Economía

El 40% de personas en Erte enfrenta impagos por el colapso en el Sepe

  • Madrid, Barcelona y ahora Baleares son los lugares con un mayor colapso en la gestión del pago
  • En las dos últimas semanas han tramitado 150.000 Ertes, con 720.000 personas, según Csif
  • Desde UGT alertan de que los abonos indebidos implican la paralización de la próxima nómina
. eE
Madridicon-related

El atasco vuelve al Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) por los nuevos Ertes que se están tramitando masivamente y las nuevas prestaciones que se han aprobado, como el subsidio de 430 euros para aquellos desempleados que se quedaron sin ingresos durante el primer estado de alarma. Este colapso podría hacer que el 40% de los perceptores de los Ertes encuentren dificultades para recibir la prestación a tiempo en los próximos meses. La mayoría se concentrará en trabajadores que hayan cobrado de más en estos meses atrás, que podrían llegar al 40% del total, según fuentes sindicales.

Desde Csif señalan que en las dos primeras semanas de noviembre, se han tramitado casi 150.000 Ertes con más de 720.000 trabajadores. Este diario publicó que en octubre se presentaron 25.000 expedientes, casi 10.000 solo en Cataluña que fue la primera en cerrar la hostelería. Idénticas medidas en otras regiones han disparado las solicitudes. Asturias, que hace una semana contaba con 266 Ertes de limitación e impedimento, supera los 2.300 tras el cierre del comercio y la hostelería. Solo el jueves se registraron 800.

Atasco acumulado

La tramitación de todos estos nuevos expedientes implicará una nueva sobrecarga sobre los casi 8.000 trabajadores del Sepe que arrastran el cansancio de la primera ola, según apuntan los sindicatos. Aunque como remarcan desde UGT, el problema se arrastra desde hace meses pues no se ha conseguido dar salida a los errores que se han ido acumulando durante los meses más duros, cuando llegaron a cobrar del Sepe más de 3,5 millones de personas sólo de los Ertes.

Representantes de este sindicato en el Sepe señalan que para evitar males a muchos afectados por los expedientes, se prefirió en caso de duda reconocer los pagos antes que darles de baja, lo que ha provocado que muchos trabajadores que habían salido totalmente del Erte o de forma parcial se les haya seguido abonando. Ahora, cuando esos trabajadores vuelvan al Erte, el sistema informático del Sepe detectará que adeudan cobros indebidos y compensará dichas deudas con las nuevas pagas, imposibilitando el ingreso bancario de sus pagas.

Además, en UGT remarcan que el proceso conlleva dos meses. El Departamento de Cobros Indebidos del Sepe, colapsado como otros servicios, no pudo comunicar por carta a todos las personas que siguieron recibiendo cantidades que no les correspondían una vez que se detecto que habían salido del Erte de forma total o parcial.

El proceso exige que se les comunique por escrito para que el afectado pueda presentar las alegaciones oportunas, para lo cual tiene diez días. Hasta que el Sepe no tiene constancia de que este paso se ha realizado, no solicita formalmente la devolución de las cantidades transferidas indebidamente. Algo difícil de que se produzca, pues aún hay muchos afectados que no han recibido la comunicación del Departamento de Cobros Indebidos del Sepe. Finalmente, hay un plazo de un mes para devolver este dinero.

Pero si durante todo este proceso, el trabajador vuelve al Erte, se encontrará con que el sistema no le abonará la nueva prestación, sin tener en cuenta en qué fase se pueda encontrar este proceso de reclamación del Sepe.

Falta de personal y medios

Pero los retrasos que se prevén se produzcan los próximos meses no se deben exclusivamente al atasco generado por los errores cometidos en el pago indebido de prestaciones por parte del Sepe o la nueva carga de trabajo. La falta de personal y de medios está en el trasfondo de los demoras que se vienen produciendo. Todos los sindicatos denuncian, y el propio Sepe reconoce, que se ha producido una descapitalización de la plantilla del Servicio Público de Empleo.

En 2010 contaba con 10.828 empleados y en la actualidad son 7.935 después de que en primavera se reforzase con 1.000 temporales y hace un mes se haya ampliado con otros 500, que no todos se han incorporado, para la segunda ola.

Madrid, Barcelona y Baleares

Madrid y Barcelona han concentrado los cuellos de botella y ahora se está sumando Baleares, según apuntan desde UGT. De hecho, Barcelona fue reforzado con personal de otras provincias; una práctica que se podría generalizar los próximos días con unidades volantes.

Pero a la falta de personal, se debe sumar un sistema informático deficiente. El programa que utiliza el Sepe tiene 30 años y aunque ha sufrido muchos parches, varios durante la primavera, tiene carencias claras. Pero además, el propio Sepe reconoce que los medios, como ordenadores, no son suficientes y también hacen faltas más licencias para poder teletrabajar.

Valencia crea su propio fondo de rescate

El Gobierno valenciano de Ximo Puig entrará en el capital de empresas que atraviesen dificultades financieras por los efectos de la crisis del coronavirus. La Generalitat Valenciana ha dado luz verde a la creación de Fondo Valenciano de Resiliencia, un instrumento con el que apoyará a estas compañías mediante aportaciones de capital, instrumentos financieros híbridos como préstamos preferentes y participativos, deuda convertible o deuda subordinada. El fondo nace con una dotación de 10 millones de euros de los presupuestos de 2021, aunque no se descarta ampliarla en función de la demanda. Esta "herramienta de último recurso" podrá ser solicitada por compañías que no logren financiación en el mercado y sean consideradas estratégicas ya sea por su actividad o por su peso en la economía y el empleo en la región.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud