Empresas y finanzas

Correos pierde 95 millones tras mes y medio de parón por el coronavirus

  • Los ingresos postales caen un 27,5% hasta abril y los de paquetería el 27%
  • Sólo en abril, el primer mes en blanco, registra números rojos de 64 millones
Buzón de Correos en la Gran Vía de Madrid

La cuarentena hunde a Correos en pérdidas. La compañía postal ha cerrado los cuatro primeros meses del año con unos números rojos de 95,2 millones de euros tras ver como sus ingresos postales se hundían y el reparto de paquetes se frenaba en seco en apenas mes y medio. Así, sólo en abril la firma que preside Juan Manuel Serrano ha perdido 63,6 millones de euros frente a los 15,6 millones que ganó en el mismo mes del año pasado.

Y es que la decisión de Correos de prestar sólo el Servicio Postal Universal y de abrir tres horas las oficinas tras la declaración del estado de alarma, unido a la paralización de la economía, han lastrado sus ingresos entre mediados de marzo y finales de abril. Según los datos a los que ha tenido acceso este diario, en los cuatro primeros meses del año Correos ingresó 471,8 millones por la prestación del servicio postal y de paquetería, un 24,7% menos que en el mismo periodo de 2019.

Si se cuentan los ingresos por los procesos electorales del año pasado (52 millones) y la contraprestación pública por el Servicio Postal Universal (30 millones), la facturación de la compañía ha retrocedido un 27,1% a los 517 millones. Los gastos se han mantenido más o menos estables por lo que el resultado de explotación ha sido negativo en 128,8 millones frente a los 36,1 millones positivos de 2019.

La firma postal no ha facturado lo suficiente para pagar las nóminas y ha pedido créditos

El grueso del deterioro se ha registrado en abril, el primer mes completo que Correos ha estado funcionando a un 25% de su capacidad y en el que el reparto de paquetes desapareció poniendo en peligro sus contratos con Amazon o Alibabá. Así, sólo el mes pasado sus ingresos comerciales cayeron un 59,1% desde los 150,8 millones a los 61,7 millones. Si se suma la facturación por las elecciones de 2019 la caída se acentúa hasta el 70%. Los gastos alcanzaron los 143 millones, un 20,2% menos que en abril de 2019, por lo que el resultado de explotación fue negativo en 85 millones. Correos ya tuvo que pedir un crédito a la banca para pagar las nóminas de marzo y en abril volvió a hacer lo mismo ya que con los ingresos generados no consiguió cubrir la nóminas de sus 55.000 trabajadores, de los que el 30% son temporales.

Por productos, los ingresos del servicio postal tradicional (cartas) retrocedió el 39,6% sólo en abril a los 35,5 millones mientras que el envío de certificados se ha hundido un 79,5% a los 8,3 millones y el de publicidad (marketing) pasó de 6,8 millones de 2019 a los 200.000 euros del mes pasado. Y es que el envío de cartas sigue a la baja por el auge de internet y la decisión de bancos y eléctricas de limitar el envíos de facturas físicas, lo que ha llevado a Correos a centrar su estrategia en el reparto de paquetes y la expansión internacional.

Sólo en abril los ingresos por paquetería cayeron un 82% y los de e-commerce el 47%

Los ingresos de paquetería han caído un 82% a los 4,1 millones y los provenientes del e-commerce se han situado en los 4,7 millones, un 47% por debajo del año pasado pero muy lejos de los casi 12 millones previstos en el presupuesto. En los primeros cuatro meses, la facturación por servicios postales retrocedió un 25,7% a los 331 millones mientras que los ingresos por paquetería cayeron un 27,6% a los 69 millones y los provenientes del comercio online llegaron a los 30,3 millones, un 16,6% menos. La expectativa es que este negocio registre crecimientos de doble dígito este año.

Ante el deterioro del negocio, Correos instó a su plantilla y el Gobierno retomar la actividad cuanto antes. Así, a principios de mayo presentó un plan de reactivación que debería estar concluido a finales de mes.

"No queremos quejas, sino medidas en plena desescalada, y esas medidas pasan por cumplir los acuerdos prometidos con los trabajadores"

Para el sindicato CSIF, las cifras que presenta Correos son de esperar por la crisis del coronavirus, por lo que no se puede utilizar como excusa para frenar los proceso de contratación. "El camino no es el de exponer penurias sino el de ayudar a la recuperación sin restringir ni un solo puesto de trabajo", asegura el sindicato.

"No queremos quejas, sino medidas en plena desescalada, y esas medidas pasan por cumplir los acuerdos prometidos con los trabajadores como la toma de posesión el 1 de julio de las 4.055 nuevas plazas de la última convocatoria de empleo, la supresión obligatoria de los sábados para los 16.000 empleados afectados por esta cuestión así como fortalecer la seguridad del reparto rural", insta CSIF en un comunicado a los trabajadores.

El sindicato no han conseguido más concreción sobre las oposiciones anunciadas para otoño y que probablemente no se puedan celebrar este año si el Ejecutivo no levanta la suspensión indefinida a los exámenes para plazas públicas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum7
forum Comentarios 7
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

María Jiménez
A Favor
En Contra

La segunda semana del estado de alarma recibí una notificación para recoger un paquete. Me puse en contacto con el servicio de emergencias de mi localidad consultando si este era un motivo para salir de casa y me dijeron que habían llamado a la oficina de correos y les habían dicho que no me preocupase, que no iban a devolver ningún paquete. Que cuando pasase el estado de alarma volverían a hacerme una notificación y podría recogerlo. Hoy, como ya tenemos una fase aliviada me he atrevido a ir a correos a recoger el paquete y me han dicho que lo habían devuelto, que como han pasado más de dos meses.... Me ha parecido de un impresentable mayúsculo. Que no he ido a recogerlo por el estado de alarma, por mi seguridad y por la seguridad de sus trabajadores, no por gusto. En cambio, el resto de empresas de paquetería, incluso correos express, trabajando a destajo. ¿Y ahora quien me reintegra el pago de mi compra, que ya doy por perdida? ¿Me devuelven los gastos de envío, puesto que es un servicio que no han realizado?

Puntuación 9
#1
Hoy no
A Favor
En Contra

No se puede sorber y soplar. Si no vendes paraguas cuando llueve no los vas a vender ahora en verano, no?

Como ex-cliente de paquetería de esta empresa debo decir que peor es difícil hacer las cosas cuando la situación lo que requería era incluso el refuerzo de la actividad y no reducirla a la 1/4 parte. Es de cajón, a pesar de lo que los sindicalistas, que no perderán su trabajo, puedan argumentar.

Ese trozo de tarta enseguida ha sido ocupado por empresas privadas de mayor o menor envergadura que han cumplido con suficiencia su cometido atendiendo en tiempo y forma.

Ademas las reclamaciones a Correos por increíble que parezca caen en saco totalmente roto escudados en el coronavirus para no asumir su ineficiencia.

Será difícil volver a contar con la confianza de clientes que nos hemos sentido maltratados y lo siento por las personas a las que veía la cara todos los días pero deberían exigir responsabilidades , porque hay motivos sobrados, a los que han llevado a esta empresa, que buscaba ser autónoma económicamente, pero vemos que no es posible. Para rivalizar con el sector privado hay que ser mucho mas eficientes.

Puntuación 8
#2
El dedocretazo.
A Favor
En Contra

Creo que el Presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, es un cargo político puesto a dedo por el Gobierno de Sánchez. No digo más.

Puntuación 9
#3
Sean
A Favor
En Contra

Dejaron de trabajar y el resto de empresas de transporte ha hecho el servicio que dejaron de prestar, por lo que el pastel está mejor distribuido y mientras estaban en casa por no tener un plan, las demás empresas de transporte y mensajería han hecho el trabajo captando a clientes importantes que trabajaban con Correos y que acabaron hartos de esperar.

Ahora a llorar a la esquina y a los sindicalistas.

Puntuación 7
#4
Julia
A Favor
En Contra

El resto de las empresas trabajando y estos en casa viendo películas. El resto de funcionarios sigue en casa. Yo me pregunto: si no sirven para nada, para que les pagamos

Puntuación 6
#5
Hacednos un favor y cerrad Correos
A Favor
En Contra

Hoy estoy de enhorabuena, me acaban de entregar un paquete pedido el 19 de enero. A sus ya habituales demoras y "extravíos" se ha sumado el virus.

Lo que dicen en otro mensaje es verdad, por no ir con un niño pequeño a correos y esperar un mes, me devolvieron un paquete cuando me habían dicho que no devolverían ningún paquete mientras durara el estado de alarma.

Pronto veremos 100 franquicias nuevas de MegaChina con los paquetes que están robando.

Puntuación 3
#6
Incrédulo
A Favor
En Contra

No pasa nada, ya subirán impuestos para insuflarles dinero para que se mantengan. Viven en el mundo de yupi. En cambio las mensajerías privadas las pasarán canutas, y sin papá Estado para mantenerlas.

Puntuación 2
#7