Economía

CEOE seguirá negociando la reforma de pensiones pero desconfía del Gobierno

  • La patronal mantiene su rechazo a la subida de las bases máximas del 8,6%
  • Los empresarios piden confianza, discreción y comunicación en la negociación
El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi. EE
Madridicon-related

La patronal CEOE seguirá negociando la reforma de pensiones. "CEOE siempre se sienta en la mesa a negociar", confirman tajantes desde la patronal a este medio. Su postura choca frontalmente con la medida del Gobierno de subir las bases máximas de cotización un 8,6% el próximo año. Mientras, hay una negociación por la reforma de pensiones a tres bandas, que se debe tratar entre el Ejecutivo, los empresarios y los sindicatos en la mesa de diálogo social durante este último trimestre del año. La patronal mantiene pies de plomo y reclama al ministerio de Seguridad Social que dirige José Luis Escrivá más seguridad ante una medida que las empresas consideran clave.

Ayer, el vicepresidente de la patronal, Íñigo Fernández de Mesa, garantizaba que la patronal sigue "abierta al diálogo" en la reforma de las pensiones, aunque admite "falta de confianza" hacia el Gobierno. Tal y como reafirman internamente en la patronal, los empresarios piden andar sobre seguro ante una reforma de calado para la que reclaman una mayor transparencia y discreción en la negociación.

Tras conocerse la decisión del Ejecutivo de incrementar las bases máximas de cotización, una medida tomada a espaldas del diálogo social que carga 1.600 euros extra a las nóminas a partir de 49.000 euros anuales, la patronal se remitió precisamente a la mesa de negociación y afeó al Gobierno que no se consultara ni trasladara ninguna propuesta en la reunión previa a la publicación de los Presupuestos. Desde CEOE critican la llegada de información a través de otros canales de comunicación en vez de a partir del propio ministerio de Inclusión.

"Que el Ejecutivo tome muchas medidas relacionadas con el diálogo social sin una consulta, nos genera una falta de confianza", explicaba públicamente Fernández de Mesa ayer ante los medios. "Tiene que haber una confianza entre las partes. Siempre vamos a estar abiertos al diálogo y es importante que haya confianza", añadió.

En juego la relación para una reforma que introducirá una senda de incrementos en la pensión más alta y las bases máximas hasta mitad de siglo. Según avanzan desde el departamento encargado de las pensiones, ligará la subida de estas bases de cotización al IPC (pensando en el objetivo del 2% anual que marca el Banco Central Europeo) más una carga adicional que negociarán con el diálogo social. Además, incluirá la modificación del propio periodo de cómputo para calcular la prestación pública de los jubilados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud