Economía

La inflación de mayo se confirma en el 8,7% con el precio de los alimentos en máximos de 28 años

  • Alimentos y bebidas no alcohólicas subieron un 11% interanual en mayo
  • Los precios de la restauración firmaron su nivel más alto desde agosto de 2001
  • La inflación subyacente también cumple con la previsión: está en el 4,9%

El Índice de Precios al Consumo (IPC) de mayo se confirma en el 8,7%, sin variación sobre el nivel adelantado a finales del mes pasado. La subida de los precios se debe principalmente a las gasolinas y los alimentos, estos últimos en su tasa más alta en 28 años. La inflación subyacente también cumple con la previsión y asciende cuatro décimas, hasta el 4,9%.

Según los datos confirmados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el índice se situó en mayo cuatro décimas por encima del registro de abril, cuando la inflación dio un leve 'respiro' al bajar al 8,3% desde el histórico nivel que rozó el 10% en marzo.

Sin sorpresas tampoco sobre la previsión en el dato de la inflación subyacente (sin productos energéticos ni alimentos no elaborados), que roza el 5%, su tasa más alta desde octubre de 1995 y marca su diferencia con la del IPC general en casi cuatro puntos. 

La subida del índice general en mayo se debió en mayor medida al transporte, que registró una variación anual del 14,9% (más de dos puntos por encima de la registrada en abril) principalmente por subida de los precios de los carburantes y lubricantes, mayor que hace un año.

Los huevos suben más de un 18% desde enero y un 25,3% en el año

Los alimentos y las bebidas no alcohólicas también contribuyeron al alza del IPC, al situar su tasa en el 11%, la más alta desde enero de 1994, cuando se inició la serie, y nueve décimas por encima de la anotada en abril. Más en detalle, destacan las subidas de los precios del pan (desde enero se ha encarecido un 8,9% y en el año un 12,6%), cereales (+11,3% en el año y 16,3% anual), leche (+10,8% en lo que va de año y 16,5% sobre mayo de 2021), huevos (+18,4% desde enero y un 25,3% en el año) queso y carne. Legumbres y hortalizas ponen la nota discordante en este grupo al bajar con respecto a mayo de 2021, aunque en el año presentan una variación del 5,7%.

De doble dígito son las subidas anuales de otros elementos que, si bien no han contribuido al alza en mayo, sí dibujan un recorrido de vértigo. Son especialmente reseñables los aumentos interanuales de los precios de la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua (+32,1%), de los aceites y grasas (+44,7%), o del transporte personal, que cuesta un 15,3% más que en mayo de 2021 por el encarecimiento de los carburantes.

En datos de Estadística, los precios de la restauración también colaboraron a la subida de los precios. Hoteles, cafés y restaurantes aumentaron cinco décimas, hasta el 6,3%, su nivel más alto desde agosto de 2001.

La vivienda, en el 17,5% tras caer un con respecto a abril, contribuyó de forma negativa al alza anual de los precios en el mes por el descenso de los precios de la electricidad y del gasóleo para calefacción frente a las subidas de mayo del año pasado. Con todo, la luz se ha encarecido en el último año un 30,2% incluyendo las rebajas impositivas aplicadas a la factura de la electricidad. Descontando dichas rebajas fiscales, la subida interanual del precio de la luz sería del 49% en mayo, casi 20 puntos más.

Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en mayo el 9,6%, nueve décimas por encima de la tasa general, según el IPC a impuestos constantes que también recoge el INE.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, se mostró ayer convencido da que el tope al precio del gas en el mercado ibérico, que se empieza a aplicar desde el 14 de junio, contribuirá a reducir la inflación en España "alrededor de ocho décimas ó un punto" en los próximos meses, aunque reconoció en declaraciones a Onda Cero que habrá que ver cómo se comportan el resto de las materias primas energéticas, no sólo el gas o el petróleo.

Volviendo a la tasa anual de mayo, tampoco han influido a elevar la inflación el ocio y cultura, que disminuye su variación anual seis décimas hasta el 2,3% por la mayor caída de los precios de los paquetes turísticos que hace un año.

Navarra y Aragón fueron las dos únicas comunidades autónomas en las que el IPC anual no aumentó en mayo. De hecho, descendió dos y una décima, respectivamente. El resto de regiones siguieron la tendencia general, pero donde se dieron los mayores incrementos fue Murcia (+1,0 puntos) y Extremadura (+0,7 puntos).

Transporte y alimentos contribuyen a la subida mensual

En el análisis mensual, la inflación avanzó un 0,8% en mayo sobre el nivel de abril. El avance se debe principalmente a la subida en el transporte (hasta el 2,9%) debido al aumento de carburantes y lubricantes y, aunque en menor medida, de los automóviles, y de los alimentos y bebidas no alcohólicas, que presentan una variación del 1,2% que se explica en las alzas generalizadas en los mismos componentes que en la tasa general, con la excepción, también, de legumbres y hortalizas.

La temporada primavera-verano también ha llevado al grupo de vestido y calzado (+2,7%) a repercutir al alza, al igual que lo han hecho hoteles, cafés y restaurantes (+0,7%).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud