Economía

Elegir los 29 mejores años de cotización incrementa la pensión de las carreras laborales más desfavorables

  • El BdE realiza diversos modelos con cambios en el periodo de cómputo
  • Seguridad Social plantea, además, cambios en las lagunas de cotización
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. EP
Madridicon-related

El Banco de España (BdE) ha publicado un documento que recoge los efectos heterogéneos y diversos que podría provocar la reforma del periodo de cómputo para el cálculo de la pensión. Uno de los principales objetivos que persigue el Ministerio de Seguridad Social que dirige José Luis Escrivá es el de cubrir las lagunas laborales y fuentes de la negociación apuntan que el objetivo es que el nuevo sistema contente a las generaciones que afronten las nuevas condiciones para el cálculo de la pensión tras el periodo transitorio. Así, la elección de los 29 años de cotización más favorables implicaría una mejora de la pensión en aquellos trabajadores con más de un año de lagunas de cotización (2,8% promedio), con más de un año a tiempo parcial (0,6%) o con más de un año sin empleo (2,5%), además de las pensiones por debajo de la mediana, según los cálculos del BdE.

Es uno de los modelos que propone y visualiza en su documento el Banco de España y que parece ajustarse con los planes de la cartera de Escrivá, pues el incremento de la pensión a nivel global del sistema es del 0,8%. Eso sí, este cálculo se extrae de un incremento del periodo de cómputo a 35 años (algo que descartó el propio ministro) eligiendo los 29 mejores.

En sí, la posibilidad de excluir los peores años de cotización del cálculo de la retribución pública "podría suavizar la caída de la pensión media como resultado de la extensión del periodo de cálculo", señalan. En particular, en comparación con un esquema en el que se tuviesen en cuenta los 25 años anteriores a la jubilación, la utilización de entre los 25 y los 28 años más favorables, dentro de los 35 previos a la jubilación, arrojaría una pensión inicial media mayor, mientras que, si el período de cálculo variase entre los 30 y los 34 años más favorables, la pensión inicial media sería menor.

Desde el ministerio destacan que esta parte de la reforma cuenta con varias palancas que se van a tocar para obtener la mejor fórmula. La triple vía pasa por excluir los años de cotización más desfavorables, ajustar el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión y mejorar el tratamiento de las lagunas laborales para reducir la brecha de las carreras laborales más desfavorables y también la brecha de género que acusan las mujeres a la hora de recibir la pensión. 

El informe del Banco de España realiza cálculos en base a modificaciones únicamente del periodo de cómputo. No tiene en cuenta, por ejemplo, cambios en las lagunas de cotización. A partir de la reforma de 2011, la Seguridad Social bonifica con el 100% de la base mínima los primeros 48 meses en blanco por no cotizar, y el 50% de la base mínima a partir de ese periodo. No obstante, a quienes resulte aplicable la legislación anterior a la Ley 27/2011, las lagunas de cotización se integrarán con la base mínima de cotización vigente en cada momento.

¿Cómo quedaría una ampliación a 35 años?

La extensión del período de cálculo de la base reguladora desde 15 hasta 25 años, periodo actual, ha supuesto la reducción de la pensión inicial media de un 5%, mientras que la ampliación desde 25 hasta 35 años que ha descartado José Luis Escrivá provocaría una disminución adicional del 8,2%. Este es un cálculo ya conocido del Observatorio sobre el sistema público de pensiones, de la Universitat de València, y excluye posibles medidas en el tratamiento de lagunas laborales.

El organismo considera que tomar los mejores 29 años para determinar la base reguladora produciría, en promedio, un incremento de la prestación inicial de las pensiones que se sitúan por debajo de la mediana (con respecto de un escenario en el que la base reguladora se calcula a partir de los 25 años anteriores a la jubilación) y una caída de la prestación inicial para las pensiones en el cuarto cuartil de la distribución (es decir, las más altas).

"Ampliar el período de cálculo tendría un impacto heterogéneo entre pensionistas. En particular, el efecto sería menor para las pensiones por debajo de la mediana, lo que redundaría en una menor desigualdad", destaca el organismo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud