Economía

El impuesto a la comida basura de Garzón no se aplicará hasta tener Presupuestos

  • "La fiscalidad a la alimentación no saludable no es recaudatoria sino desincentivadora"
  • El ministro pone de ejemplo el impuesto catalán a las bebidas azucaradas
  • Apuesta por unos Presupuestos pactados con la mayoría de investidura
Garzón durante la comisión de Consumo en el Senado. Foto: M. de Consumo

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha insistido este lunes en los planes del Gobierno para gravar la denominada 'comida basura' pero ha indicado que la medida no se aplicará hasta que no se pacten y aprueben unos nuevos Presupuestos Generales del Estado.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, el ministro ha recordado que "tenemos problemas con el consumo no saludable que hace que tengamos niveles de obesidad elevados". En este sentido, Garzón ha señalado que "la fiscalidad a la alimentación no saludable no es recaudatoria sino desincentivadora para su consumo" pero ha reconocido que esta no se activará hasta que se aprueben las cuentas públicas, que requerirán una negociación a muchas voces. 

El ministro ha puesto de ejemplo el impuesto catalán a las bebidas azucaradas activo desde 2017 y que se estructura en dos tramos distintos, dependientes de la cantidad: uno de 0,08 euros para bebidas que tienen entre cinco y ocho gramos de azúcar por cada 100 mililitros, y otro de 12 céntimos para los productos con más de ocho gramos por 100 mililitros.

El pasado viernes, durante la comisión de Consumo en el Senado, Garzón esbozó los planes en esta materia y avanzó que en el primer cuatrimestre de 2021 se implantará en España el sistema voluntario de etiquetado Nutriscore, un código de colores que permitirá al comprados entender de un vistazo la calidad nutricional del producto que va a adquirir.

Además de abundar las bondades del sistema, ya implantado en países como Francia, el ministro indicó que los impuestos a la comida poco saludable buscarán aupar los productos más saludables por encima de los más nocivos haciéndolos más baratos.

Consumo presentó sus planes contra la alimentación nociva desde el inicio de la andadura del Gobierno de coalición. La hoja de ruta se basa en tres pilares: además del nuevo sistema de etiquetado y de la revisión de la fiscalidad, el Ministerio regulará la publicidad prohibiendo los anuncios de los alimentos que adquieran la peor valoración nutricional o la participación de caras famosas en los anuncios dirigidos a menores de 15 años.

Ya en el plano exclusivo de los Presupuestos, Garzón ha reconocido preferir sacarlos adaelante con la mayoría que posibilitó la investidura de Pedro Sánchez y ha definido a ERC como un partido hermano con el que a veces discrepa, aunque no ve inconveniente en que "otras fuerzas políticas se muevan".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud