Empresas y finanzas

Villar Mir tendrá el 23% de OHL tras la fusión con la mexicana Caabsa

  • Los Amodio tomarán hasta el 35%, a cambio de 50 millones y su constructora
  • La pretensión de Villar Mir es permanecer en el accionariado como segundo inversor
Foto: Archivo

El Grupo Villar Mir (GVM) y los hermanos Amodio han llegado a un principio de acuerdo para fusionar OHL y Caabsa Infraestructuras.

El plan que está sobre la mesa contempla que los empresarios mexicanos aportarán 50 millones de euros a la constructora española y todos sus activos del negocio de construcción. A cambio, se quedarán con una participación de entre el 31% y el 35% de OHL.

Su fundador y actual primer accionista, Juan Miguel Villar Mir, diluirá su posición inicialmente del 30,6% actual hasta el entorno del 23% (entre 22,6% y 23,6% en función de los términos finales del proceso), si bien dependerá de la estructura que se utilice para la entrada de los Amodio en el capital. Su pretensión es permanecer en el accionariado de OHL como segundo inversor. Ahora bien, en función de la evolución de la cotización y del desarrollo de otras desinversiones que tiene en marcha para hacer frente a sus deudas podría hacer caja y rebajar su participación, según indican fuentes conocedoras del proceso.

El éxito de la operación y sus términos finales están supeditados al resultado de la auditoría

La potencial fusión, adelantada por elEconomista, requerirá la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para que los Amodio no tengan que lanzar una oferta pública de adquisición (opa). Asimismo, el éxito de la operación y sus términos finales están supeditados al resultado de la auditoría y la valoración del negocio de construcción de Caabsa.

La participación de los inversores mexicanos, de entre el 31% y 35%, dependerá precisamente de la aportación de Caabsa a OHL en ingresos, ebitda (resultado bruto de explotación) y contratos. La familia Amodio prevé integrar en una sociedad sus negocios de construcción y otras firmas vinculadas con esta actividad dedicadas a la maquinaria de obra pública, prefabricados y cemento. Este nuevo vehículo será el que se sumará a OHL.

La constructora aumentaría su tamaño y añadiría 4.000 personas a su plantilla

Según fuentes próximas a los inversores aztecas, su negocio de construcción generó en torno a 30 millones de euros de ebitda en promedio durante los últimos tres años, con márgenes operativos de doble dígito. Representa aproximadamente un tercio de OHL, de acuerdo con las mismas fuentes.

La constructora española incrementará así significativamente su tamaño (también en plantilla, ya que añadirá cerca de 4.000 trabajadores a los más de 18.000 que tiene en la actualidad), al tiempo que mejorará su situación financiera por la aportación de 50 millones. Del mismo modo, se le abrirán nuevas oportunidades en Centroamérica y, sobre todo, México, otrora el mayor mercado de OHL.

Uno de los aspectos más valiosos para la empresa presidida por Juan Villar-Mir es la capacidad adicional para obtener avales que le aportará la fusión con Caabsa, una cuestión vital para impulsar la contratación. El pool de bancos crecerá, lo que facilitará ampliar el volumen de los avales, fijado ahora en 315 millones, y su plazo. Se trata, de cualquier modo, de una cuestión más cualitativa, por la renovada confianza en la constructora, que cuantitativa.

Aún queda por resolver lo relativo a la deuda de Pacadar, pero habrá varias opciones sobre la mesa

Los Villar Mir, por su parte, no recibirán directamente dinero, como sí ocurría en el planteamiento anterior por el que se acometería una ampliación del 20% del capital de OHL y los Amodio adquirirían la mitad de la participación de GVM hasta el límite del 30%. Ahora bien, en el nuevo escenario, el holding familiar español podrá conservar una posición mucho más relevante en la constructora (alrededor del 23% frente al 15%), con la expectativa, además, de que la acción se revalorizará.

Una situación por resolver es la relativa a la deuda de Pacadar, empresa especializada en prefabricados de hormigón de Villar Mir, con OHL. Asciende a 117 millones de euros, de los que 30 millones corresponden a deuda comercial. El grupo tiene que saldarla antes de septiembre de este año. Ahora bien, con la positiva evolución operativa de la sociedad y la operación con Caabsa, que cuenta con actividades complementarias en países como Panamá, se abren nuevas opciones.

Futuro presidente

La estructura directiva está aún por definir, pero es previsible que los Amodio asuman funciones muy relevantes en los órganos de gobierno de la empresa En el consejo de administración habrá una combinación de representantes de Caabsa y GVM e independientes. No se prevén, asimismo, ajustes de personal.

El inicio de las negociaciones con los Amodio se remonta al mes de junio pasado. Al frente del proceso ha estado Javier López Madrid, consejero delegado de GVM y yerno de Villar Mir, junto con José Antonio Fernández Gallar, consejero delegado de OHL. A la operación, de fructificar, aún le restan varios meses, toda vez que ahora enfrenta la auditoría de las cuentas de Caabsa y con posterioridad las autorizaciones pertinentes de CNMV y Competencia. OHL tiene a JP Morgan como asesor financiero y Linklaters y Allen & Overy en la parte legal, mientras que los Amodio cuentan con BBVA y Pérez Llorca.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0