Economía

Calviño decidirá el martes las ayudas al turismo sin contar con la banca

  • El Gobierno articulará ayudas directas con las CCAA y recapitalización de empresas medianas
  • El sector financiero intentará minimizar riesgos, aún cuando las quitas no sean generalizadas
  • Las ayudas para reforzar la solvencia de las empresas ascienden a 11.000 millones.
Nadia Calviño. EFE.
Madrid

Este próximo martes, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, presentará ante el Consejo de Ministros el Real-Decreto-Ley de los 11.000 millones de euros para reforzar la solvencia de las empresas, pymes y autónomos. Fuentes del sector financiero aseguran a eE que lo hará sin contar con las peticiones de la banca, cuestión que rebaten fuentes del ministerio que dirige Calviño, al señalar que desde el principio se ha colaborado "muy bien" con el sector y se han contemplado todas las opciones.

Lo cierto es que la banca, como las patronales de autónomos y las empresas tienen su posición, posición que no siempre se ajusta a la del Gobierno: ahí están por ejemplo, la demanda de mayor número de ayudas directas y, las quitas. Y es que, aunque las quitas a los créditos avalados por el ICO ya no serán generalizadas, haberlas, las habrá. Y cada una de las partes afectadas -las entidades financieras y el ICO- señalan desde Moncloa- tendrá que asumir su porcentaje de "participación en la operación".

El sector financiero ya anticipa que intentará minimizar riesgos y sortear las quitas

Los bancos, desde un principio, se han manifestado contrarios a las quitas. Y el Banco de España ha secundado esta opción que finalmente parece que viene rebajada tras la mesa de trabajo que ese estableció entre el ICO, el supervisor bancario, el Tesoro y Hacienda.

Remarcan fuentes políticas que esta parte de las ayudas servirán para que el ICO, que ha avalado entre un 70%-80% de los préstamos, soporte la parte que le corresponde al alivio de la deuda, mientras los bancos asumen la propia

No en vano, y sin saber aun quién determinará los criterios para proceder a una quita -aunque Calviño siempre ha dicho que tendrá en cuenta a los bancos por su conocimiento, considerándolos "esenciales"-, el sector financiero ya anticipa que intentará minimizar riesgos, y sortear unas quitas para las cuales se pretende establecer un código de buenas prácticas para que las empresas viables que reciban ayudas se comprometan a su reestructuración.

No obstante, en el arranque de la semana, Nadia Calviño hacía una declaración de intenciones que refuerza lo que desde fuentes de Moncloa recoge eE, y no es otra actuación que la prevalencia de las ayudas directas y del interés de la vicepresidenta económica en que la mancha de aceite de esta crisis no se extienda a otros sectores.

Hay que recordar que los avales ICO dados hasta ahora han cubierto una financiación de hasta 118.000 millones de euros.

Las otras patas del plan

Fuentes de Moncloa confirmaron a eE que además de la pata del ICO que acompañará a los procesos de reestructuración de la deuda de las empresas acogidas a este aval del Estado, con posibles alargamientos de plazos o carencias de pagos, el Ministerio de Economía prevé incluir en su Real Decreto de los 11.000 millones de euros otros dos instrumentos o patas.

El primero de ellos se refiere a las ayudas directas que serán canalizadas a través de las Comunidades Autónomas. Se trata de un anuncio que ya adelantó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hace 10 días justificando que nadie como las autonomías para conocer la situación real de sus empresas.

La otra pata de las ayudas -después de la reestructuración de la deuda vía ICO, y de las ayudas directas mediante las CCAA - se sustenta en la recapitalización de las empresas medianas. El vehículo para esta medida es la empresa pública Cofides.

Preocupación de autónomos

Precisamente uno de los temores de la banca es que se cree un agravio comparativo con aquellas empresas, especialmente pymes, que ni siquiera llegaron a solicitar un préstamo vía aval ICO. Según fuentes de la patronal de autónomos -ATA-, un 70% de micropymes y autónomos no llegó a solicitar estos créditos avalados.

Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos, insiste en que las ayudas deberían ser en gran parte ayudas directas y gestionadas por el Estado. Considera Amor que 6.000 millones deben destinarse a ayudas directas gestionadas con transferencias, o con bonos que amorticen y sirvan para hacer frente a las cotizaciones sociales y a los impuestos. ATA plantea quitas de Hacienda y de la Seguridad Social.

Según el último informe del ICO de febrero, el 32,3% del volumen de los préstamos han ido a parar a autónomos.

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

navegante, y este desastre lo han conseguido en 100 días de progreso.
A Favor
En Contra

Las primeras ayudas serán para los de las pateras, y sí sobra algo para los arruinados por las medidas de un gobierno de inútiles.

Puntuación 5
#1
VIO
A Favor
En Contra

Parece que los numerosos articulistas que escriben sobre los créditos ICO no los han solicitado nunca en su vida. Los créditos ICO son unos créditos más, en los que únicamente se rebaja en uno o dos puntos los tipos de interés. Generalmente se han firmado a tres, cinco u ocho años. Cuanto mayor es el plazo, suben los intereses, aunque en todos los casos el primero es de carencia en la devolución de intereses, pero no así del capital. Por otra parte, los bancos se han fijado muy bien a que empresas se los dan, ya que el Director de Sucursal conoce perfectamente estas empresas y a sus gestores y propietarios. Además, por encima está el Jefe de Zona que lo supervisa perfectamente. Al conceder el crédito ICO a una Pyme en notaría se firma dos veces: primero los gestores de la empresa en su representación, que responderá con todas sus propiedades, y en segundo lugar ellos mismos, a nivel privado, como avalistas con los suyos. Por tanto, los créditos ICO están muy bien amarrados por la banca, que no se los da a cualquiera, sin ton ni son, y sabe perfectamente la cantidad que da en función de la solvencia económica de quien lo solicita. Por otra parte, 11.000 millones a repartir entre todas las autonomías es de risa, y más teniendo en cuenta cómo se deben repartir después entre ellas, ya que una mayoría irá a parar a las que tengan el mismo color político que el gobierno. Resumen: una cantidad irrisoria que en todo caso se debería dar de manera directa en función de los pagos que las empresas hacen a la Seguridad Social, dato que está perfectamente controlado, y que llegaría directamente a las empresas sin preferencias por su tamaño o proximidad al gobierno.

Puntuación 1
#2
Marisa
A Favor
En Contra

Las ayudas al turismo es llenarlos de nigerianos argelinos y marroquies, como en Canarias. Después cuando lleguen las elecciones y VOX sea la oposición, los sesudos políticos y analistas dirán ¡¡Dios mío qué hemos hecho mal!!

Puntuación 3
#3
VIO
A Favor
En Contra

En general da la sensación de que los articulistas que escriben sobre los créditos ICO no los han solicitado nunca en su vida. Los créditos ICO son unos créditos más en los que únicamente se rebaja uno o dos puntos los tipos de interés. Generalmente se han firmado a tres, cinco u ocho años. Cuanto mayor es el plazo, suben los intereses, aunque en todos los casos el primero es de carencia en la devolución de los mismos, pero no así del capital. Por otra parte, los bancos se han fijado muy bien a que empresas se los dan, ya que el Director de Sucursal conoce perfectamente estas empresas y a sus gestores y propietarios. Además, por encima está el Jefe de Zona que lo supervisa perfectamente. Al conceder el crédito ICO en notaría se firma dos veces: primero los gestores de la empresa en su representación, que responderá con todas sus propiedades, y en segundo lugar ellos mismos, a nivel privado, como avalistas con los suyos. Por tanto, los créditos ICO están muy bien amarrados por la banca, que no se los da a cualquiera, sin ton ni son, y sabe perfectamente la cantidad que da en función de la solvencia económica de quien lo solicita. Por otra parte, 11.000 millones a repartir entre todas las autonomías es de risa, y más teniendo en cuenta cómo se deben repartir después entre ellas, ya que una mayoría irá a parar a las que tengan el mismo color político que el gobierno. Resumen: una cantidad irrisoria que en todo caso se debería dar de manera directa en función de los pagos que las empresas hacen a la Seguridad Social, dato que está perfectamente controlado, y que llegaría directamente a las empresas, sin preferencias por su tamaño o proximidad al gobierno.

Puntuación 0
#4
Usuario validado en elEconomista.es
labuelo14
A Favor
En Contra

Más ayudas directas a las personas y menos a las empresas y bancos que después roban casas a personas.....

Puntuación 0
#5