Empresas y finanzas

Kutxabank, la entidad con el mayor nivel de solvencia de España

  • La EBA pide cerrar oficinas y ajustar costes para ganar rentabilidad
Sucursal de Kutxabank.

Los reguladores llevan tiempo instando a las entidades españolas a mejorar sus niveles de solvencia, ya que estos están situados a la cola del Viejo Continente. Los datos presentados este viernes por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) ponen de manifiesto tal realidad, pero Kutxabank es el único de grupo financiero de nuestro país que escapa de esta situación con parámetros de capital por encima de la media.

En concreto, la entidad de origen vasco tiene un ratio CET1 fully loaded a junio de este ejercicio del 16,1%. Un hecho que Kutxabank no ha querido desaprovechar para destacar en un comunicado que "por quinto año consecutivo" se mantenía como el banco más solvente del territorio nacional. Además, la firma que preside Gregorio Villalabeitia explica que, de haberse computado en las cifras aportadas por la EBA los resultados del primer semestre, su solvencia sería superior, de un 11,35%.

En un momento de desaceleración económica el capital es fundamental para el sector, ya que con estas reservas se pueden afrontar los contratiempos de una subida acelerada de los impagos y los ajustes por depreciación de activos. Por ello, el BCE ha reclamado que el sistema tenga como poco un 12% de CET1, un umbral que no todas las entidades españolas alcanzan. En concreto, la mitad de los doce principales grupos analizados en el ejercicio de transparencia de la EBA tienen un ratio de solvencia inferior. Todos ellos, eso sí, cuentan con planes para ir incrementándolo en los próximos años.

En concreto, Sabadell, el Santander, Ibercaja, Bankinter, BBVA y CaixaBank deben ir mejorando este parámetro, al situarse por debajo del nivel exigido por las autoridades. Según los datos de la EBA, el Santander tiene una solvencia del 11,06%; el Sabadell, un 11,1%; Ibercaja, un 11,22%; Bankinter, un 11,48%; BBVA, un 11,52%; y CaixaBank, un 11, 55%.

El resto cuenta con un capital de entre el 12 y el 13%, salvo Bankia, que dispone de un ratio del 13,22%. El objetivo que persigue la entidad nacionalizada es repartir el exceso sobre el exigido entre sus accionistas mediante un dividendo extraordinario con el fin de devolver parte de las ayudas públicas. La intención de Bankia es haber distribuido 2.500 millones de euros entre sus socios -el Estado controla el 62 por ciento- con la aportación ordinaria y una o varias extraordinarias entre los ejercicios 2018 y 2020.

Cierre de sucursales

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) enfoca en el recorte de gastos la gran solución de las entidades financieras europeas para ganar rentabilidad ante la falta de catalizadores en el horizonte que la impulse. El presidente de la EBA, José Manuel Campa, ya abogado por este mensaje en ocasiones anteriores. En el actual escenario de tipos de interés negativos y sin plazo cercano para su subida, el organismo asegura que los grupos financieros deben realizar una "cuidadosa la gestión de los gastos de explotación", práctica "esencial para capear un ambiente desafiante de rentabilidad". Según la institución que preside el español José Manuel Campa, los bancos necesitan concentrarse en su gastos de funcionamiento, incluyendo, por ejemplo, una posible reorganización de sus redes de sucursales, en referencia a la necesidad de cierre de parte de la red, con el fin de evitar una mayor erosión de la rentabilidad.

Además, de la contención y reducción de gastos, la EBA señala que son necesarias las operaciones de fusiones y adquisiciones, así como que salgan del mercado, "de forma ordenada", los bancos que no alcanzan un nivel sostenible de rentabilidad. No obstante, alerta de que las consolidaciones no deben dar lugar a una asunción indebida de riesgos ni a una concentración excesiva en determinadas actividades.

Por otro lado, la autoridad europea también enfoca su preocupación en los riesgos tecnológicos y el aumento de casos de lavado de dinero y financiación del terrorismo. Los ciberataques y las filtraciones de datos representan una gran inquietud para los bancos. Además, señala que los escándalos por blanqueo pueden implicar riesgos por la vía de los costes legales y por el de la reputación.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
Monfer
A Favor
En Contra

El banco Santander ya tiene preparado el cierre de 5000 oficinas en España

2 años y al pozo.

Puntuación 2
#1
Gapbi
A Favor
En Contra

BBK=cero servicios al cliente, viven de robar a la gente, particularmente a la gente mayor. Cobran por absolutamente todo.

Puntuación 0
#2
Desesperados
A Favor
En Contra

Gabpi. Trabajas en la competencia y no sabes que hacer? Yo soy cliente y no pago comisiones. Y si pagas será porque no eres cliente, si no usuario.

Puntuación 2
#3