Empresas y finanzas

El automóvil suma más de 60.000 despidos y 17 plantas cerradas

  • La falta de suministro y las medidas preventivas provocan un parón en el sector
  • Las matriculaciones cayeron un 20,8% de forma interanual
Imagen de una fábrica de coches. Foto: REUTERS

El brote de coronavirus se ha cebado con el sector de la automoción. A las cifras de producción hasta el estallido del brote, planas hasta enero, se ha sumado la paralización total de las factorías españolas debido al estado de alarma decretado por el Gobierno por la pandemia.

Esta medida afecta a las 17 factorías ubicadas en España y a sus más de 60.000 trabajadores. Y es que el estado de alarma también ha provocado un cierre de las fronteras terrestres y el confinamiento de los ciudadanos, lo que impedía el correcto funcionamiento de los centros productivos. Así, la falta de suministro y las medidas de prevención que han aplicado las distintas firmas automovilísticas ha provocado un parón total en el que es el noveno productor mundial de vehículos y el segundo de Europa, según datos de la Organización Mundial de Constructores de Automóviles.

Los Erte de las marcas

La empresa más numerosa y que más Erte ha llevado a cabo ha sido Seat, perteneciente al grupo Volkswagen, que, de momento, ha pactado con los sindicatos la rescisión del contrato de 10.500 trabajadores de su planta de Martorell, Barcelona y El Prat, donde se ensamblan los modelos León, Ibiza, Arona y Audi A1. La compañía prevé aplicar el Erte a sus 14.812 empleados.

Por otro lado, el consorcio galo Renault ha decidido parar su actividad industrial en sus plantas de Palencia, Valladolid y Sevilla, al tiempo que ha previsto un Erte para sus 10.000 trabajadores para el periodo que dure el estado de alarma.

Ford, por su parte, ha suspendido la actividad de todas sus plantas en Europa. Esta medida afecta a la factoría valenciana de Almussafes, cuyos 7.400 trabajadores serán despedidos a través de un Erte, que se prolongará en función de cómo avance la crisis del coronavirus.

La alemana Volkswagen también ha aplicado un Erte a toda la plantilla (4.800 trabajadores) de la factoría navarra de Landaben, mientras que Iveco ha llevado ha llevado a cabo un Erte para los 3.300 empleados de sus plantas de Madrid y Valladolid.

A la espera de conocerse cómo quedan los Erte que aplicarán el consorcio galo PSA, que en España tiene más de 14.000 trabajadores; el de Nissan en la factoría barcelonesa de la Zona Franca, donde emplea a más de 2.000 trabajadores; y el de Mercedes-Benz en la planta de Vitoria, con 5.000 empleados.

Además, el conglomerado italoamericano FCA (Fiat-Chrysler) ha anunciado la suspensión de actividad en seis plantas italianas, una polaca y otra en Serbia.

Incertidumbre en el sector

Por otro lado, fuentes del sector de la automoción señalan a elEconomista que, a día de hoy, "es difícil contabilizar el impacto que va a tener el parón productivo en la producción de vehículos".

El inicio, desde luego, no es prometedor. En los primeros 16 días del mes de marzo las matriculaciones de vehículos cayeron un 20,8% en tasa interanual, hasta totalizar 31.699 unidades. Por canales, el de las alquiladoras era el que registraba una mayor caída, del 42,3% menos en comparación con el mismo mes de 2019, hasta los 7.665 vehículos matriculados. Además, el canal de particulares y el de empresas registraban sendas caídas en las ventas de vehículos nuevos, con descensos del 13,2 y del 7,2%, respectivamente.

Además, desde la patronal de los concesionarios revelan a elEconomista que este confinamiento puede suponer una caída en las ventas de vehículos nuevos del 80% en un mes, mientras que en la posventa sería del 60%.

Industria auxiliar

Desde la industria auxiliar se asegura que hoy es "difícil" cuantificar el impacto económico que tendrá el sector de los componentes de automoción. Asimismo, revelan que hay empresas que continúan sus actividades con normalidad, gracias al stock que tienen acumulado.

En cuanto a las aseguradoras, fuentes del sector consultadas por elEconomista confían en que el impacto no sea extremadamente elevado, pues en principio no tiene por qué haber bajas de pólizas durante este tiempo en el que los coches de los españoles permanecerán guardados. "Sí es cierto que un coche nuevo generalmente se asocia a una póliza más completa y, por lo tanto, al bajar las ventas de forma drástica se perderá el volumen de negocio asociado a ello", destacan.

Alquiladoras

Otro de los sectores afectados por el confinamiento ante el brote de coronavirus es el de las alquiladoras. El presidente de la Feneval, Juan Luis Barahona, explica a elEconomista que el impacto en el sector va a ser "muy grande". Por su parte, el director corporativo de Aneval, que agrupa a las cinco grandes empresas del rent-a-car y que forma parte de Feneval, José Luis Sanz, asegura a este medio que "la demanda de alquiler de vehículos ha caído drásticamente".

Más optimista se ha mostrado el presidente de la Asociación Española de Renting (AER), Agustín García, que en declaraciones a este diario ha asegurado que "2020 no es un año perdido, sino con interrogantes, pues el renting seguirá siendo uno de los mejores aliados de los fabricantes de vehículos".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.