Economía

Garamendi cifra en 800 millones el coste de la reforma del paro

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. eE
Madridicon-related

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, se mostró preocupado este jueves por el rumbo que está tomando el diálogo social, al que calificó de "monólogo social". El líder de CEOE criticó específicamente al Gobierno por presentarles el texto final de la reforma del subsidio por desempleo el lunes al mediodía y solicitar su firma el martes, sin proporcionar una memoria económica adjunta. Desde CEOE, cifran que el coste de la reforma puede costar unos 800 millones de euros.

"Estamos hablando de una medida que puede costar 800 millones. Venía sin memoria económica. ¿Eso quién lo va a pagar? ¿Las cotizaciones de la Seguridad Social? ¿Lo va a pagar el Estado? Si no tenemos ni presentación de los Presupuestos del Estado. Y curiosamente ¿a tres días de unas elecciones? Eso no son maneras, no son formas", afirmó Garamendi.

Respecto a la propuesta del Gobierno de reducir la jornada laboral a 37,5 horas semanales para el año 2025, el líder empresarial ha observado que la jornada efectiva en España se sitúa en torno a las 34,5 o 35 horas semanales, debido a un aumento considerable del absentismo laboral en el país.

"No se quiere hablar de cómo podemos solucionar esto, de cómo podemos arreglarlo, de cómo las mutuas pueden participar", ha argumentado Garamendi, que ha criticado además que el objetivo de la mesa de diálogo social sobre reducción de jornada ya esté prefijado desde el Gobierno.

"Es como si vas a un partido de fútbol y te dicen que vas a perder 5-0. Es decir, vete a negociar, pero sí o sí, son 37 horas y media. Pues contarme qué es lo que podemos negociar. Las empresas están viendo la posibilidad de cómo se puede gestionar la flexibilidad, pero es que viene marcado el resultado, con árbitro incluido", explicó el presidente de la CEOE, comparando la situación con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Sin embargo, Garamendi aseguró que la CEOE seguirá comprometida con el diálogo social y buscará acuerdos en la medida de lo posible. "Cuando haya que decir que no, diremos que no. Y si llaman a otra gente para que les diga que sí, pues será su problema", añadió.

Impulso a Conpymes

En este sentido, el líder de los empresarios calificó de "política de amiguetes" el impulso que desde el Gobierno se ha dado a Conpymes. Garamendi advirtió de que en aquellas mesas de negociación "donde se siente gente que no representa a gente" no estará la CEOE.

"Si queremos maquillar, si queremos articular un sistema nuevo, se romperá algo muy importante en España, que es el diálogo social, que es clave y que es un ejemplo además en el resto de países. Yo soy vicepresidente de los empresarios europeos y así lo ven", apuntó Garamendi, que también ha querido lanzar el mensaje de que "los Gobiernos pasan, pero las instituciones permanecen".

El dirigente empresarial ha defendido que en CEOE hay 4.500 organizaciones, que su presencia abarca todos los territorios de España y que representa a grandes, medianas, pequeñas empresas y trabajadores autónomos.

"¿Por qué hay esa intención de dividir cuando realmente si algo es muy importante en un país es que estemos unidos? Realmente tenemos esa vocación de ir a acuerdos, aunque sea de mínimos, que llegan mucho más lejos que los de máximos. Ver lo que hace el Gobierno, yo creo que se equivoca, y en cualquier caso, en aquellas mesas donde se siente gente que no representa a gente posiblemente no nos encontrarán", ha subrayado.

Garamendi ha defendido que el diálogo social "es la mejor infraestructura que tiene un país", porque garantiza la paz social. "Toda injerencia, toda regulación y todas ganas de poder influir de gente que no sea la que realmente participa en esas mesas, realmente no favorece, en muchos casos, el diálogo social", ha avisado.

Por su parte, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, explicó que "desgraciadamente, no estoy sorprendido, ya que vienen a definirse las acciones de acuerdos programáticos ya conocidos. Lo que es una acción del intervencionismo al que el Gobierno nos está acostumbrando; intervencionismo en muchos otros ámbitos y ahora le toca al mundo empresarial".

Cepyme sería la principal afectada por la entrada de Conpymes en el diálogo social, al ser dos formaciones que trabajan en la defensa de la pequeña y mediana empresa. Desde la patronal integrada en CEOE resaltan que "parece que somos interlocutores incomodos porque hay veces que no estamos de acuerdo con ellos. La desgracia de esto, es que acabara en la politización de algo tan esencial en los últimos 45 años, como es el diálogo social", manifestó Cuerva.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud