Empleo

El salario medio supera los 2.000 euros por primera vez en un arranque de año

  • El coste laboral creció un 4,7% interanual en el primer trimestre del año
  • El salario medio mensual ascendió un 5,2%; en hostelería, un 67,8%
  • Sectores menos tocados por el covid recogen subidas por encima de la inflación
Foto: iStock

El coste laboral de las empresas acumula cinco trimestres consecutivos al alza tras crecer un 4,7% interanual en el primer trimestre del año para situarse en 2.729,01 euros. De las dos partidas que lo componen (coste salarial y otros costes) la correspondiente a salarios marca un hito: es la primera vez en 22 años que superan los 2.000 euros en un arranque de año. ¿Cómo encaja esto en el contexto actual de inflación?

El salario medio mensual ascendió de enero a marzo un 5,2% interanual y pasó de 1.907,82 a 2.006,61 euros por trabajador y mes. Desde el comienzo de la serie en el año 2000 no había alcanzado ese nivel en un primer trimestre, según refleja la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) que publica este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

El coste salarial de las empresas incluye el salario base del trabajador, complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados. Si se excluye el factor variable de los salarios (pagos extraordinarios y atrasados) se obtiene el coste salarial ordinario, que varía un 4,3%. 

En un contexto de inflación al alza, los salarios no parecen avanzar al mismo ritmo que los precios. Siguiendo la tesis que el Banco de España publica en su informe trimestral de la economía española, no se está dando una espiral inflacionaria pero los datos del INE no permiten cerrar del todo la puerta a ese escenario. Sin embargo, los datos del INE reflejan que los costes salariales en algunas actividades superan a la inflación.

Los salarios suben casi un 68% en hostelería pero siguen siendo los más bajos

Analizando por actividad, el coste salarial anotó su mayor aumento en hostelería, donde los salarios aumentaron un 67,8%. Aún así, se sitúan en 1.150,73 euros (150 euros por encima del salario mínimo, en 1.000 euros este año), los más bajos de todas las secciones analizadas. Las negociaciones para actualizar el convenio colectivo, sin cambios desde 2008, siguen estancadas al rechazar los trabajadores la subida del 7% que propone la patronal.

La subida anual de los salarios en hostelería se explica en la situación por la que atravesaba la pandemia hace un año, cuando las primeras dosis de la vacuna contra el covid empezaron a ponerse en la población de más edad y aún se mantenían la mayoría de restricciones.

Las siguientes mayores alzas las anotan las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, un 13,6% arriba, en 1.378,80 euros, con una explicación para el subidón similar a la de la hostelería. Son quizás las actividades inmobiliarias (+12%, en 2.243,76 euros) y actividades financieras y de seguros (+11,5%, en 5.095,38) las que podrían desafiar el mensaje del Banco de España, al ser sectores que han mantenido e incluso ampliado su actividad en este año, especialmente el segundo por ser la vivienda un valor refugio al que acudir en épocas de incertidumbre.

En los tres primeros meses del año, la inflación confirmó la senda al alza con subidas del 6,1% en enero, del 7,6% en febrero y finalmente del 9,8% en marzo (su máximo nivel hasta la fecha) en el índice general. La tabla del INE representa subidas salariales por encima de esos niveles  también en los de actividades profesionales, científicas y técnicas (+8,9%) y en otros servicios (+10,8%).

Manteniendo la prudencia de la comparativa, todavía más distancia marcan los salarios si se comparan con la inflación subyacente, la que indica el alza de los precios sin contar alimentos no elaborados ni productos energéticos. En marzo, esta se situó en el 3,4%, entonces máximos desde 2008 pero que en el dato de inflación de mayo ya avanzó hasta el 4,9%.

Por encima de ese 3,4% avanzaron los salarios en todas las secciones de actividad menos en Industrias extractivas (-30,3%) y suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (-10,02%), industria manufacturera (3,4%), actividades administrativas y servicios auxiliares (2,2%) y actividades sanitarias y de servicios sociales (0,1%).

Mirando hacia el salario por hora, la subida con respecto al nivel de inflación es más contenida pero igualmente por encima. Las actividades financieras y de seguros registraron el mayor alza de salario por hora trabajada, hasta los 35,18 (+9,4%), en las inmobiliarias alcanzaron los 16 euros (+6,7%), en las actividades profesionales, científicas y técnicas se situó en 18,18 euros (+5,3%).

Destaca el caso de las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, porque al contrario que el coste salarial, el coste por hora trabajada bajó un 7,7%, pasando de 14,34 euros hace un año a 13,24 euros posiblemente como consecuencia de las restricciones por ómicron que pudieran seguir vigentes a principios de año.

De media, el coste salarial por hora trabajada se situó en 15,17 euros, un 0,4% más que en 2021. Por tipo de jornada, a tiempo completo se subió a 15,82 euros (+0,8%) pero a tiempo parcial descendió hasta los 10,95 euros (-0,5%).

Aumenta el número de horas efectivas trabajadas

Los otros costes (los componentes no salariales que tiene que asumir el empresario por trabajador como segunda pata del coste laboral) crecieron un 3,5%, hasta los 722,40 euros por empleado y mes. De ellos, 664,38 euros corresponden a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social (+4,8%), su principal componente. El resto se destina a indemnizaciones o prestaciones sociales.

El incremento del coste laboral (coste salarial + otros costes), explica Estadística, se debe al mayor número de horas efectivamente trabajadas este trimestre como consecuencia de la disminución del número de horas no trabajadas por festivos y, especialmente, al descenso en las horas no trabajadas por razones técnicas, económicas, organizativas, de producción y/o fuerza mayor -incluye a los trabajadores afectados por Erte-, que compensan el aumento de las horas no trabajadas por vacaciones, bajas por incapacidad laboral.

Cabe recordar que los trabajadores en Erte continúan perteneciendo a la plantilla pero no son remunerados con salarios sino con prestaciones aportadas directamente por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y en algunos casos, complementadas por las propias empresas. Además, las cotizaciones sociales a cargo de los empleadores de estos trabajadores así como de los que se reincorporan a la actividad tienen exoneraciones.

Así, durante el primer trimestre la jornada semanal media pactada (a tiempo completo y parcial) fue de 34,6 horas de las que se perdieron semanalmente 4,4 horas: 2,6 no se trabajaron por por vacaciones y fiestas disfrutadas, 1 por bajas por incapacidad laboral, 0,2 por razones técnicas, económicas, organizativas, de producción y/o fuerza mayor y las 0,6 restantes por causas como maternidad o paternidad, otros permisos remunerados, conflictividad laboral...

En tiempo de trabajo, los trabajadores a tiempo completo prácticamente duplican las horas de trabajo efectivo realizadas por los trabajadores a tiempo parcial con 33,9 horas semanales frente a 18,1.

Las vacantes ascienden a 133.988 

En pleno debate sobre las vacantes en España, Estadística actualiza el número de puestos de trabajo sin cubrir y apunta a que en el primer trimestre eran 133.988, el 88,9% (119.064) en el sector Servicios. El resto se dividen en Industria (9.445 vacantes o el 7,1%) y Construcción, donde faltan 5.479 trabajadores (4,1%). 

Según indica el INE, la mayoría de las unidades preguntadas no tienen vacantes que cubrir porque no necesitan trabajadores adicionales.

Sobre el mapa, Cataluña, Comunidad de Madrid y Andalucía concentran más del 56% del total, llevando a sus respectivas comunidades a liderar la lista de vacantes en ese mismo orden. Cantabria, La Rioja y Extremadura se sitúan en el otro extremo y son las regiones con menos puestos sin cubrir.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud