Empresas y finanzas

Eroski abre el capital de sus filiales para reducir deuda y cumplir con la banca

  • El grupo vasco tiene una deuda de 1.540 millones, que logró refinanciar
Cartel de Eroski.

Eroski ha puesto en marcha un plan de reestructuración societaria para cumplir con la banca acreedora. La compañía de distribución vasca ha contratado a PwC para buscar socios que entren en el capital de las filiales. Fuentes oficiales de la compañía admiten, en este sentido, que el trabajo que está realizando esta firma consiste en "la prospección de alternativas para llevar a cabo operaciones corporativas que apoyen la estrategia del grupo y permiten dar cumplimiento a las obligaciones adquiridas en el marco del acuerdo de refinanciación". Concretamente, según estas fuentes, "en la actualidad se está trabajando en la búsqueda de posibles interesados para la entrada de algún socio en alguno de los negocios del grupo", sin especificar en cuál de ellos.

Eroski mantiene, en este sentido, que es esto presicamente lo que se está haciendo con Caprabo y con el negocio en Baleares, la búsqueda de socios. No obstante, PwC ha empezado a plantear ya la venta de la filial catalana y el negocio insular bien en conjunto, o bien en bloques separados a distintas empresas. A la espera de la elaboración del cuaderno de venta, compañías como Bonpreu o Consum, además de Aldi y Condis, se han interesado por el negocio.

El importe de la operación ronda los 350 millones de euros, lo que supondría minusvalías muy importantes para el grupo cooperativo vasco. Y es que, aunque el tamaño de Caprabo se ha ido reduciendo con el paso de los años, Eroski adquirió la firma en 2007 por un importe que se elevó finalmente a unos 1.600 millones de euros.

El grupo que preside Agustín Markaide suma un total de 1.600 tiendas en España entre todas sus marcas y formatos, de los que 325 pertenecen a Caprabo. Con una deuda total de 1.540 millones, la compañía firmó el año un acuerdo de refinanciación con la banca acreedora, que le dio oxígeno, pero que le obliga a seguir acometiendo desinversiones.

Tras la reestructuración, el pasivo se dividió en dos tramos: uno de unos 1.000 millones, amortizable, por el que paga el euribor más un diferencial del 2,5% y otro tramo bullet por unos 540 millones con un tipo de interés máximo del 0,5%.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin