Economía

La legislación española impide que el Gobierno pueda confinar a las personas asintomáticas contra su voluntad en centros especiales

  • Expertos juristas coinciden en que el estado de alarma no lo permite
  • Sería necesario declarar el estado de excepción para poder hacerlo
  • Los especialistas en Derecho piden respeto al principio de legalidad

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha anunciado un gran debate entre juristas por los anuncios de confinamiento obligatorio en centros especiales para las personas asintomáticas que den positivo en los controles de Covid-19.

Sin embargo, la totalidad de los juristas consultados por elEconomista, consideran que el estado de alarma, como mucho autoriza a confinar al enfermo en su domicilio.

"Internar a un ciudadano en un centro de confinamiento, contra su voluntad, excede de las posibilidades de la ley"

Así lo confirma Rafael Chelala, profesor de Deusto Business School y abogado, para quien "únicamente cabe obligar al confinamiento en el propio domicilio en estos casos.

Jordi Tirvió Potús, socio del área Penal de AGM Abogados, considera que "el artículo 11 de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, que regula los estados de alarma, excepción y sitio, establece las medidas que se podrán acordar en estado de alarma y, por lo que se refiere a la circulación de las personas, dice: "limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos".

Así, afirma que internar a un ciudadano en un centro de confinamiento, contra su voluntad, "excede de las posibilidades que otorga la ley".

"De hecho, el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, que declaró el estado de alarma, ya impone unas medidas de limitación de la libertad de las personas que superan las previsiones de la Ley Orgánica Para la LO 4/1981, pues para esta ley la regla es la libertad de circulación con excepciones", concluye Tirvió.

De la misma opinión son José Luis Prada, socio de EY Abogados Barcelona, y Esaú Alarcón, profesor de Derecho en la Universidad Abat Oliba.

Falta de condiciones

Manuel Camas, presidente de Roca Junyent-Gaona y Rozados Abogados, va más allá y reconoce que se puede aislar al enfermo, cuando su vivienda no reúne condiciones o la alternativa hospitalaria no existe, según el art. 12 de la LO 4/81.

Explica Manuel Camas que "la LO 4/81 que regula el estado de alarma excepción y sitio, para el estado de alarma prevé, art 12, que la autoridad competente podrá adoptar por sí, las medidas establecidas en las normas para la lucha contra las enfermedades infecciosas".

Las normas de lucha contra ese tipo de enfermedades prevén que pueda acordarse el aislamiento domiciliario, si el domicilio reúne condiciones, si no las reúne debe ser hospitalizado y, si la alternativa hospitalaria no existe, puede ser aislado en locales adecuados, habilitados al efecto", razona.

Expediente médico

A este respecto, Alberto Palomar, socio del área de Derecho Público de Broseta, manifiesta que "el internamiento en un centro sanitario de forma obligada exige un expediente médico de idoneidad, el reconocimiento del carácter no voluntario con una negativa del particular y una autorización judicial del Juez de lo contencioso-administrativo, en virtud del artículo 8.6 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa (LJCA)".

Estas autorizaciones se dictan solo para el internamiento en centros sanitarios y no está prevista para centros no sanitarios, advierte el letrado.

José Manuel Vera Santos, Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Rey Juan Carlos considera precisa la intervención del juez.

Y añade que "no me canso de repetir que España no es China (por el momento) que en los estado de emergencia se deben proteger, aún más si cabe, los derechos y libertades de los ciudadanos".

"Decisiones drásticas, las que sean pertinentes, pero con el necesario control de legalidad"

Además, indica que "decisiones drásticas, las que sean pertinentes, pero con el necesario control de legalidad. No podemos permitir que esta crisis sanitaria acabe con nuestros derechos, con nuestra democracia. Y algunos están en ello, no me cabe la menor duda".

Señala Vera Santos que "en ningún caso se puede obligar. Si se hubiera declarado el estado de excepción (que es como constitucionalmente se debería haber procedido desde el principio), ese confinamiento o encierro debería indicarse en el propio decreto, siguiendo los artículos 13 y 20 de la ley orgánica, amén de establecerse/mantenerse el necesario control judicial.

Por su parte, dice Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago de Compostela, que "absolutamente no es posible actuar así. La Ley Órgánica sobre el estado de alarma, a este respecto, sólo permite: a) "Limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos; y b) imponer prestaciones personales obligatorias. No creo que el enclaustramiento en 'centros de confinamiento' pueda incluirse en ninguno de estos dos supuestos".

"La suspensión del artículo 19 de la Constitución que afecta a la libre circulación y elección de residencia"

Finalmente, Javier Esteban Guinea, abogado y profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Europea, se alinea en este mismo sentido, al indicar que "no está previsto que el estado de alarma pueda afectar derechos fundamentales de esa manera. En todo caso, para restringir esos derechos debería regularizarse la situación mediante la declaración del Estado de excepción".

También, explica que "un estado que de hecho ya estamos soportando, por cuanto la suspensión del artículo 19 de la Constitución que afecta a la libre circulación y elección de residencia es mucho más amplia de lo que concibe el estado de alarma, que hemos sobrepasado con creces".

Y concluye, que "si en un primer momento fue necesario establecer el estado de alarma ahora sería necesario un acuerdo de la mayoría del Congreso para aprobar y limitar el Estado de excepción que estamos soportando y que se verá intensificado si los rumores sobre necesidad de internamientos se consolidan".

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Eduardo
A Favor
En Contra

Pues habrá que cambiar la ley

Puntuación -15
#1
Yo soy la justicia y la interpeto
A Favor
En Contra

Del armario saliré y en casa te encerdaré.

Puntuación 1
#2
John
A Favor
En Contra

Entonces, ¿que hago yo confinado a la fuerza en mi casa?.

Puntuación 2
#3
Rafael Chelala
A Favor
En Contra

Buenos días. Hago unas precisiones en relación a la posibilidad de confinamiento obligatorio y son las contempladas en la LO 3/86 y la L 41/2000 con intervención del juez de lo contencioso administrativo.

Puntuación 0
#4