Economía

La ocupación de las UCI será "esencial" al decidir la vuelta a la normalidad

  • La estrategia de salida europea insiste en la coordinación entre los socios para evitar "fricciones políticas"
Ursula von der Leyen. Europa Press
Bruselas

La Comisión Europea empezará a trazar mañana su estrategia para volver a la normalidad. La "Hoja de ruta europea para levantar las medidas de contención de Covid-19", a la que tuvo acceso elEconomista, detalla en 13 páginas una serie de criterios, principios, medidas y recomendaciones para los 27 socios para terminar con el confinamiento y recuperar la actividad.

El documento, que todavía está incorporando comentarios según informaron fuentes comunitarias a este diario, será presentado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Esta restauración de la normalidad no será sencilla, y atravesará turbulencias. La "relajación gradual" de las medidas de confinamiento "inevitablemente conducirá a un aumento correspondiente en nuevos casos", advierte la Comisión.

Por eso, pide a los Estados miembros un control detallado y estar listos para ajustar sus planes nacionales "y reintroducir nuevas medidas si resultara necesario".

"Tendremos que vivir con el virus hasta que se encuentre una vacuna o tratamiento. La comunicación clara y oportuna y la transparencia con los ciudadanos es esencial a este respecto", dice el documento.

Bruselas también insiste en varias ocasiones en que los Estados miembros se comuniquen entre ellos antes de levantar las restricciones, y también informen a la Comisión de sus decisiones.

"La acción debe coordinarse entre los Estados miembros: la falta de coordinación en el levantamiento de las medidas restrictivas corre el riesgo de tener efectos negativos para todos los Estados miembros y probablemente dará lugar a fricciones políticas"

entre los socios, advierte el texto.

Para llevar a la práctica esta coordinación, la Comisión recomienda crear una estructura operativa ('task force') con puntos de contacto en cada país. Esta red europea "supervisará e intercambiará información" los próximos meses para adaptar la respuesta a la propagación del virus.

Los tres criterios clave que fija el Ejecutivo comunitario para decidir si ha llegado el momento de relajar el confinamiento son si la expansión del virus ha caído "en un periodo de tiempo sostenido"; la tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI), y contar con suficiente capacidad de supervisión de la expansión del virus, por ejemplo a través de los tests o las apps que rastrean los contactos.

Respecto a las UCI, la Comisión subraya que este criterio es "esencial", ya que indica la capacidad de los sistemas sanitarios para lidiar con nuevos picos cuando se levanten las restricciones.

En este capítulo sanitario, la institución también encuadra la importancia de contar con los medicamentos, el equipamiento (respiradores, material protector) y los recursos humanos necesarios.

El documento fija ocho recomendaciones para las capitales para volver a la normalidad. Algunos socios, como Dinamarca, Austria y Francia, ya han empezado a esbozar sus estrategias de salida.

Bruselas subraya que las acciones deben ser graduales, dejando tiempo suficiente entre los diferentes pasos para ver el impacto, sugiriendo hasta un mes.

Retorno a la actividad económica

Respecto al retorno de la actividad económica, prioriza sobre todo seguridad y el criterio sanitario. Indica que no toda la población debe volver al trabajo al mismo tiempo. Los primeros deben ser grupos menos vulnerables, y dando prioridad a las actividades más esenciales. El 'teletrabajo' debe continuar siendo alentado.

También las medidas generales deben dar paso a otras más específicas, centrándose en los grupos vulnerables, y también aquellos ciudadanos con síntomas.

Bruselas también pide que se empiece por el entorno local, expandiendo el foco geográfico, siempre teniendo en cuenta las especificidades nacionales.

Con esta filosofía, la Comisión señala que se necesita una aproximación escalonada para abrir las fronteras, comenzando con el levantamiento de los controles dentro de la UE de manera coordinada. La Comisión pide a los países fronterizos que cooperen.

Las restricciones a los viajes deben retirarse primero entre áreas que comparten un nivel de riesgo bajo. La Comisión indica que presentará directrices más adelante sobre la vuelta a la normalidad en el sector del transporte cuando la crisis sanitaria lo permita, "con vistas a planificar los viajes de las vacaciones de verano". La apertura de las fronteras exteriores tendrá lugar en una segunda fase no especificada, teniendo en cuenta la expansión del virus más allá del territorio comunitario.

Los encuentros y las actividades se irán permitiendo de manera progresiva, empezando con los colegios y universidades (tomando medidas como clases más pequeñas), luego la actividad comercial (también con ciertas restricciones para tiendas y cafés de horarios o capacidad), y concluyendo con los grandes eventos, como festivales.

Bruselas realza la importancia de una comunicación continua con la ciudadanía, y de una supervisión continua de la evolución de la pandemia.

Respecto al uso de máscaras faciales, la Comisión recomienda su empleo, sobre todo al visitar lugares concurridos, e incluso si son modelos caseros hechos con tela por la falta del material protector médico. Eso sí, indica que su empleo "solo debe considerarse como una medida complementaria y no como un reemplazo de las medidas preventivas establecidas", como el distanciamiento físico, la higiene meticulosa de las manos y evitar tocarse la cara. El personal sanitario debe tener siempre prioridad para acceder a las máscaras médicas faciales.

Normalización económica

Y con la mirada puesta en la normalización económica, el borrador indica que el éxito en esta retirada "coordinada" de las medidas excepcionales "determinará el momento y el impacto del plan de recuperación de la UE".

Los socios y la Comisión están actualmente diseñando este plan de recuperación,, que empezará a tomar forma a finales de mes. Los líderes mantendrán una teleconferencia para discutirlo el día 23. Un grupo de nueve países, entre ellos España, quiere que se financie emitiendo deuda conjunta, los llamados 'coronabonos'. Mientras, la Comisión adelanta que su propuesta para el plan de recuperación estará basado en una nueva versión del presupuesto plurianual, prevista para finales de mes.

El documento de la estrategia de salida ya adelanta que el plan de recuperación requerirá "medidas de estímulo fiscal a gran escala para que la economía y nuestros sistemas sociales vuelvan a funcionar".

"Esto incluiría medidas para estimular la producción y la demanda, reducciones de impuestos específicas para empresas y ciudadanos, inversiones e innovación a gran escala, y un aumento en el gasto social, educación y capacitación", detalla el borrador.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin