Empresas y finanzas

Las condiciones de Merkel para salvar a Lufthansa: adiós al dividendo y ajustes

  • Alemania se hará con el 20% de la firma a cambio del rescate de 9.000 millones
Avión de Lufthansa. Foto: Bloomberg.

Lufthansa negocia con Alemania la letra pequeña del rescate de 9.000 millones de euros. Hasta la fecha, lo único que perece claro es que el Gobierno de Angela Merkel va a realizar una inyección masiva de liquidez en el grupo aéreo para evitar su quiebra en un momento marcado por la ausencia de ingresos y la salida de caja.

La compañía que dirige Carsten Spohr ha anunciado que el salvavidas público viene con varias condiciones como la entrada del Estado en el capital de la aerolínea, la suspensión del pago del dividendo y la aplicación de restricciones en la remuneración de las cúpula así como dos sillones en el Comité de Supervisión. "Las condiciones esperadas se refieren en particular a la exención de futuros pagos de dividendos y límites en la remuneración de la gerencia", dice Lufthansa, que tiene en marcha un plan para reducir la flota en 100 aviones y eliminar 10.000 empleos por la crisis de demanda que seguirá al Covid-19.

"Las condiciones esperadas se refieren en particular a la exención de futuros pagos de dividendos y límites en la remuneración de la gerencia"

La Junta de Accionistas celebrada el pasado 5 de mayo aprobó la suspensión del dividendo de 2019 para ayudar a la compañía a salvaguardar liquidez, que a finales de año alcanzaba los 4.300 millones. En esa misma Junta, Spohr reconoció abiertamente que la compañía necesitaba ayuda estatal para sobrevivir a la crisis del coronavirus ya que, pese a los ajustes, pierde un millón de euros a la hora y tiene que hacer frente a la devolución de los billetes cancelados desde que se desató la crisis. Así, la aerolínea también ha abierto negociaciones con los Gobiernos de Austria, Suiza y Bélgica para conseguir más fondos. En total, estaría buscando una inyección de 12.400 millones.

En cuanto a la entrada de Alemania en el accionariado de Lufthansa, en las últimas semanas se han producido algunos cambios. El nuevo acuerdo recoge que el Estado alemán se hará con un 20% del capital de la aerolínea, frente al 25% más una acción pactado inicialmente a cambio de 6.000 millones (los otros 3.000 millones son un préstamo garantizado).

Para compensar el recorte en la participación, el Fondo de Estabilización Económica (FSM) de Alemania se hará con bonos convertibles equivalentes al 5% del capital que podrá vender en cualquier momento. Este cambio permite suavizar la dilución a la que se verán sometidos los actuales accionistas, ya que Lufthansa va a proponer una ampliación de capital para que entre el Ejecutivo.

En este punto, la cúpula de la compañía reitera que la participación de Alemania será "silenciosa" o, lo que es lo mismo, que no votará ni participará en la gestión. Sólo podrá usar sus votos para evitar una opa hostil. La operación tiene que ser aprobada por la Junta de Accionistas y la UE, que ya ha dado el visto bueno a la entrada de los países en el capital de las empresas con problemas por un máximo de seis años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.