Economía

El paro de larga duración se dispara con el Covid en 360.000 personas

  • Casi el 49% de los desempleados lleva más de un año buscando empleo, frente al 41,5% de 2019
  • El problema se agudiza entre el colectivo que lleve entre 12 y 24 meses sin encontrar empleo
Madrid

Los datos de empleo del segundo trimestre, -abril a junio-, y la continuidad en julio son claramente positivos. Así se desprende de la Encuesta de Población Activa (EPA) o los datos del registro del Sepe y de la Seguridad Social. Sin embargo, un análisis más en profundidad de la encuesta del INE arroja algunos datos preocupantes. Entre ellos, el alza desmesurada de los desempleados de larga duración, aquellos que llevan entre uno y dos años buscando infructuosamente un trabajo, y los de muy alta duración, que sobrepasan los dos años. En conjunto, durante la pandemia (segundo trimestre de 2021 sobre el primero de 2020) se ha elevado en 360.500 el número de parados que no encuentran empleo desde hace un año como mínimo. Un problema que señala el Servicio de Estudios de la Confederación de UGT en un informe elaborado para la Comisión Ejecutiva del sindicato.

El informe reseña que el grupo de desempleados de larga duración (de un año en adelante) supuso en el segundo trimestre de este año el 49% de los trabajadores en paro. O, medido en personas, 1,735 millones. Si se compara con el primer trimestre de 2020, cuando entró en vigor el confinamiento, el porcentaje se ha elevado más de 15 puntos, pues entonces la EPA contabilizó como parados de larga duración al 35,9% del total de parados, 1,142 millones.

No obstante, el dato del segundo trimestre del pasado año, así como el de los siguientes, está desvirtuado por la metodología de la EPA. El INE exige para contabilizar a una persona como parada que haya realizado una búsqueda activa de empleo durante el trimestre analizado. Con el confinamiento y otras medidas restrictivas, muchos desempleados no pudieron cumplir tal requisito. Por tanto, la EPA los consideró como inactivos y no parados, lo que explica la fuerte reducción del paro de larga duración en aquel trimestre de 2020.

En junio, la EPA cifró en 1,73 millones las personas que llevan en paro más de 12 meses

Para hacer una comparación homogénea hay que enfrentar los datos de este segundo trimestre con los del segundo trimestre de 2019, en ausencia de Covid. Aun así, los datos siguen siendo preocupantes, en opinión de UGT. Entonces la EPA contabilizaba 1,458 millones de personas en paro de larga duración, equivalente al 45,13% del total de los parados. Es decir, que actualmente hay 277.600 personas más que superan los 12 meses en búsqueda de empleo en comparación del segundo trimestre de 2019.

Entre uno y dos años

El paro de larga duración ha crecido especialmente entre aquellos que llevan entre 12 y 24 meses en desempleo y se ha mantenido más estable entre los que superan los 24 meses. Así, a finales de junio eran cerca de 800.000 las personas buscando entre un y dos años, lo que supone 400.000 personas más que hace un año, pero cerca de 350.000 si se compara con el mismo periodo de hace dos años.

Sobre los que superan los 24 meses, en junio eran cerca de 940.000, lo que supone 193.000 más que en 2020, pero 69.000 menos que en el segundo trimestre de 2019.

El desempleo de larga duración no es el único problema que resalta el Servicio de Estudios del sindicato de la Unión General de Trabajadores. También el efecto sobre las mujeres del empleo oculto (tasa ampliada de desempleo, que incluye además a las personas inactivas que trabajarían en caso de tener una oportunidad y a los trabajadores a tiempo parcial involuntario). Esta medición sitúa el desempleo en el 23,7%, 8,5 puntos por encima de la tasa de paro.

El tiempo parcial indeseado

Otro de los efectos en el mercado laboral que se ha disparado con la pandemia es el número de empleados a tiempo parcial que desearían trabaja a jornada completa. Como resalta el informe del Servicios de Estudios de UGT, el número de ocupados a tiempo parcial ha crecido un 5,1% hasta sumar el 14,4% de todos los asalariados. Los jóvenes vuelve a ser el colectivo más perjudicado, pues se eleva al 41% de los ocupados. De la totalidad, el 54,1% desearía tener un empleo por 8 horas diarias y no reducido. En el caso de los asalariados entre 25 y 35 años, los que preferirían un empleo a jornada completa, pero que no lo encuentran, suponen las dos terceras partes. 

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Una vez más y como siempre un interesante estudio sobre los parados que no se relaciona para nada con la raquítica estructura empresarial española. Desde el propio sindicato de UGT se desprecia continuamente a las Pymes, hasta el punto que han conseguido uno de sus objetivos más queridos, que la palabra empresario sea actualmente peyorativa. Si a esto añadimos el desprecio profundo por las Pymes que se respira en el gobierno de amiguetes de Pedro Sánchez y que se concreta en continuos ataques desde el Ministerio del Paro, de Economía, de Hacienda, de Industria, de Sanidad, de Estructura Familiar y desde todos los puntos de vista posibles, es natural que en España haya paro, que seguirá habiéndolo, y que se ceba especialmente con los parados de larga duración, con los jóvenes y con los mayores de 45 años. Para entenderlo basta con ponerse en el lugar de un sufrido empresario de Pyme que además de trabajar una media semanal de entre 60, 80, 100 o incluso 120 horas, se enfrenta a muchísimos retos y en ello se juega todo su patrimonio y el bienestar de su familia. Si esta persona desea contratar a un empleado, acaso se va a fijar en las personas paradas de larga duración que ya de por sí demuestran que han tenido poco interés en buscar trabajo, o va a decantarse por una persona más activa que pese a las dificultades ha encontrado algún tipo de trabajo y está más dispuesto a desempeñarlo con entusiasmo. Además, y aunque nadie lo piense, un empresario no busca un empleado que esté pensando continuamente en las vacaciones, días libres, puentes, horas extras, finiquitos, reunión familiar, etc., sino en trabajar bien, rápido y contento. Nadie quiere tener alrededor malas caras y malos rollos. Todos sabemos que estos privilegios los gozan sobradamente los funcionarios al precio de tener que mantener un estado mastodóntico, poco eficaz y caro, algo que una Pyme no se puede permitir de ninguna manera bajo el riesgo de quiebra. En fin, se conoce y se ha dicho ampliamente, todo gobierno que desprecia a sus empresarios está condenado a tener paro, desgraciadamente incluso para el sindicato UGT no hay otra. Y si no, que lo demuestre. El titular es correcto, el paro de larga duración se dispara ayudado por el COVID en 360.000 personas, pero sin el COVID también lo habría.

Puntuación 10
#1