Economía

¿Qué hay de cierto del rescate de la Unión Europea a España?

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Hasta en tres ocasiones preguntó este miércoles Pablo Casado a Pedro Sánchez por el rescate del MEDE que Giuseppe Conte aseguró en el Senado italiano que ahora España estaría dispuesto a solicitar la UE. Las empresas urgen al Gobierno a iniciar la desescalada cuanto antes.

El silencio sirvió por respuesta, porque el presidente del Gobierno no dijo ni mu de las afirmaciones del primer ministro italiano. Pero ahí quedó la duda sembrada, teniendo en cuenta que el MEDE, Mecanismo Europeo de Asistencia Financiera, creado en 2012 tras la crisis económica, es un instrumento de ayuda que a cambio exige condiciones muy estrictas.

Con los coronabonos sin entrar en juego, y con las limitaciones del MEDE, donde países como Alemania, Austria y Holanda tienen algo que decir, la solución se antoja insuficiente. Si bien el Gobierno no dio muestras de lo que supuestamente Sánchez verbalizó a Conte antes que a la Cámara Baja.

Precisamente, y hace pocos días, corrientes procedentes del centro de Europa venían a decir que el Gobierno de España se ve obligado a enmendar la plana en sus medidas económicas, y hasta en su alianzas políticas, porque, de pedir ayuda a Europa, es mejor tener como aliado al PP, al que reconocen como cumplidor de su obligaciones, que a Pablo Iglesias, cuyos postulados ideológicos desestabilizan todos los cimientos del Viejo Continente.

Es por eso quizás, que el Ejecutivo español haya pensado en estos momentos que pueda ser más conveniente una comisión en el Parlamento, que una mesa de partidos al más puro estilo que la Mesa de Negociación que hay en Cataluña, capaz de tomar decisiones extraparlamentarias, que desde luego no corresponden al peso de las fuerzas políticas, en este caso del Congreso de los Diputados.

No obstante, Casado anda con sus reservas. No se explica que, ante la eminencia y el carácter de los problemas, los socialistas pierden el tiempo con bagatelas, y no se avengan a crear ya la comisión. Sospecha el PP que detrás pueden estar las presiones de los socios de investidura. ¿Asistimos pues a otro baile de la Yenka? Un pasito para delante, un pasito para atrás.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud