Economía

El dinero está desapareciendo: así impacta el QT de la Fed en los depósitos y la liquidez de la banca

  • "Mientras que la Fed continúe con el QT la banca se enfrentará a una menor liquidez"
  • El drenaje de liquidez global alcanzará el billón de dólares este año y el siguiente
  • Parece inevitable que se reduzcan los depósitos y también el crédito
Fachada de la Reserva Federal de EEUU. Foto: Istock.

El descenso de los depósitos y la liquidez en el sistema bancario está generando importantes turbulencias en los mercados financieros. Medios de comunicación y expertos han puesto el acento en la fuga de los depositantes hacia otros activos con una remuneración más atractiva, como puede ser la deuda pública o los fondos monetarios. Sin embargo, hay otro factor que podría ser incluso más relevante para explicar la caída de los depósitos: la reducción del balance de la Reserva Federal de EEUU, más conocido como quantitative tightening (QT).

De una forma extremadamente sencilla y esquemática se puede decir que la Fed (y otros bancos centrales) ha estado años adquiriendo bonos y activos a cambio de inyectar ingentes cantidades de liquidez en el sistema (cuando la inflación era baja y se pretendía estimular la economía). Durante ese periodo, los bancos centrales acaparaban en sus balances grandes cantidades de bonos, y en su lugar entregaban reservas (liquidez pura) a los bancos y a otras entidades involucradas. Esta práctica llevó a que los depósitos y similares crecieran con gran intensidad durante años. El sistema se 'inundó' de liquidez.

Ahora, la Fed y otros bancos centrales están haciendo lo contrario: la cantidad de bonos en sus balances está disminuyendo, por lo que una mayor cantidad de estos activos debe ser absorbida por el mercado (agentes privados), mientras que la liquidez que inyectó la Fed y otros bancos centrales se evapora poco a poco. Así funciona la banca central: crea el dinero con la misma facilidad que lo destruye.

¿Cómo se produce este nexo entre el balance de la Fed y los depósitos?

Es cierto que los vínculos entre la expansión del balance (QE) y los depósitos y préstamos del sistema bancario son complejos de imaginar. Por ello, los economistas de Fitch Brian Coulton, Pawel Borowski y Christopher Wolfe han intentado explicar de forma gráfica cómo funciona este proceso para poder entender lo que está ocurriendo. Por ejemplo, si la Fed compra bonos directamente de un banco comercial, la transacción, en teoría, solo provocaría a un cambio en la composición de los activos del banco comercial. Los bonos en poder del banco se reducen, mientras que sus reservas aumentan, por lo que no debería haber un impacto directo en los depósitos de los bancos comerciales.

Sin embargo, tanto la expansión del balance como la reducción actual están afectando a los depósitos. La expansión, de hecho, coincidió con un aumento espectacular en los depósitos de todo el sistema. Aquí es dónde se explica el nexo: probablemente, la Fed compró bonos y activos de muchos intermediarios financieros que no tienen un acceso directo al balance del banco central (donde aparcan las reservas). Si la Fed compra bonos a un inversor o a una entidad financiera, la Fed tiene que 'ingresar' esa liquidez en un depósito a favor de ese agente.

Ahora sucede lo contrario. Los bonos están entrando en las carteras de inversores, de entidades financieras y en los balances de los bancos comerciales, mientras que los depósitos se reducen por el otro lado.

La mecánica del QT opera justo al revés que la del QE: "A medida que la Reserva Federal se 'deshace' de los bonos (deja que vayan venciendo en su balance), las reservas y la liquidez que creó originalmente vuelven al banco central y desaparece. Si la Reserva Federal vende un bono a un banco (o una institución financiera no bancaria), el banco paga una cantidad en reservas o liquidez a la Reserva Federal. Sin embargo, esta liquidez que vuelve a la Fed no se mantiene, el banco central liquida la operación y el 'dinero' desaparece.

"Del mismo modo, si el Tesoro de EEUU emite un nuevo bono para refinanciar bonos vencidos que la Fed no está refinanciando, la emisión de bonos absorberá reservas del sistema bancario. El Tesoro devuelve estas reservas a la Fed cuando el bono vence", señala el informe de Fitch. Parece como arte de magia, pero lo cierto es que la Fed está haciendo desaparecer el dinero para tensar los mercados financieros y enfriar la demanda. Así se lucha contra la inflación.

"Mientras que los planes de ajuste cuantitativo (QT) de la Fed sigan vigentes y en ausencia de más intervenciones de emergencia de la Fed, este ajuste reducirá significativamente la liquidez agregada en el sistema bancario comercial de EEUU. El QT reducirá las reservas agregadas mantenidas en la Fed, los activos totales de 'efectivo' del sistema bancario. También ejercerá una presión a la baja sobre los depósitos, impulsando el ratio préstamos-depósitos (L/D) en todo el sistema. Una liquidez más ajustada podría dar lugar a condiciones crediticias más restrictivas, lo que pesará sobre el crecimiento de EEUU", asegura Fitch en un informe publicado este lunes.

La evidencia que otorgan los datos revela un fuerte vínculo que parece convincente. Los depósitos alcanzaron un máximo de 18,1 billones de dólares en abril de 2022, justo antes de que la Fed iniciara el QT, y han caído hasta 17,1 billones de dólares hasta mediados de abril de 2023. "Esta caída casi no tiene precedentes y está más o menos en línea con la caída de los activos que tiene la Fed en balance. Además, la caída de los depósitos se produjo a pesar del sólido crecimiento de los préstamos, lo que dio lugar a un aumento significativo de la relación préstamos sobre depósitos".

Aunque es ahora cuando este nexo entre QT y caída de los depósitos está cobrando mayor relevancia, los expertos de TD Securities ya hablaron largo y tendido de esta consecuencia a principios de 2022. En ese momento, las reservas bancarias en el sistema superaban aún los 4 billones de dólares.

La mayor parte de estas reservas no eran obligatorias (las que la regulación exige), eran el resultado de años de políticas monetarias expansivas. Ahora, las reservas están a punto de caer por debajo de los 3 billones de dólares, según los datos de la Reserva Federal de San Luis. También el estratega Dominique Dwor-Frecaut, que lleva tiempo insistiendo en que la caída de los depósitos "no es reflejo de una pérdida de confianza, sino que es el resultado del quantitative tightening".

Esta caída de la liquidez y los depósitos está generando tensión en el sistema bancario. Cuando los depósitos se reducen, los bancos se vuelven más frágiles y tienden a competir por captar el pasivo necesario para operar con seguridad. Esta lucha por el pasivo lleva a muchos bancos a pagar unos tipos de interés más altos para atraer a clientes, lo que a su vez pone en peligro su rentabilidad.

En un caso extremo se pueden ver crisis de liquidez como la de Silicon Valley Bank, que sufrió una fuga de depósitos letal ante la incapacidad de taponar las salidas de dinero. La Fed podría verse tentada a detener el QT si termina produciéndose una crisis bancaria, pero mientras que esto no suceda, el proceso seguirá su curso hasta que la inflación se normalice.

Brian Coulton, Chief Economist, Fitch Ratings, concluye que "mientras que la Fed decida continuar con sus planes para reducir el balance, de forma inevitable se producirá una caída de la liquidez en el sector bancario".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud