Economía

De modo pause a review: la banca central retoma la lucha contra la inflación para llevar los tipos a cotas históricas

  • El mercado apunta por primera vez desde mayo tipos al 4% para el BCE
  • Al BoE le piden llevar las tasas por encima del 6%, máximos desde 1998
  • La Fed es un caso atípico: Powell quiere ser duro pero no le creen

Los bancos centrales no dan por muerta la inflación en la última ronda de reuniones y el mercado está comprando el discurso. Las previsiones apuntan a una extensión del ciclo alcista de los tipos de interés que llevará al BCE a elevar las tasas a máximos históricos, la Fed a niveles no vistos desde el año 2000 y al Banco de Inglaterra a utilizar no vistos en este siglo.

El último dato de inflación en Reino Unido ha recordado a los principales bancos centrales que la batalla contra la inflación no ha terminado. En pocas semanas, y a pesar de que la desinflación está llamando a las puertas de las economías, el escenario ha cambiado radicalmente del modo pause, que inauguró la Fed en mayo, a un modo rewind, una vuelta para alentar nuevas subidas de tipos.

El mercado y los expertos descuentan con claridad que los tipos seguirán subiendo más de lo que se esperaba inicialmente, empezando por el BCE. Los swaps financieros (conocido como OIS por sus siglas en inglés) apunta a que la subida prevista del BCE para la reunión del 27 de julio no será la última del año. Los inversores apuestan por otra adicional de 25 puntos básicos para octubre, con lo que la tasa de depósitos alcanzaría el 4%, un nivel nunca visto para el banco central. De confirmarse, la manera del BCE de mover las referencias de las tasas de intereses, los tipos de refinanciación tocarían el 4,5%.

Hasta hace pocos días la hoja de ruta para el BCE era que en julio se alcanzaría el pico en los tipos y se anunciaría una pausa. En la última reunión del banco, Christine Lagarde, presidenta de la entidad, dejó la puerta abierta a más subidas, pero no les puso límites. "El BCE sólo puede parar los tipos si estamos seguros de tener bajo control la inflación subyacente", ha comentado hoy uno de los halcones del Consejo de Gobierno del BCE y gobernador del Banco Nacional de Eslovaquia, Peter Kazimir.

El BCE, en sus previsiones, agravó la perspectiva de la inflación subyacente respecto a las previsiones anteriores. Los expertos del Eurosistema esperan que la inflación general se sitúe en un promedio del 5,4% en 2023 y del 3% en 2024, mientras que un año después estiman que será del 2,2%, todavía por encima de la meta de estabilidad de precios a medio plazo del BCE. Mientras, la inflación subyacente se situará, en promedio, en el 5,1% en 2023, medio punto más de lo esperado en marzo, y que descienda hasta el 3% en 2024, frente al 2,5% anticipado previamente.

Más allá de un discurso de Lagarde más agresivo, el mensaje duro estuvo en las previsiones. "El ciclo alcista de los tipos de interés está a punto de terminar y las implicaciones son grandes para los mercados, por eso los banqueros centrales están haciendo todo lo posible por mantener su postura hawkish", comenta Althea Spinozzi, estratega senior de renta fija en Saxo Bank. El mercado de momento está comprando la retórica con un tono más elevado. Para el BCE, como se aprecia en el gráfico, el nuevo techo aguantará hasta por lo menos para el primer trimestre de 2024.

La paradoja de la Fed

El caso de la Reserva Federal es paradójico. Mientras el banco quiere llevarlo a niveles del 2000, el mercado no termina creérselo. Para la reunión del 26 de julio, el mercado ha comprado la nueva subida que vendió Powell, aunque todavía no terminan de creerse un alza adicional que ha comprometido el banquero de Washington. "Si el mercado se posiciona a favor de los próximos recortes de tipos, se desafiarán las agresivas políticas que han aplicado: la caída de los rendimientos relajará las condiciones de financiación, con el riesgo de crear un terreno fértil para la inflación. Pero si los bancos centrales continúan con sus agresivas políticas monetarias, podría sobrevenir una profunda recesión", incide Spinozzi.

El mercado y buena parte de los analistas están en si hay una desaceleración decisiva en la inflación subyacente, lo que supondría una subida y una larga pausa. "La Fed no es el halcón, lo es la robusta economía, pero el problema de la inflación sigue desvaneciéndose y el ritmo de la desaceleración a lo largo del resto del año dictará si esas subidas previstas llegan a buen puerto o no", comenta Garrett Nelson, estratega de carteras en Natixis IM. Hoy el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha reiterado el mensaje de que se necesita tipos más altos para combatir la inflación subyacente, en el Congreso de EEUU.

Desde la entrada en escena de la inflación, los bancos centrales se enfrentan al difícil equilibrio de enfriar la economía sin provocar un accidente. El más expuesto es el Banco de Inglaterra. La inflación subyacente en mayo ha escalado al 7,1% a máximos de 1992 y el mercado descuenta que pueda llevar al 6% los tipos interés desde el 4,5% actual. Los analistas temen este escenario por el impacto que puede provocar en la economía. "El impacto de todas las subidas anteriores sigue afectando en gran medida a la economía, y llevar los tipos al 5% y mantenerlos ahí supondría un gran lastre para la economía", apunta James Smith, analista de ING.

Con los datos en la mano, al Banco de Inglaterra le queda más trabajo que a ninguno de sus homólogos y será el último en sumarse al contraataque de la banca central contra los precios. Precisamente, se inició hace dos semanas con los aumentos de tipos por sorpresa del Banco de Canadá y el Banco de la Reserva de Australia. Mañana se reúnen Andrew Bailey y el resto del Comité Monetario y salvo sorpresa moverán los tipos 25 puntos básicos hasta el 4,75%. "Dado el fuerte impulso de los salarios y los precios, vemos riesgos de que los miembros más agresivos del Comité voten por un aumento de 50 puntos básicos", señalan desde Bank of America. La pesadilla de inflación no ha terminado para los bancos centrales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud