Empresas y finanzas

El Banco de España alerta sobre la concesión de créditos imprudentes

  • Advierte que no todas las entidades pueden resistir una crisis profunda

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido hoy de que no todas las entidades de nuestro país han mejorado su capacidad de resistencia ante una mayor crisis de la prevista. El máximo responsable del supervisor nacional ha destacado en una jornadas organizadas por el IESE que, aunque en términos generales el sector "ha mejorado" existe "una heterogeneidad entre entidades".

De Cos ha recalcado por ello que la banca debe profundizar en sus planes de aumento de la concesión del crédito solvente, de diversificación de generación de recursos, de reducción de los activos improductivos y de ajuste de los costes.

A modo ilustrativo, ha remarcado que sólo con una disminución de la morosidad y de las provisiones de deterioro a niveles anteriores a la crisis de 2008 y de una eficiencia operativa similar a la de entonces, la banca podría obtener unos resultado de unos 5.000 millones adicionales, que serían suficientes para colocar su rentabilidad por encima de las exigencias de los mercados. Esta se limita al 6% frente al 8-10% que exigen los inversores y del 11% que ya tienen los competidores estadounidenses.

Por ello, ha insistido en su petición de que fomenten la venta de activos deteriorados y que reduzcan sus gastos. Hay que tener en cuenta que el nivel de eficiencia ha empeorado en los últimos años y se sitúa en el 56%, mientras que hace un decenio este parámetro se encontraba en el 43 por ciento. Además, la merma de dudosos y adjudicados apenas ha caído en 5.000 millones en la gran banca.

Para De Cos uno de los retos a los retos a los que se enfrentan las entidades, además de la transformación digital y la situación de tipos negativos alargada, es la coyuntura macroeconómica. En los últimos trimestres ha habido un empeoramiento de las condiciones y de las perspectivas futuras sobre el crecimiento del PIB y de la inflación en la zona euro y, también en España.

El gobernador, en este escenario complejo, ha instado a las entidades a no relajarse y mantener la prudencia sobre sus riesgos, evitando así tentaciones del pasado para ser más rentables y resistentes. En este sentido ha reclamado una adecuación de ls precios de las hipotecas a los riesgos de los clientes después de observar una relajación en las condiciones de algunos colectivos y también en los préstamos al consumo. "Las condiciones en las que se conceden estos créditos son un elemento básico para determinar su morosidad futura", ha indicado De Cos, ya que los tipos de interés bajos por más largo tiempo pueden generar mayores incentivos en la toma de riesgos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Incrédulo
A Favor
En Contra

La ralentización del endeudamiento está motivada en la incertidumbre, y en el recuerdo de lo mal que se pasó después de 2008.

La incertidumbre es lo peor que hay para el crecimiento. En España está subiendo el ahorro, y este es fundamental para la inversión. Lo que ocurre es que nadie quiere invertir. Hay aversión al riesgo. Y parte de la culpa la tienen los políticos que tenemos y la inseguridad que generan. Si a ello le unimos un posible Gobierno que tiene dentro a miembros que odian el capitalismo y el mercado. Mal va este país.

Puntuación 7
#1
nicaso
A Favor
En Contra

Mientras el tipo de interés esté como está no hay rentabilidad que valga y de esto la banca no tiene la culpa. La morosidad es el riesgo que tiene la concesión de créditos y a priori es difícil saber quien no te va a pagar. La disminución de costes como no despidan a todos sus empleados no sé como la conseguirían. En fin, desde fuera que bien se gobierna.

Puntuación 6
#2