Cataluña

El impuesto catalán a las bebidas azucaradas se blinda con un decreto ley

  • Hasta ahora ha recaudado casi 80 millones de euros

La Generalitat de Cataluña ha aprobado este martes un decreto ley con el mismo contenido que el reglamento que fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en julio y que está en proceso de recurso.

El nuevo decreto ley recoge, sin ninguna modificación, el contenido del reglamento anulado, y que especificaba el calendario y trámites para autoliquidar el tributo sobre las bebidas azucaradas envasadas creado por el gobierno catalán en 2017.

El fallo del TSJC consideró que la administración catalana había prescindido de los trámites esenciales de consulta, audiencia e información públicas a la hora de aprobar el reglamento, que fue recurrido por varias asociaciones de distribución, cadenas de supermercados, comercios y restauración.

Y es que estas empresas son las encargadas de pagar trimestralmente el tributo en nombre del consumidor final, a quien le deben repercutir el coste (en algunos casos con un aumento de precio de hasta el 10% en el producto) como estrategia para promover hábitos alimenticios saludables, según el argumentario del Gobierno catalán.

Entre las entidades contrarias a este impuesto figuran la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), la Asociación Española de Codificación Comercial (Aecoc), la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces), la Asociación Empresarial de Marcas de Restauración y Asociación Promarca.

Desde la Fiab insistieron este martes en que "este tipo de medidas rompe la unidad de mercado, disminuye la renta de los ciudadanos y tiene un carácter recaudatorio que genera a la cadena agroalimentaria que opera en Cataluña una pérdida de competitividad por las cargas desproporcionadas que suponen para las empresas y la consecuente inseguridad jurídica".

Añaden que un impuesto no cambia los hábitos de consumo de los ciudadanos y por lo tanto no es eficaz para lo que supuestamente fue creado: "Apostamos por la información y la formación a la población para llevar una dieta sana y equilibrada junto a unos hábitos de vida saludable".

¿En qué consiste?

El impuesto, que entró en vigor el 1 de mayo de 2017 y se debe liquidar trimestralmente con la administración autonómica, está estructurado en dos tramos distintos, uno de 0,08 euros para bebidas que tienen entre cinco y ocho gramos de azúcar por cada 100 mililitros, y otro de 12 céntimos para los productos con más de ocho gramos por 100 mililitros.

Mientras la sentencia del TSJC no sea firme, el impuesto se sigue liquidando, y con el nuevo decreto ley, la administración catalana pretende blindar su continuidad aunque el reglamento inicial sea definitivamente anulado por la Justicia.

Si bien la Generalitat defiende que el objetivo de este tributo es de salud pública y no recaudatorio, en 2017 captó unos ingresos de 22,7 millones de euros por este concepto, que se elevaron a 41,9 millones en 2018 -primer ejercicio completo en vigor-, y hasta junio de este 2019 la recaudación era de 15,3 millones, un 19,8% menos que en el mismo periodo del año anterior, según los datos del Govern consultados por elEconomista.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

darbeider
A Favor
En Contra

ESPAÑA NO ES ESPAÑA...

ES CASTILLA ENGAÑANDO A TODOS LOS DEMAS...

LLEVANDOSE LA PASTA A MADRID...ANTES POR COONES Y AHORA CON DEMOCRACIA MONARQUICA CON ENGAÑOS...

DE TANTO ENGAÑAR SE CREEN QUE SOMOS TONTOS...NO HOMBRE NO...LO QUE PASA ES QUE USTEDES SE CREEN MUY LISTOS...

Puntuación -12
#1
Mierd. para el organismo
A Favor
En Contra

Como si lo ponen en toda España. En mi casa no entra esa basura calórica, que aumenta el riesgo de diabetes y cáncer.

Puntuación 4
#2
quimete74
A Favor
En Contra

Por poner impuestos y sacar dinero acabaran poniendo impuestos incluso a la fabada por emisión de gases de efecto invernadero.

Puntuación 4
#3
para1
A Favor
En Contra

venga anda vuelve al cole pequeño!!

Puntuación 1
#4