Economía

Lo peor no ha pasado para Alemania: se dirige a una recesión invernal y a más presión inflacionista

  • La recesión se confirmará en el primer trimestre de 2023 debido al invierno
  • La inflación del año que viene será mayor, ya que no se ha tocado el pico
  • La construcción va a caer como lo hizo en la crisis financiera de 2008
El canciller alemán, Olaf Scholz. Foto: Reuters.

Alemania se dirige a una recesión invernal. Lo peor para la locomotora europea todavía no ha pasado, ya que las previsiones más sombrías se van a materializar a principios del año que viene. Entonces, se confirmará la crisis y se alcanzará el pico de inflación, según el Instituto Ifo, que anticipa un "duro invierno".

A esa situación se llegará tras el frenazo que se ha constatado al finalizar el verano y la estanflación actual, que desencadenarán el primer dato de crecimiento negativo. Será en el último tramo de este año. En concreto, la contracción será del 0,2% para el cuarto trimestre. A ello le seguirá un trimestre consecutivo más de desaceleración, del -0,4%, en los tres primeros meses de 2023. "La economía se va a contraer, respectivamente, en los trimestres de invierno", señala el organismo.  

Los peores meses van a ser los de octubre a diciembre de 2022 y de enero a marzo de 2023, encaminándose así Alemania a la recesión invernal. Todo ello se produce después de que el Ifo haya revisado a la baja sus previsiones de verano. "La economía alemana se está enfriando drásticamente y se enfrenta a un invierno duro", detalla el organismo en su pronóstico de otoño. El instituto económico recorta el crecimiento y eleva las perspectivas de inflación. 

Este año terminará con un crecimiento moderado, del 1,6%, por debajo de las previsiones previas del 2,5%. Sin embargo, el mayor impacto económico se producirá en 2023, con un PIB para el conjunto del -0,3%. Es decir, cuatro puntos porcentuales menos, que se achacan a que los consumidores van a reducir significativamente sus compras.

"Muchos servicios al consumidor fueron capaces de beneficiarse del fin de Ómicron, aumentando sus ventas hasta mayo. Pese a cierta recuperación, el coronavirus ha hecho mella en el comercio minorista y la reticencia a comprar de los consumidores se ha evidenciado últimamente", resume el Ifo. 

Las compras se ven ahogadas por la inflación y, de nuevo, lo peor no ha pasado. En 2022, el Índice de Precios al Consumo (IPC) alemán terminará en el 8,1% y se elevará al 9,3% para 2023 -o, lo que es lo mismo, 6 puntos porcentuales más que lo que esperaba el anterior análisis-. De hecho, los precios todavía no han alcanzado su pico máximo: será en el primer trimestre del año que viene, cuando se tocará el 11% de inflación. "Las elevadas tasas de inflación están erosionando los ingresos reales y los ahorros de los hogares, reduciendo su capacidad adquisitiva", señala el instituto económico.

Los suministradores energéticos van a seguir padeciendo los altos costes de aprovisionamiento. De nuevo, las mayores dificultades se verán en la primera parte del año que viene. Pese a que la energía va a seguir en el centro de la crisis, el Ifo considera que sí va a haber suficiente gas. 

La caída de la construcción será como la de 2008

Aunque la peor parte se la llevará el consumo debido a la inflación y a la crisis energética, la producción industrial también se está resintiendo. Eso sí, el sector manufacturero aguantará mejor y los pedidos a fábrica están mostrando una mayor resistencia.

Dentro de la industria, donde se va a ver una clara desaceleración es en la construcción. Será equiparable a la de inicios de la pandemia y a la de la crisis financiera de 2008. La razón es que el aumento de los costes de producción cancelará parte de los pedidos en curso y, los nuevos, mermarán. A todo ello contribuirá la subida de los tipos de interés, que frenarán la demanda.

El único alivio que encuentra el Ifo es que el paquete de ayudas del gobierno alemán: sí ayudará a las familias y empresas, aunque no será capaz de evitar la desaceleración. Habrá que esperar a la primavera que viene para que empiecen a caer los precios y para que el consumo se vaya reactivando. En conclusión: "no se volverá a la normalidad hasta 2024".

comentariosicon-menu7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

España en recesion perpetua
A Favor
En Contra

España en recesion perpetua , necedad politica corrupcion y delincuencia economica impune

Puntuación 18
#1
jsus
A Favor
En Contra

Hombre, alquién que va de economista y predice el futuro, no como los demás economistas que suelen predecir el pasado.

Puntuación 8
#2
delgado
A Favor
En Contra

^>

El futuro es un por hacer

Quién nos iba a decir que la Genocida Internacional Socialista-WEF- iba a dar un golpe de estado en el 15/03/2020

Si Alemania está "Enferma" que es el sostén económico de la UE, España hace tiempo que está "Muerta" económicamente hablando

Puntuación 11
#3
Chacho
A Favor
En Contra

Les da igual porque cogen el avión y nos inundan Mallorca, malaga, Valencia, Barcelona, Canarias y pasan el invierno por cuatro duros.

En pleno confinamiento duro, tuvieron la arrogancia de pedirle a Pedro que abriera las fronteras para que ellos pudieran venir a pasarlo en sus fincas de Mallorca.

Puntuación 6
#4
Diana Queen
A Favor
En Contra

Abran el Nord Stream 2

Puntuación 4
#5
Barnes
A Favor
En Contra

Zelenski quiere màs más armas y más dinero.

Puntuación 0
#6
Franko
A Favor
En Contra

Eso para que siga sancionado a quien le vendía gas barato, ahora a comprar el mismo gas más caro a EEUU

Puntuación 0
#7