Empresas y finanzas

Abengoa se topa con la negativa de los acreedores a la nueva financiación

  • Acordó en febrero con un grupo de inversores una inyección de 50 millones
  • El arbitraje contra España servía como garantía con un reparto más favorable para la empresa
Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa

Abengoa se ha topado con la negativa de sus acreedores a la nueva financiación por un importe de 50 millones de euros que había pactado en febrero con un grupo de inversores. Ahora, la compañía seguirá buscando soluciones alternativas para obtener más liquidez. La idea es plantear una nueva propuesta para lograr el visto bueno de los acreedores, según indican fuentes conocedoras de los planes de la ingeniería.

La compañía solicitó el 17 de febrero el consentimiento de los fondos y entidades que participaron en las últimas reestructuraciones y fijó el 9 de marzo como la fecha para lograrlo, pero ha ido posponiendo los plazos en un contexto en el que la crisis del coronavirus lo ha dificultado aún más. En las juntas de acreedores celebradas en los últimos días el grupo no ha logrado las mayorías necesarias. El acuerdo otorgaba una prevalencia en el cobro de la deuda a los nuevos inversores respecto a los acreedores antiguos.

Abengoa requirió a sus acreedores la dispensa para poder enduedarse con 50 millones más, una liquidez que la compañía necesita para gastos corrientes y para impulsar proyectos en el mundo. La ingeniería sevillana acaba además de anunciar la aplicación de diversos ajustes temporales tanto en España, con una afectación del 30% de la plantilla, como en el exterior, del 15%, como consecuencia de los efectos de la crisis del coronavirus. Asimismo, revisará su Plan de Viabilidad.

El acuerdo con los inversores implica, asimismo, la ruptura del acuerdo alcanzado en septiembre de 2019 para monetizar el arbitraje que tiene abierto a través de CSP Equity Investments contra España por el recorte de las primas a las energías renovables en la Cámara de Comercio de Estocolmo.

Este pleito formará parte del paquete de garantías de la nueva financiación y se reestructuran los derechos de cobro sobre el mismo

Este pleito formará parte del paquete de garantías de la nueva financiación y se reestructuran los derechos de cobro sobre el mismo. El acuerdo de septiembre pasado suponía que la venta a un grupo de fondos de una participación en los derechos de crédito que pudieran surgir en favor de CSP a cambio de un precio inicial de hasta 75 millones de euros así como una cantidad adicional, una vez cubiertos los costes de los inversores, cuyo porcentaje dependerá del importe reconocido y cobrado del arbitraje.

Ahora, en el nuevo acuerdo, Abenewco 1, filial de Abengoa, cobraría los 50 primeros millones, mientras que los segundos 50 millones se destinarían al pago de la nueva deuda. Cualquier exceso por encima de los 100 millones y hasta 200 millones, corresponderá en un 65% a Abengoa y en un 35% a los inversores, y todo lo que supere los 200 millones en un 80% para la ingeniería y un 20% para los nuevos financiadores. Abengoa reclama más de 800 millones sin intereses.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.