Economía

Estas son las 'preguntas trampa' que hace el tribunal médico para decidir una pensión de incapacidad permanente

  • Recogen mucha más información de lo que parece en un primer momento
  • Por eso son tan importantes en la visita a los miembros del tribunal
  • Lo que debe hacer el solicitante es responder con tranquilidad y veracidad
Foto: Dreamstime.

De todas las fases que forman parte de un proceso de solicitud de una pensión de incapacidad permanente la visita al Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI), al que se conoce como tribunal médico, es el paso más delicado y el que más agobia a los solicitantes.

Las razones son variadas: a menudo se desconoce la labor exacta de los miembros del tribunal y tiene una visión de los mismos y del propio EVI que no corresponde a la realidad. Lo cierto es que el objetivo del tribunal médico no es fiscalizar al solicitante ni tratarle como al 'enemigo', ya que solo se encargar de asegurarse que reúne las condiciones necesarias para cobrar la pensión de incapacidad permanente. Es decir, son garantes de la eficacia del sistema de pensiones, de que estas prestaciones lleguen a las personas que se las merecen.

Para llevar a cabo su labor los miembros del tribunal médico necesitan información del paciente y, aunque el propio solicitante puede aportar sus informes médicos, tendrán que preguntar al ciudadano sobre diversas cuestiones con un único fin: conocer la influencia de la enfermedad que sufre tanto en su vida cotidiana como en su vida laboral.

De entre todas esas preguntas que los miembros del tribunal hacen al ciudadano hay algunas que tienen mucha más importancia de la que parece en un primer momento. A través de cuestiones aparentemente triviales o incluso casuales el tribunal médico puede recopilar datos muy valiosos para recomendar la concesión o la denegación de la pensión de incapacidad permanente.

Son lo que se denominan como 'preguntas trampa' del tribunal médico, cuestiones a las que el trabajador debe responder con sinceridad y sin alterarse: no deben suponer traba alguna para su futuro. Pero, claro está, son mucho más importantes de lo que se presupone.

Las 'preguntas trampa' del tribunal médico

El portal especializado Fidelitis recoge en su página web un listado con esas preguntas trampa del tribunal médico, cómo se realizan al solicitante de pensión de incapacidad permanente y qué información es la que buscan conseguir realmente:

-¿Cómo te encuentras? Parece una pregunta casi de introducción, para romper el hielo, pero ni mucho menos, ya que es la primera de las cuestiones con las que los miembros del tribunal intentan saber cuáles son las sensaciones del solicitante de la pensión.

-¿Has mejorado de tu enfermedad desde que llevas de baja? Esta pregunta es algo más contundente, pero será en la respuesta en la que reside su especial importancia, ya que las opciones de recuperación del paciente son una de las claves a tener en cuenta para dar o negar una pensión y elegir su grado.

-¿Has venido solo o acompañado? No se trata de una pregunta que trata de crear una empatía o un tema de conversación, está relacionada íntimamente con la pensión, dado que trata de discernir el grado de autonomía del paciente, algo que también influye en la pensión y su grado.

-¿Qué puesto de trabajo tienes? No se trata (o al menos no solo) de una forma de interesarse sobre la vida del paciente, ya que la función del solicitante es un aspecto más a tener en cuenta para recomendar la concesión de una pensión y el grado de la misma.

-¿Qué tareas hacías en tu trabajo? Se relaciona con la anterior, aunque es menos sutil: al tribunal médico le interesa conocerlas para saber si en su estado actual el paciente puede desempeñarlas o no, lo cual influye en sus posibilidades de tener pensión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud