Economía

Felipe VI propone a Núñez Feijóo como candidato a la investidura

  • El líder popular le presentó al Rey en Zarzuela el respaldo de 172 diputados
  • Feijóo asegura que es "consciente de la responsabilidad que supone"
Madridicon-related

La ronda de contactos llega a su fin. El rey Felipe VI, después de reunirse con el líder de Vox, Santiago Abascal y con Pedro Sánchez (PSOE), fue el turno de Alberto Núñez Feijóo (PP). Finalmente, el gallego es el candidato propuesto por el monarca a la investidura, a pesar de que, como Sánchez, no cuenta con los apoyos necesarios para ser designado presidente del Gobierno. Tras la reunión ha querido agradecer a los tres partidos que le han apoyado (UPN, CC y Vox), sobre todo a la formación verde por el peso de los 33 diputados que portan y que haya sido un "apoyo sin exigencias". Además, el popular ha recalcado que, decida lo que decida el jefe de Estado, lo acatará.

"Quiero anunciar al conjunto de los españoles que he mostrado al Rey mi disposición a ser candidato a la investidura como presidente del Gobierno, si el jefe del Estado así lo considera", sostuvo. "Lo aceptaría en primer lugar con honor, en segundo lugar, con lealtad a la nación y con lealtad a la monarquía constitucional y consciente de la responsabilidad que vivimos en este momento", subrayó.

Feijóo aseguró que es "consciente de la responsabilidad que supone" el encargo y de la dificultad de lograr lo apoyos suficientes para llegar a ser presidente del Gobierno. En ese sentido, anunció que en caso de recibir el encargo del jefe del Estado comenzaría los contactos con otras fuerzas políticas el próximo lunes y pidió tiempo para fraguar acuerdos.

Se aleja, por tanto, el escenario de urgencia en fijar la sesión de investidura en caso de que el candidato sea Feijóo porque "se necesitará tiempo para hablar con los grupos y obligar a un candidato hablar con los partidos en horas o en días supondría partir en situación de desigualdad respecto a otros candidatos con más tiempo". Ese sería el caso de Pedro Sánchez si tras una primera investidura de Feijóo, esta resultara fallida y el Rey le encargara la formación de Gobierno como segunda opción.

El líder del PP apareció por el Palacio de la Zarzuela siendo conocedor que los de Abascal le apoyarán tras abandonarle en la Mesa del Congreso, que estará presidida por Francina Armengol durante la recién inaugurada XV Legislatura.

De momento, y por la falta de presencia de los nacionalistas en independentistas, el candidato popular sale con mayores apoyos explícitos de la ronda de consultas que los socialistas, que solo han sido apoyados por Sumar. El resto son apoyos condicionados.

Por el momento, cuenta con el respaldo de Vox, Coalición Canaria y UPN; lo que sitúa a Feijóo a tan solo 4 apoyos de la mayoría (176).

Relación democrática

Con Vox, dijo, "tenemos una relación de normalidad democrática" y aunque reconoció "discrepancias y malos entendidos", desveló que ha hablado con su líder, Santiago Abascal, y "hemos aclarado los malos entendidos y hablado las discrepancias".

"Quiero reconocer su apoyo sin exigencias, únicamente condicionado a que España recobre la independencia de sus instituciones, la igualdad de todos sus ciudadanos y la censura de las imposiciones de las minorías", agradeció.

El presidente del PP lamentó que "haya partidos que no hayan acudido a las consultas", en referencia a ERC, Junts, EH Bildu y BNG, y dijo que con su ausencia "dejan claro que no respetan las instituciones y que no les importa la gobernabilidad de España", por lo que concluyó que "mal nos irá si tenemos un Gobierno que se sustenta en ellos".

El político gallego también ha destacado su distancia respecto del PSOE, cuyos potenciales aliados independentistas mantienen sus exigencias sobre la mesa y ni siquiera han ido al Palacio de la Zarzuela a informar de sus planes. "El Partido Socialista está a distancia de una amnistía, de un referéndum de independencia y de oficializar la desigualdad entre los españoles", ha criticado.

Sesión de investidura

Tras esta elección, habrá cinco días hábiles para formar los grupos parlamentarios, que deberán ser ratificados por la Mesa del Congreso y formar la Junta de Portavoces, distribuyendo los escaños de la Cámara Baja. A partir de ahí se puede convocar plenos en el Congreso. 

Así, para finales de agosto o principios del mes de septiembre se podrá convocar la sesión de investidura. Primero, se hace el debate de investidura y, después, la votación. En la votación, el candidato propuesto a convertirse en el presidente del Gobierno deberá conseguir la mayoría absoluta en la primera votación y, de no ser así, habrá una segunda votación en la que le valdrá con la mayoría simple.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud