Economía

La inflación se desboca hasta el 9,8% en marzo, su mayor nivel desde mayo de 1985

  • El dato adelantado supone un aumento de dos puntos sobre el de febrero
  • No se daba tanta variación interanual en un mes hacía más de 45 años
  • La inflación subyacente (3,4%), en su tasa más alta desde septiembre de 2008

Nuevo récord de inflación. El Índice de Precios al Consumo (IPC) se situó en marzo en el 9,8% en variación interanual, su decimoquinta tasa positiva consecutiva y el mayor nivel desde mayo de 1985, según los datos provisionales publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De confirmarse el dato, que será definitivo el 13 de abril, supondría un aumento de 2,2 puntos en su tasa anual sobre la variación anotada en febrero, del 7,6%. No se registraba un avance tan elevado en un solo mes desde abril de 1977 (+4,3 puntos entonces), hace casi 45 años, según la estadística.

Los incrementos de los precios de la electricidad, los carburantes y combustibles y los alimentos y bebidas no alcohólicas, fueron mayores este mes que en marzo de 2021, aunque todos los componentes que miden la inflación aumentaron, según el indicador adelantado

En cuanto a la tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos), esta aumentó cuatro décimas, hasta el 3,4%. De confirmarse, sería la más alta desde septiembre de 2008.

En tasa mensual, los precios de consumo subieron un 3% respecto a febrero, su mayor alza mensual en cualquier mes desde 2002, cuando se cambió la metodología para ajustar mejor la evolución del mercado.

El Gobierno achaca un 73% de este alza a la guerra en Ucrania

Tras conocerse la tasa adelantada del IPC, el Ministerio de Asuntos Económicos ha publicado un comunicado en el que asegura que un 73% de este alza se debe al impacto de la invasión de Ucrania sobre los precios de la energía y los alimentos no elaborados.

El Gobierno aprobó ayer en Consejo de Ministros el plan de choque contra las consecuencias económicas de la guerra que contiene medidas por valor de 16.000 millones de euros para contener en los próximos tres meses el aumento de la tasa de inflación (especialmente por los precios energéticos) y blindar el ritmo de crecimiento. "Es urgente desplegarlo" para iniciar a corto plazo la reducción de la inflación hasta niveles más moderados, indican desde el Ministerio.

En este sentido, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado convencido de que el plan nacional de respuesta a la guerra va a permitir "doblegar la curva (de la inflación) y estabilizar el coste de la vida", según ha indicado durante su comparecencia en el pleno para informar de las últimas cumbres europea y de la OTAN, y de las relaciones con Marruecos.

El decreto ley, publicado hoy en el BOE, busca "limitar los costes económicos y sociales de la distorsión de naturaleza geopolítica en el precio del gas, atajar de raíz el proceso inflacionista y facilitar la adaptación de la economía a esta situación de naturaleza temporal", tal y como recoge el texto que entra en vigor mañana.

A la espera del dato definitivo de abril (el mes pasado la inflación superó las previsiones en la confirmación) la inflación en España roza ya el 10%. Según vaticinaron varios expertos para elEconomista la semana pasada, en marzo ya alcanzaría el doble dígito o si no, se quedaría muy cerca.

Para los analistas de Bankinter, el dato de marzo es "mucho peor de lo esperado y supone un lastre para la confianza de los consumidores y empresarial". En base al dato preliminar de marzo, sus estimaciones apuntan a que el IPC podría situarse a diciembre de 2022 en el 5,5% frente a la previsión del 4,1% anterior. En promedio, estaría en torno al 8% frente a 6,9% previo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud