Economía

May deja ahora en el aire la votación para prorrogar el Brexit a la que se había comprometido

  • Crece la campaña de presión para aprobar el acuerdo de salida
Theresa May. Foto: Reuters.

Crecen los nervios en el Reino Unido a 22 días de que el país quede expulsado de la UE de forma automática si no hay cambios. Una semana después de que la primera ministra, Theresa May, se comprometiera a celebrar una triple votación que incluyera la posibilidad de pedir una prórroga a la fecha de salida, la fecha de este debate vuelve a estar en el aire ante las quejas de la oposición y el nerviosismo entre los suyos.

Según la promesa de May, que fue rubricada por el Parlamento de forma aplastante (502 a 20), la próxima semana habría tres votos: uno sobre su acuerdo con la UE, ya rechazado en enero, el día 12; otro sobre una posible salida sin acuerdo, el día 13; y otro sobre una prórroga del plazo de salida, el día 14. Sin embargo, el orden del día parlamentario para las próximas jornadas solo incluye la primera de las tres sesiones, la del acuerdo de May.

Un portavoz de Downing Street aseguró que las otras dos votaciones siguen planteadas y que se celebrarán si el acuerdo es rechazado, pero el hecho de que el Gobierno se niegue a darles fecha, pese a haberlo prometido, está levantando sospechas y preocupación entre los diputados opositores y pro-europeos.

El temor de estos grupos es que el Gobierno plantee retrasar esas votaciones una semana más, mientras busca algún tipo de concesión de la UE, con la esperanza de que el acuerdo de May sea aprobado a la tercera, el día 19, y no tener que realizar las otras dos votaciones. "Más le vale al Gobierno desmentir estos rumores", dijo la diputada laborista Yvette Cooper, una de las impulsoras de la votación para aplazar la fecha de salida. "La decisión del Parlamento [de celebrar esa votación] no era condicional".

En las últimas horas, los medios de comunicación más cercanos a los 'tories' se han lanzado a apoyar el acuerdo de salida de la UE de May como "el mal menor". "Si no se aprueba, el resultado será un Brexit blando", advierte la revista The Spectator. "El acuerdo de May es la única opción razonable", defiende un diputado conservador en las páginas de opinión de The Sun. "Reino Unido entrará en un 'mundo zombi' si no se aprueba el acuerdo", advierte el Daily Mail. Todos ellos apoyaban una salida sin acuerdo hasta hace poco, y celebraron la derrota del pacto con la UE hace apenas un par de meses.

Con esta presión, el rumor en Westminster es que May podría intentar retrasar la votación de la prórroga lo más posible, esperando que los diputados de su coalición de Gobierno -que suman una escasa mayoría de 8 votos en una cámara de 638- finalmente acepten apoyar su acuerdo en el último minuto.

Negociaciones sin rumbo

Mientras tanto, el fiscal general británico, Geoffrey Cox, sigue intentando buscar formas de rebajar la 'salvaguarda' para Irlanda del Norte, el principal punto de conflicto del acuerdo. El pasado martes, Cox sugirió que un panel de expertos fuera el encargado de decidir si la UE estaba negociando "con buenas intenciones" y eximiera al Reino Unido de cumplir sus obligaciones si le parecía que no. La respuesta de la Comisión fue un 'no' rotundo, seguido de una rueda de prensa muy pesimista.

Según The Guardian, Cox también habría advertido de que la 'salvaguarda' "podría violar la Convención Europea de Derechos Humanos" y los Acuerdos de Paz de Viernes Santo. "Cox ha dicho muchas cosas sorprendentes esta semana", habría resumido un cargo comunitario, según el medio británico.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud