Economía

El petróleo de España se llama 'turismo de venganza': el boom económico que asombra a Europa tiene explicación

  • "El 'turismo de venganza' está compensando todos los años del covid"
  • La demanda se ha vuelto inelástica: los turistas extranjeros no ponderan precios
  • La economía de España crece hasta tres veces más que la del euro

España se ha convertido en la sorpresa positiva de la economía europea en los últimos años. Los titulares que hablan de la economía española liderando el crecimiento entre las grandes economías no paran de repetirse, al igual que los que hablan de revisiones al alza del PIB. No es un crecimiento desmedido ni excepcional, pero la economía de España está expandiéndose entre dos y tres veces más rápido que la eurozona (según el trimestre), lo que ha puesto el foco de casas de análisis de medio mundo en España para analizar qué está provocando esta 'divergencia positiva' con el resto de Europa. La última casa en hacerlo ha sido Gavekal Research, que ha publicado un completo análisis en el que habla del 'turismo de venganza', el de los millones de visitantes extranjeros que, tras los confinamientos y restricciones del covid, quieren disfrutar del sol por mucho que suban los precios. Una suerte de petróleo para España (se exporta a raudales casi sin importar tu precio), como elemento principal para explicar este 'mini-milagro' de la economía española.

Hace escasas semanas fue el banco americano JP Morgan elevando las previsiones de crecimiento para España y publicando un gráfico en el que se dibujaba la espectacular remontada de la economía nacional desde la profunda recesión del covid. En otras ocasiones ha sido el Banco de España en estudios que explicaban al detalle cómo la composición del sector industrial y de servicios de España explica gran parte de este mayor crecimiento. Lo cierto es que el PIB está avanzando un 0,7% intertrimestral, mientras que la economía de la eurozona crece alrededor de un 0,3%.

Los economistas de Gavekal Research, una firma financiera de Hong Kong especializada en economías asiáticas, ha realizado un profundo análisis de las causas que están dando 'alas' a la economía española. "A medida que los datos económicos de la eurozona sorprenden al alza, gana fuerza la narrativa de una región que vuelve a crecer después de la recuperación del covid. Sin embargo, hay una economía europea donde esta historia de 'vuelta al crecimiento' no se puede aplicar, simplemente porque ha crecido sin descanso y de manera constante desde que se terminaron las restricciones y los confinamientos por la pandemia", señalan estos expertos. Esta economía no es otra que España.

Tras recuperar los niveles de PIB previos al covid en 2022, la economía de España ha seguido avanzando con mayor intensidad que la zona euro: "Este desempeño superior debería mantenerse, ya que la economía española tiene vientos de cola decentes y menos factores que la frenan", escriben los analistas de Gavekal. De una forma breve y muy resumida, estos expertos destacan la imparable expansión del turismo tras el covid, como una suerte 'venganza' de esos millones de personas que no pudieron viajar con libertad durante la pandemia. "Un sector turístico muy fuerte ha ayudado a España a convertirse en una de las economías de más rápido crecimiento de la eurozona", constata Ángel Talavera, economista jefe para Europa de Oxford Economics.

"España se confirmó como la máquina europea de crear empleo, contribuyendo con cerca de la mitad de la creación de empleo desde la segunda mitad de 2023. Esto es probablemente consecuencia de las especificidades del modelo económico español, centrado en el auge de la contratación durante las expansiones y los beneficios directos de una fuerte recuperación del turismo, que está apoyando a los servicios", rubrica su compañero de Oxford Economics Nicola Nobile.

El petróleo de España

Desde la casa de análisis inciden en que este tipo de turismo presenta (al menos por ahora) una demanda muy rígida: da casi igual lo que suban los precios de los hoteles y la sangría, estos visitantes extranjeros quieren disfrutar de sus vacaciones y están dispuestos a pagar por ello lo que sea necesario. El covid ha cambiado los patrones de consumo y el estilo de vida de los ciudadanos, hoy tiene mucha más importancia el ocio: la vida son dos días y hay que disfrutarla. No importa el precio: se recorta el presupuesto familiar de donde sea menos de la partida en vacaciones.

"Los consumidores europeos siguen gastando cada vez más en servicios tras el fuerte descenso provocado por los confinamientos. Una parte significativa parece canalizarse hacia el ocio. Aunque la falta de datos puntuales y granulares sobre el consumo de servicios dificulta su verificación, los datos de reservas de avión y hotel, por ejemplo, muestran que la demanda sigue siendo muy fuerte, lo que sugiere que todavía hay un apetito robusto por este tipo de servicios a pesar de los grandes aumentos de precios", explica Talavera.

Esta rigidez de la demanda ha permitido que las empresas del sector turístico suban precios con intensidad, incrementen márgenes, beneficios y creen un empleo mejor remunerado. Esto ha permitido que el desde hace décadas motor de la economía española se haya convertido en este mundo post-covid en una suerte de petróleo para España.

Al igual que en los países productores de crudo, el turismo está ayudando a que España mantenga un superávit exterior en medio de un ciclo intenso de crecimiento y creación de empleo, una situación prácticamente inédita en la economía española. El turismo aporta un superávit que roza el 4% del PIB, alrededor de 60.000 millones de euros en todo 2023.

La demanda del turismo parece inelástica

"La buena noticia para la economía española es que el 'turismo de venganza' está compensando los años malos del covid. El gasto de los turistas internacionales en términos ajustados a la inflación aumentó un 25% hasta los 17.700 millones de euros en el primer trimestre de 2024, en comparación con la media de los cuatro años anteriores a la pandemia, donde el gasto fue 14.200 millones de euros", sostienen desde Gavekal.

"El sector se beneficia de una fuerte demanda, que parece muy inelástica a los precios. Esto es especialmente evidente en los hoteles, que siguen viendo aumentar sus ingresos por habitación a la par que suben las tarifas", resuelve Talavera, desde Oxford Economics. Las tasas de ocupación aumentan a pesar de que los precios están ahora casi un 40% por encima de los niveles prepandémicos, lo que sugiere un impacto escaso o nulo en la demanda de los consumidores.

Este incremento se debe principalmente al incremento de las llegadas, que aumentaron un 22% hasta alcanzar 16,1 millones en los primeros tres meses de 2024, en comparación con el promedio previo a la pandemia. España depende principalmente de visitantes de Europa y Estados Unidos, que son los grandes propulsores del turismo español. Desde Gavekal creen que España aún sigue siendo atractiva en términos de precios y calidad por lo que "es probable que los buscadores de diversión sigan llegando a España".

Esta dinámica, prosigue Talavera, también tiene su cara negativa; y es que dificultará que la inflación de servicios caiga del 3% este año en España y, por ende, complicará sobremanera que la inflación subyacente (excluye energía y alimentos frescos), más pegajosa últimamente y más observada por el Banco Central Europeo (BCE), se relaje hasta el objetivo del 2%. La inflación de servicios en España se ha mantenido por encima del 4% interanual durante los dos últimos y, dentro de la categoría de hoteles y restaurantes, las lecturas han seguido superando el 5%.

Lo más preocupante, apunta Talavera, es que, una vez eliminados los efectos base, los indicadores de impulso de la inflación indican que esto parece ser una nueva normalidad para el sector. Sin embargo, tranquiliza el experto, el aumento de llegadas se reducirá gradualmente y, junto a la estabilización de los viajes nacionales, la competitividad de precios tradicional del sector y los cambios de comportamiento en unos consumidores que reservarán sus vacaciones con mayor antelación y buscarán mayores descuentos, hará que el extraordinario poder de fijación de precios del sector en los dos últimos años no se mantenga a medida que desaparezca este 'gasto de venganza'.

Otros factores del boom

Más allá del turismo, hay otros factores que explican el mejor comportamiento de la economía de España. La proporción de la industria manufacturera, que, en general, se ha visto más débil impulso que los servicios, es menor en España (12%) que en el conjunto de la zona del euro (16,5%) y considerablemente menor que en Alemania (21,7%). Lo más destacable, en primer lugar, es la evolución de los sectores más intensivos en energía, que han mostrado una mayor debilidad en los últimos trimestres debido al aumento de los precios de los insumos energéticos desde 2021. Sin embargo, esta evolución ha sido menos desfavorable en España que en el euro, posiblemente porque el sector industrial alemán ha estado más directamente expuesto a las perturbaciones derivadas de los límites a la compra del gas ruso.

Cuando el BCE se preparaba para subir los tipos de interés a principios de 2022, España parecía estar en el punto de mira, ya que el 67% de la deuda de los hogares estaba referenciada a tipos de interés variables, sin embargo, el masivo desapalancamiento emprendido por los hogares españoles en los últimos 15 años (la lección aprendida de la crisis de 2008) ha supuesto una gran reducción de los agregados de deuda. En el cuarto trimestre de 2023, la relación deuda/PIB de los hogares se situó en el 46,9%, un nivel visto por última vez en 2002 y que está muy por debajo del máximo del 85,8% alcanzado 2010, situando a España muy por debajo de la media de la eurozona del 53,6%.

Este esfuerzo realizado durante años ha sido clave para que la economía nacional haya podido sortear la fuerte subida de tipos y la crisis de la inflación. Los hogares españoles y las empresas presentan balances saneados que le permiten afrontar los shocks con garantías, todo lo contrario a lo que sucedió en 2007-2008.

"Por lo tanto, una vez absorbida la mayor parte del shock de los tipos de interés y con el sector turístico fortaleciéndose, la economía española está bien posicionada para generar un crecimiento económico sólido en los próximos trimestres. Un posible estímulo adicional podría provenir de los probables recortes inminentes de los tipos del BCE que se trasladarán rápidamente a los hogares, mientras que otros se animarán a volver a apalancarse para consumir e invertir", sentencian los expertos de Gavekal Research.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud