Empresas y finanzas

Vivendi llevará ante la justicia la fusión de Mediaset, que "sólo favorece" a Berlusconi

  • Mediaset aprueba la fusión tras prohibir votar al fideicomiso con el 19,9% de Vivendi
  • El grupo de Bolloré vota en contra y denuncia que la Junta "es ilegal"
  • La española da el visto bueno a la operación ante las criticas de los minoritarios
Antena de Mediaset Italia

Mediaset Italia ha aprobado la fusión con su filial española en Holanda con la oposición de Vivendi. El veto del grupo francés no ha servido para bloquear la operación puesto que la junta directiva de la cadena italiana no ha permitido votar a Simon Fiduciaria, el fideicomiso que tiene el 19,9% las acciones Vivendi desde que la autoridad de la competencia italiana le obligara a dividir su participación para evitar dominio de mercado (Vivendi tiene el 23% Italia Telecom).

Así, el grupo de medios de la familia Bolloré sólo ha podido votar con el 9,9% que ostenta directamente y únicamente después de que un tribunal de Milán obligara a Mediaset a dejarle participar en la Junta Extraordinaria (el grupo francés está vetado desde abril por "comportamiento desleal").

La guerra entre la familia Berlusconi y los Bolloré sólo acaba de empezar. El grupo de medios recurrirá la fusión

Pese a que el nacimiento de MFE está cada vez más cerca de ser una realidad (en España también se ha aprobado), la guerra entre la familia Berlusconi y los Bolloré sólo acaba de empezar. El grupo de medios francés ya ha anunciado oficialmente que recurrirá ante la justicia la fusión y la Junta de Accionistas por no permitir votar a Simon Fiduciaria y porque la operación "solo beneficia a Fininvest", la compañía a través de la que la familia del ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ostenta el 44 por ciento de las acciones de Mediaset Italia.

"Vivendi utilizará todos los recursos legales disponibles en todos los países y jurisdicciones para cuestionar la legalidad de la nueva entidad propuesta, de conformidad con las leyes nacionales y europeas", anuncia la compañía francesa en un comunicado.

"Mediaset no tiene en cuenta ni los derechos más básicos de los accionistas. Su único objetivo es favorecer a Fininvest"

En este punto, asegura que la Junta Extraordinaria celebrada esta mañana en Italia "es ilegal" ya que impidió que votara Simón Fiduciaria "basándose en una interpretación de la ley de medios italiana contraria al Tratado de la Unión Europea". "Mediaset no tiene en cuenta ni los derechos más básicos de los accionistas ni los principios de gobierno corporativo, su único objetivo es favorecer a Fininvest sin siquiera reconocer una prima para los accionistas minoritarios. A través de sus muchas decisiones ilegales, la cúpula de Mediaset ha colocado a la compañía en una situación de inseguridad jurídica", sentencia la compañía en el comunicado.

Y es que, tal y como ha denunciado la firma de Bolloré, solo busca reforzar el poder de la familia Berlusconi y perjudicar a Vivendi y a los accionistas minoritarios.

No en vano, tras la fusión, Fininvest, el grupo del ex primer ministro italiano, tendrá el 47,8% de los derechos de voto con el 35,3% de las acciones, mientras que Vivendi ostentará el 10,4% con el 7,6% de los títulos. A su vez, la firma ha creado un sistema de "lealtad" para dar más derechos de voto a los accionistas que más años se queden en el capital, lo que beneficia a Berlusconi.

Críticas de los minoritarios

En España, algunos accionistas minoritarios de Mediaset han votado en contra de la fusión  aunque eso no ha implicado que la operación se trunque puesto que la familia Berlusconi tiene el 50,2% de las acciones. Así, durante la Junta algunos propietarios han criticado que la fusión sólo "busca perjudicar a los accionistas minoritarios" mientras que otros han señalado que, pese a que la operación es necesaria, quieren reservarse el derecho a retirarse puesto que las acciones cotizan por debajo del precio de compra obligatorio.

"Mediaset no ha obtenido casi ningún voto a favor de la fusión de MediaForEurope más allá de Fininvest y la familia Berlusconi"

En este línea, un portavoz Vivendi ha señalado que la fusión no ha recibido el respaldo de ningún minoritaiario en ninguno de los dos países: "Mediaset no ha obtenido casi ningún voto a favor de la fusión de MediaForEurope más allá de Fininvest y la familia Berlusconi. Los accionistas institucionales han rechazado ampliamente este acuerdo que penaliza a todos los accionistas minoritarios y sirve sólo para consolidar el control de Fininvest". Desde la filial española asegura que las críticas del francés esconden el deseo de la compañía por hacerse con el control de la italiana.

Tras la aprobación de la fusión tanto en España como en Italia, los accionistas que han votado en contra o se han abstenido (una opción solo válida en el país de la bota) tienen quince días para ejercer su derecho de separación. O lo que es lo mismos: salir del capital de las cadenas y que éstas les paguen por cada título 6,54 euros en el caso de España y 2,77 euros en el de Italia.

Berlusconi aseguró en julio que esperaba que Vevendi no se quedara en el capital de MFE, la nueva Mediaset con sede en Holanda, y que ejerza su derecho de retiro, algo que todavía no ha decidido hacer. "Vivendi puede ejercer su derecho de desistimiento pero no comentamos lo que hará", asegura la firma gala a este diario. Por su parte, Mediaset Italia ha asegurado hoy que no cree que su segundo accionista vaya a dejar el grupo por la fusión. Si lo hiciera, la familia Berlusconi se vería obligada a buscar un tercer socio que compre las acciones o a desembolsar unos 923 millones por el 29,9% que posee Vivendi, tanto directamente como a través de Mediaset. También lo podría comprar otro accionista actual pero todos son muy pequeños y principalmente bancos. 

"Las críticas de Vivendi esconden su interés en hacerse con el control de Mediaset"

Una de las condiciones suspensivas de la operación recoge que el monto que la compañía tenga que pagar en efectivo por los derechos de separación no puede superar los 180 millones. Mediaset tiene una puerta abierta a renunciar a esta condición para salvar la fusión con la que busca convertirse en un gigante paneuropeo del entretenimiento y seguir creciendo a base de compras.

"Se espera que se sumen otros grupos en el futuro y por ello se ha optado por poner la sede en Holanda aunque seguirá cotizando en Milán y Madrid", asegura en esta línea los consejero españoles. Su objetivo es ganar peso y potencia para competir con los gigantes norteamericanos como Apple, Netflix o Disney y entrar en la tele de pago. Un mercado en el que la filial española ya ha empezado a operar a través de Mitele Plus.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.