Empresas y finanzas

Villar Mir liquida todos sus derivados en OHL antes de vender a Amodio

  • Su participación en la constructora cae a su nivel más bajo desde 1999
Juan Miguel Villar Mir. Foto: Archivo

El Grupo Villar Mir (GVM) ha liquidado todos los derivados en OHL. El holding que preside Juan Miguel Villar Mir ha limitado, de este modo, su participación en la constructora al 30,64%. Este porcentaje lo ostenta de manera directa y se verá reducido sensiblemente si fructifican las negociaciones que mantiene abiertas con la familia mexicana Amodio, que quiere entrar en el capital de la compañía y relevar al fundador de la constructora como su primer accionista.

El pasado 30 de octubre venció el último derivado que GVM, a través de su filial de Espacio Activos Financieros, mantenía vivo en OHL, por más de 2,8 millones de acciones, equivalentes al 0,99% del capital de la constructora. Con ello, el holding familiar ha rebajado su posición del 31,98% al 30,64%, que controla en su totalidad de manera directa. También en octubre liquidó otro paquete por el 0,34%.

Villar Mir zanja así sus derivados (bajo la modalidad de collar equity swap) en OHL, una fórmula a través de que la en la última década ha mantenido parte de sus acciones en la constructora y en otras participadas como Abertis. Hace cuatro años, en el marco de la ampliación de capital de 1.000 millones de euros de OHL, GVM suscribió parcipalmente el aumento con estos instrumentos financieros y vendió también derechos por más del 8% al fondo monegasco Tyrus que dos años después recompró.

Antes de la ampliación GVM sumaba cerca del 60% de la compañía. Más del 7% estaba ligado a derivados con el Banco Santander, Natixis y Société Générale, que son los que han ido venciendo desde julio de 2018. Con anterioridad tambien tuvo este tipo de instrumentos con otras entidades como Royal Bank of Scotland (RBS) y Bankia (Caja Madrid).

Villar Mir ha situado así su participación en OHL en el nivel más bajo desde que el empresario fundara la compañía en 1999 fruto de la fusión de Obrascón, Huarte y Laín. Y lo hará aún más en los próximos meses si fructifican las negociaciones con la familia Amodio, dueños de la constructora mexicana Caabsa, para traspasarles cerca de la mitad de sus acciones.

Al límite de la opa

Los inversores aztecas pretenden tomar más del 29% de la compañía y quedarse por debajo del límite del 30% que obliga a lanzar una oferta pública de adquisición (opa). Además de la compra directa al actual primer accionista, negocia suscribir una ampliación de OHL por hasta el 20% del capital.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.