Economía

El Banco de Japón teme que el país vuelva a la deflación

Billete de yen, divisa de Japón. Fotografía: Reuters.

La junta de política monetaria del Banco de Japón (BoJ) teme que la pandemia de covid-19 vuelva a empujar a la economía japonesa a la deflación y contempla medidas adicionales para evitarlo, según consta en las notas de su última reunión, publicadas hoy.

Varios de los ocho miembros que componen la junta de política monetaria del banco central nipón apuntaron a este riesgo y reclamaron medidas suplementarias de estímulo para la tercera economía mundial, durante la última reunión del órgano rector del BoJ celebrada a mediados de mes.

Los integrantes de la junta de política monetaria, que no aparecen identificados en las minutas, señalaron que la actual situación económica supone "un obstáculo considerable" para alcanzar el objetivo fijado por el BoJ de situar el incremento anual de la inflación en el 2%.

"El aumento de las quiebras de empresas y la suspensión temporal de negocios puede tener un impacto negativo en el empleo, los precios y las finanzas", advierte una de las intervenciones recogidas en las notas de la reunión.

"Medidas adicionales de flexibilización"

En este contexto, señalaron la necesidad de "tomar medidas adicionales de flexibilización" y para "minimizar el riesgo de que la economía se instale en la deflación", o bajada generalizada de los precios.

El índice de precios de consumo (IPC) de Japón cayó el pasado mayo un 0,2%, lo que supone el segundo descenso consecutivo y pone de relieve la dificultad de alcanzar la meta inflacionista fijada por el BoJ.

En su reunión de mediados de mes, el instituto emisor nipón decidió ampliar la cuantía de su programa de créditos para empresas afectadas por el coronavirus, que forma parte de un conjunto de acciones de emergencia emprendidas para sustentar a la economía real ante las dificultades generadas por el virus.

La junta de política monetaria del BoJ también decidió, por ocho votos a uno, mantener sin cambios el grueso de su amplio programa de estímulo que tiene en marcha desde 2013, aunque insistió en su determinación para "tomar medidas adicionales de flexibilización" si fuera necesario por los efectos de la pandemia.

El BoJ prevé que la economía japonesa se mantenga en "una situación grave" por un tiempo debido al impacto del virus a nivel interno y externo, aunque también cree que la actividad económica "se irá reiniciando de forma gradual", según el documento aprobado al término de la reunión.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin