Economía

El Banco de España pide no subir los salarios y pensiones al ritmo de la inflación

  • "Se podría alentar una realimentación de precios y costes adversa para la economía"
  • Las últimas previsiones hablan de un crecimiento del 6,3% para 2021
  • Anticipa una rebaja "significativa" de las previsiones de crecimiento

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido del peligro que supone realizar indexaciones al IPC de partidas de gasto y de salarios por el impacto "retroalimentativo" que tendría sobre una inflación que ya se encuentra en niveles relativamente elevados.

Durante su intervención ante la Comisión de Presupuestos del Congreso sobre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022, Cos ha recalcado que "resulta particularmente importante evitar el uso generalizado de cláusulas de indexación (a la inflación) automáticas en las partidas de gasto que pudieran alimentar adicionalmente el actual proceso inflacionista".

Además, el gobernador ha pedido a empresas y trabajadores que interioricen "la naturaleza fundamentalmente transitoria de algunos de los principales factores que están detrás del actual repunte de los precios y buscar un reparto equitativo de la merma de rentas de la economía nacional frente al resto del mundo que implican los aumentos de costes recientes, en muchos casos concentrados en bienes y servicios que nuestra economía requiere, pero no produce".

Si todas estas alzas de precios se convierten en unos precios finales mayores y en unos salarios superiores, se corre el riesgo de generar un proceso inflacionista más severo y duradero. De Cos advierte que "se podría alentar una realimentación de precios y costes con efectos adversos para la competitividad, la actividad económica y el bienestar de los ciudadanos".

Menor crecimiento

Cos ha anticipado que harán "una revisión significativa a la baja" de sus previsiones de crecimiento económico de España para este año. Además, el gobernador del Banco de España cree que algunos ingresos en los Presupuestos Generales se han calculado de forma demasiado optimista.

Cos ha explicado que el Banco de España no publicará nuevas proyecciones macroeconómicas hasta el mes de diciembre, pero ha avanzado que habrá una revisión a la baja.

Las últimas previsiones

Las previsiones actuales del Banco de España proyectan un crecimiento del PIB del 6,3% en 2021, que se reduciría ligeramente hasta el 5,9% en 2022.

Pero, ha recordado Hernández de Cos, tras estas proyecciones el INE revisó de manera significativa a la baja sus estimaciones previas de crecimiento del PIB en el segundo trimestre de 2021 del 2,8% al 1,1% antes mencionado.

"Una rebaja de una magnitud tan elevada comporta, de forma mecánica (...) una reducción sustancial de la tasa media de crecimiento del PIB para 2021 y, en menor medida, también de la de 2022", ha añadido, en declaraciones recogidas por la agencia EFE.

Hernández de Cos ha señalado los riesgos que afronta la economía española y ha subrayado especialmente al la evolución de los desajustes entre la oferta y demanda de bienes y el grado de persistencia de las presiones inflacionistas.

¿Una PGE inflados?

Al analizar los principales rasgos del proyecto, Hernández de Cos ha señalado cómo el cuadro macroeconómico a partir del cual se elaboran las cuentas establecen un crecimiento del 6,5% y del 7% para este año y el siguiente, una tasa media de crecimiento casi un punto por encima del consenso de los analistas para ambos ejercicios.

En el caso particular de la inflación, ha señalado cómo el deflactor recurrido para el consumo privado se queda en el 1,3%, "sólo dos décimas menos que en septiembre", ha dicho, lo que implicaría, en caso de hacer una actualización en base a la misma, una revisión de más de 0,5 y 1 puntos porcentuales para los dos años.

También ha destacado el efecto que podría tener el mantenimiento en el tiempo del alza en los precios de la energía, que en el caso de la electricidad llegaría a alcanzar entre dos y tres décimas de PIB al cabo de tres años en caso de consolidarse un aumento permanente del 10%.

A vueltas con las pensiones

Pablo Hernández de Cos ha vuelto a advertir de que la escalada de precios podría elevar el gasto en pensiones estimado en el presupuesto de 2022 en unos 3.500 millones de euros.

Hernández de Cos ha constatado "ciertos riesgos de desviación al alza" en el gasto en pensiones presupuestado. Así, si la inflación sube más de lo estimado, el gasto en pensiones podría elevarse en unos 1.500 millones en 2022, a lo que habría que sumar otros 2.000 millones por la compensación de las pensiones de 2021.

Hernández de Cos ha insistido en que "sigue siendo necesaria una revisión del sistema público de pensiones que garantice su sostenibilidad", un proceso que debe abordarse con "transparencia" para que los ciudadanos puedan "planificar convenientemente sus decisiones de trabajo y jubilación, y de consumo y ahorro".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud