservadoras y recelosas del dinero que hay en caja, mantener la solvencia de la compañía.

Con forme vaya la cosa mejoreando y empiecen a volar todos los aviones que hay en tierra, la cosa ira mejorando y los empleos de las aerolineas también.

El problema del COVI-19 no está en los aviones, ha estado en la mala gestión sanitaria antes de entrar en los Aeropuetos, y dentro de los mismos antes de embarcar, siendo España por AENA que NO siguió protocolo sanitario alguno. Ni medios para descartar de viajar a los sanos de los enfermos o asintomaticos.

Puntuación 1
#1