Empresas y finanzas

Béjar da marcha atrás, retira la demanda por despido de BBVA y cobrará 1,7 millones

  • Deberá devolver 910.000 euros al banco si es condenado por el espionaje
  • El exdirectivo recibirá 70.800 euros al mes a lo largo de un año
  • No podrá trabajar en un actividad similar a la de la entidad en dos años
El expresidente de Distrito Castellana Norte, Antonio Béjar.

Antonio Béjar, exjefe de Riesgos e Inmobiliario de BBVA y expresidente de Distrito Castellana Norte (DCN) en su última etapa, retira su demanda por despido improcedente contra el banco. Béjar es uno de los pocos ya exdirectivos del banco imputado en la trama de espionaje del excomisario José Manuel Villarejo que ha mostrado desde el principio su predisposición a colaborar con la Justicia, aportando documentos a la causa. Precisamente, tras conocerse el pasado 26 de julio que el entonces presidente de Distrito Castellana Norte (DCN) estaba dispuesto a ayudar en la investigación, el banco le cesó de la presidencia de su filial.

Tras su salida de DCN, Béjar tenía la opción de incorporarse de nuevo a la entidad como empleado, aunque el banco rechazó su reincorporación y por tanto, éste demandó a la entidad hace tres meses por despido improcedente. Según el acta de conciliación al que ha tenido acceso este diario el exdirectivo recibirá una compensación bruta de 1,7 millones de euros del banco que se abonará prorrateada en 24 meses a razón de 70.833 euros brutos, previa reducción del IRPF. El primer pago de la compensación será el 25 de marzo de este año y el último en febrero de 2022.

A cambio Béjar aceptará no realizar ninguna actividad en dos años relacionada con el ámbito de competencia de la entidad bancaria o de la filial DCN. De los 1,7 millones que recibirá el exdirectivo, consolidará 890.000 euros brutos y deberá reintegrar otros 910.000 euros al banco en el caso de que sea condenado por sentencia firme a más de un año de cárcel en el caso Villarejo.

Además, en el caso de incumplimiento de la actividad de no competencia, Béjar deberá de devolver a BBVA el dinero mensualmente ingresado y el banco dejará de abonárselo. Por otro lado, el préstamo que tiene Béjar para su vivienda se reconvertirá en un plazo de dos meses en un préstamo comercial con las condiciones fijadas para exempleados.

El juicio se celebraba en la mañana de este viernes en el Juzgado de lo Social número 10 de Madrid. Sin embargo, antes de que comenzara la sesión, Béjar ha desistido de su demanda contra el banco por lo que el despido queda como procedente, según fuentes de BBVA.

La investigación interna que ha llevado a cabo BBVA sobre el caso de espionaje desde mayo de 2018, aunque reforzada en enero de 2019 con la contratación de PwC para realizar un forensic, señala, entre otros directivos y exdirectivos del banco, a Antonio Béjar como implicado en la contratación de Villarejo. De hecho, la entidad remitió al Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional varios correos electrónicos de Béjar relacionados con las comunicaciones que llevaba a cabo con miembros del equipo de las empresas del expolicía e informaciones que le hacía partícipe de los resultados de las investigaciones.

Béjar admitió ante el juez que lleva la causa, Manuel García-Castellón, que el banco contrató a Cenyt, holding empresarial del excomisario, para que investigara a clientes morosos de la entidad. Los contratos se firmaron a partir de 2009 y entre estos investigados estuvieron el constructor Fernando Martín y el expresidente de Colonial, Luis Portillo.

La investigación a ambos fue más allá de tratar de localizar sus bienes y patrimonio tanto en España como en el extranjero, también se investigó a sus familiares más cercanos como pareja e hijos.

Apunta a 'FG'

El expresidente de DCN admitió en las distintas declaraciones que ha hecho ante el juez para ayudar en la investigación que el expresidente del banco, Francisco González, propició las contrataciones irregulares de las empresas de Villarejo. Según Béjar, si éste no hubiera dado manga ancha para hacerlo, no se podrían haber saltado tantos controles del banco.

Concretamente, Béjar aseguró que se saltaron controles en la contratación como los procesos de homologación y filtrado de los proveedores. "Si no se hizo así es porque tenían autorización del presidente (entonces Francisco González) para hacerlo sin control", señaló en su declaración. También aseguró que falló el servicio jurídico del banco y auditoría interna. "Si auditoría interna, en 13 o 14 años nunca verificó que se ha hecho bien, si no existe un informe de auditoría interna de una firma que trabajó para el banco durante 13 o 14 años, es porque alguien le ha dicho que no haga ningún informe", señaló en el testimonio al que ha tenido acceso este diario.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin