Empresas y finanzas

BBVA rompe el mercado con la hipoteca más barata a tipos fijos

  • Ofrece créditos con un interés del 1,74%, casi tan bajo como los préstamos variables
Una sucursal de BBVA. Foto: Archivo.

BBVA ha decidido romper el mercado hipotecario para captar clientes y ha reducido el precio de los créditos a tipo fijo considerablemente, hasta situar los intereses en el 1,74% TAE. Esta tasa es casi tan baja a la que reclama el propio banco por un préstamo variable (vinculado a la evolución del euribor), una circunstancia inédita hasta la fecha en todo el sistema financiero

El movimiento del banco que preside Carlos Torres se produce en un momento de ralentización de la actividad y después de la entrada en vigor de la reforma legal con la que el sector vaticinaba un encarecimiento generalizado de estos productos. El importe de las nuevas operaciones hipotecarias en junio se desplomó más de un 20%.

Asimismo, la iniciativa supone un contraataque al Santander, que ha puesto en marcha una campaña con la que regala televisores con sus préstamos a tipos fijos y el primer paso en la guerra comercial que se avecina para otoño.


Con el recorte aplicado, de 30 puntos básicos, BBVA coloca el precio de su hipoteca a precios fijos por debajo de las que hasta ahora eran los más atractivos, los de las entidades digitales MyInvestor y Openbank. El resto del sector reclama por la financiación para inmuebles tasas superiores al 2%, por lo que el banco azul abre una brecha con la bajada con respecto a los principales actores del sistema. En algunos casos, sobrepasa el 4%, como la de CaixaBank.

Vinculación y plazo

El producto del banco azul exige vinculación para obtener el tipo más barato, como una nómina a partir de 600 euros y la contratación de varios seguros, uno de ellos de amortización del préstamos. Eso sí, con el cambio de la regulación, la entidad ofrece distintas alternativas para los clientes que no quieran tener alguno o ninguno de los complementos para obtener la máxima bonificación, en una especie de crédito a la medida, con alzas en el tipo.

Así, sin ningún tipo de vinculación -ni siquiera la domiciliación de los ingresos mensuales- la tasa que ofrece se eleva hasta el 2,489% TAE. El plazo de la hipoteca es de 15 años, pero los usuarios que quieran contar con un periodo de vencimiento superior también pueden acceder al préstamo, aunque con intereses superiores.

BBVA lanza esta ofensiva, de momento, solo en el segmento de las hipotecas fijas, ya que ha mantenido las condiciones de las variables. La entidad, como el resto del sector, pretende potenciar la contratación de este tipo de financiación, ya que con ella obtiene mayores rentabilidades, por lo menos, en los primeros años, debido a las perspectivas sobre la evolución del euribor. Este indicador se ha desplomado en los últimos meses como consecuencia de que los tipo oficiales del BCE se situarán en terreno negativo a partir de septiembre y se mantendrán durante un tiempo bajo cero para reanimar la economía.

El euribor cerrará agosto previsiblemente en el -0,35%, lo que reduce considerablemente los ingresos que logran las entidades por los créditos que están referenciados a este indicador. Precisamente, la caída del euribor está impulsando la contratación de hipotecas variables, por primer vez en mucho tiempo, a pesar de los planes de la banca.

La hipoteca variable de BBVA tiene un diferencial sobre el euribor de 0,99%, un tipo que está bonificado por la contratación de varios seguros y la nómina, por lo que el TAE alcanza el 1,56%, tan solo 18 puntos básicos por debajo del crédito fijo que acaba de rebajar.

Otras iniciativas anteriores

En otras ocasiones BBVA ha dado el primer paso para reanimar el sector, con lanzamientos de campañas agresivas. Así, por ejemplo, hace unos años intentó poner de moda otra vez los préstamos que financiaban hasta el 100% del coste de los inmuebles, pero tuvo que dar marcha atrás por las reticencias de los competidores a seguir sus pasos y a las recomendaciones del Banco de España, que no vio con buenos ojos este plan al considerarlo de riesgo para el sistema.

Por ahora, la batalla está en el segmento de las fijas, pero los expertos no descartan que debido a la demanda de los ciudadanos por las variables se traslade a estas últimas. Las entidades no pueden perder pulso comercial debido a sus necesidades de captar negocio para aumentar sus ingresos y, así, compensar el lastre de los márgenes por los tipos en negativo para ser rentables. La subgobernadora del Banco de España, Margatita Delgado, ha advertido recientemente en una entrevista en una publicación del BCE que ve difícil que el sector consiga los objetivos de rentabilidad por la política monetaria expansionista para reactivar la economía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud